Receta: Pan con leche y canela

Esta receta me trae unos bonitos y tristes recuerdos al mismo tiempo. Buenos, porque me recuerda grandes momentos que viví con mi abuelo paterno; tristes, porque hace ya unos cuantos añitos que falleció, y con el paso del tiempo te das cuenta de que podías haber aprovechado más tiempo junto a él.

Hoy he recordado este sencillo desayuno o cena (mi abuelo lo tomaba todas las noches después de la cena, como postre… Anda, que no era goloso, jeje), que no sólo es delicioso, sino que además ayuda a ahorrar, al ser el ingrediente principal la miga del pan que haya sobrado del día anterior.

Receta: Pan con leche y canela

Ingredientes para 1 persona:
Pan
Leche (yo la uso de soja, pero eso es al gusto de cada uno)
Azúcar al gusto (yo en este caso he utilizado edulcorante líquido)
Canela en polvo

Preparacion:
Sacar la miga al pan y echarla dentro de una taza o bol de desayuno.
Llenar la taza con leche, remover y añadir más leche, hasta que el pan esté bien cubierto.
Añadir el azucar y mezcla bien. Dejar reposar hasta que la miguita está blanda (el tiempo dependerá de lo duro/seco que esté el pan).
En el momento de comer, espolvorear con canela abundante, mezclar y a comer… delicioso y barato barato.

P.D. Me encanta ver cómo las recetas de nuestros/as abuelos/as nos han marcado lo suficiente como para que nos sintamos orgullosos de compartirlas con los demás. Supongo que lo mismo le pasa a Santiago Salamanca, que abrió su blog Gastroconversaciones con la receta de su abuela tortilla de pan.

19 comentarios en “Receta: Pan con leche y canela

  • 8 junio, 2011 a las 19:24

    Sin duda Sofía. Las recetas que quedan en la memoria, esas que nos hacían nuestros abuelos o padres, tienen algo especial.
    Un abrazo

    Respuesta
    • 9 junio, 2011 a las 9:35

      Tengo pendiente hacer tu tortilla… me encantó el día que la leí y la hago seguro, ya te contaré.

      Si algún día te sobra un poco de pan, acuérdate de mi abuelo y hazte este rico, dulce, barato y sencillo desayuno.

      Saludos Santiago.

      Respuesta
  • 9 junio, 2011 a las 10:38

    Sencillo y riquísimo. 🙂
    Enhorabuena por tu blog.
    Saludos.

    Respuesta
    • 9 junio, 2011 a las 11:53

      Muchas gracias, aunque este blog lo hacemos más de uno, mi compañero Ricardo es el que más artículos publica y Susana nos manda sus recetas de vez en cuando.
      Echaré un buen vistazo al tuyo, lo que he visto de momento me gusta mucho.
      Un saludo.

      Respuesta
      • 9 junio, 2011 a las 22:04

        que buena idea, nunca se me habia ocurrido. ahora a aprovechar el pan.

        Respuesta
        • 13 junio, 2011 a las 6:59

          Elsa, pues mira también la receta de Santigo de la que hablo al final del artículo, también es una gran idea y debe estar deliciosa, deliciosa.

          Respuesta
  • 9 junio, 2011 a las 11:29

    Mi gustar 🙂

    Respuesta
    • 9 junio, 2011 a las 11:52

      Mi alegrar, jejejeje.

      Respuesta
  • 9 junio, 2011 a las 11:44

    Es el “pan migao” que nos comíamos cuando eramos pequeños, nosotros sustituíamos la canela por cacao en polvo.
    Si os queréis sorprender, podéis probar con la siguiente merienda o desayuno: pan tierno (no de molde) con aceite de oliva y espolvorear cacao en polvo. Mis hijos y sus amigos lo devoran.

    Respuesta
    • 9 junio, 2011 a las 11:51

      Jejejeje, eso es lo que yo conocía como Nocilla casera cuando era pequeña… mi madre nunca nos la compraba y de vez en cuando, cuando nos poníamos muy pesados, nos hacía lo que tu me cuentas, también con mantequilla en lugar de aceite y nos volvíamos locos con ello.

      Respuesta
      • 9 junio, 2011 a las 12:40

        jajajajaja es sorprendente que alguien lo haya comido, ya que cuando lo comento todo el mundo pone una cara extraña cuando digo la mezcla!!!

        Respuesta
        • 9 junio, 2011 a las 13:18

          Pues por la de comentarios y mensajes en las redes sociales, te aseguro que lo el que no lo ha comido lo ha visto comer… si es que este tipo de recetas son las mejores.

          Respuesta
  • 9 junio, 2011 a las 12:57

    Ummm! Lo trataré ahora mismo.

    Respuesta
    • 9 junio, 2011 a las 13:19

      Ya nos cuentas… cuanta más canela mejor, si no te gusta, hazla con cacao en polvo.

      Respuesta
  • 9 junio, 2011 a las 20:29

    La verdad es que es un recuerdo en toda familia, ver a sus abuelos o en mi caso a mi bisabuela con un trozo de pan duro en el mandil, que aprovechaba para el desayuno.
    me has sacado una sonrisa, gracias

    Respuesta
    • 13 junio, 2011 a las 6:58

      Gracias a ti Carolus… La verdad es que como receta no es gran cosa, pero como artículo para despertar recuerdos dormidos, es estupendo.

      Respuesta
  • 10 junio, 2011 a las 0:49

    Me ha encantado la receta, mañana pruebo. Ah!, y lo que más me ha gustado es lo de… “ingredientes para 1 persona: leche, azucar, pan y canela”. ¿Qué pasa, que si es para 4 cambia algún ingrediente? (es broma…)

    Respuesta
    • 13 junio, 2011 a las 7:01

      Jejejejejee, tienes razón Rosa, lo que hacen las costumbres, como siempre ponemos el número de personas, jejejejejejejje… Pero es cierto, en este caso es un poco tontote, jejejejeje.

      Respuesta
  • 14 junio, 2011 a las 10:58

    Pues sí sofía, esta riquísima receta trae muchos recuerdos… Algunos la llaman leche migada, y es una maravilla de sabor y de saber aprovechar los alimentos, que en estos días con la crisis, nos viene muy bien a todos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sofia Rodriguez

Es la "voz en off" de Cocina.es desde el nacimiento de este portal, y una apasionada cocinillas siempre deseosa de compartir sus originales recetas y sus inquietudes en torno al mundo de la alimentación.

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.