Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Receta: berenjenas fritas light

La televisión de mi casa está encendida prácticamente siempre, ya que me paso el día de programa de cocina en programa de cocina (cuando el enano me lo permite, claro). Hace unos meses, Sergio, el cocinero de Saber Cocinar de las Mañanas de la Uno, dio un truco de cocina que me fascinó, ya que una de las verduras que más me gustan son las berenjenas y los calabacines rebozados, pero casi no los como dada la cantidad de grasa que aportan los rebozados.

El truco que contó Sergio consistía en hacer un rebozado distinto, igual de rico y encima más barato. En este rebozado lo que se hace  simplemente, es sustituir el huevo por agua. ¡Sí, sí, por agua! De esta manera, se forma una película que una vez frita está muy rica (no se nota que no lleva huevo), pero que no chupa aceite, no entra tampoco en la verdura y encima, por si fuera poco, no deja que el agua de la verdura salga, por lo que siempre está jugosa.

berenjenas-fritas-light

Ingredientes para 2 personas :
2 berenjenas (o calabacines, o coliflor, o brócoli… La verdura que te guste y que pueda ser rebozada)
Harina
Agua
Sal
Aceite de oliva

Preparación:
1. Lavamos bien las berenjenas (yo no las pelo, pero si lo prefieres, pélalas). Las cortamos en lonchas del grosor que nos apetezca y las sazonamos.
2. Las dejamos durante como mínimo 1 hora, para que suelten un poco de agua y el amargor.
3. En el momento de freír, echamos la harina en un plato y agua en otro, y los colocamos uno al lado del otro.
4. Echamos aceite abundante en una sartén y cuando esté calentito empezamos con el rebozado. Cogemos las lonchas de berenjena y una a una las pasamos por harina asegurándonos que queda bien cubierta. A continuación, las pasamos por el agua, las escurrimos bien y las echamos en el aceite (salta un poco, pero no tanto como me imaginaba).
5. Una vez doradas por una parte, les damos la vuelta y las doramos por la otra parte. Una vez doraditas, las sacamos y las colocamos sobre papel absorbente, para que éste absorba el poco aceite que quede. Estoy segura de que os gustará y, por la cantidad de aceite que queda en el papel ya se ve que es cierto lo que he dicho antes. Haz la prueba y me cuentas, espero tu comentario.

Para el que vaya a Granada y no lo haya comido, os aconsejo que pidáis una ración de berenjenas rebozadas regadas con miel de caña. Ésta no es realmente una miel, sino una especie de jarabe procedente del azúcar, pero su sabor es deliciosamente dulce y la mezcla con la berenjena es riquísima. Si te gusta, repite en tu casa ese plato tantas veces como quieras, ya que ahora el exceso de aceite no es excusa.

4 comentarios en esta entrada
    • Jejejeje, espero que no me detengan.
      Si las haces cuentame qué te parece el resultado. Tengo que confesar que la primera vez las hice con reticencia, pero he repetido ya unas cuantas veces, porque me encantaron.
      Saludos.

    • Correcto, primero por harina y luego por agua, el agua es lo último.
      Para rebozar se pasa primero por harina y luego por huevo, para que la harina no chupe el aceite en el momento de freir. En este caso cambio el huevo por agua, y su función es la misma, que el agua haga una “capa impermeable” y así la harina no chupe nada de aceite.

      Saludos.

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.