Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Frutas… ¡fáciles de pelar!

La fruta es un alimento muy saludable del que debemos comer, al menos, una pieza al día. Pero claro, no nos engañemos, entre que su precio a veces resulta un poco alto, que en ocasiones la calidad no es la mejor, y que la competencia como postre está muy reñida (sí, a los que decís que os gusta mucho la fruta, si os ponen a vuestro lado una tarta recién hecha, un delicioso pastel de chocolate… ¿os resistiríais?), al final cuesta mucho comerla. Aunque también entra en juego un factor muy importante: cuanto más vaga es la persona, menor es el número de fruta que come.

Porque seamos sinceros, a nadie le apetece tener que ponerse a pelar fruta, pudiendo escoger entre otras opciones más deliciosas. ¿Cuánto cuesta y se tarda en abrir la tapa de unas deliciosas natillas, y cuánto en sacar un cuchillo y pelar la fruta? En el fondo, a todos nos gustaría que ya estuviese peladita y preparada, pero la madre naturaleza no ha tenido a bien facilitarnos la labor, así que no nos queda otra que arremangarnos y pelar. Pero, ¿qué frutas son fáciles de pelar y así tanto los niños como los que somos realmente vagos podemos comer sin esfuerzo alguno?

  • El plátano: es la fruta fácil de pelar por excelencia, el dios de los que no quieren complicarse a la hora de comer, el ejemplo que todo creador de abrefácil debería seguir: tirar y comer. Además, el plátano aporta muchas calorías, no engorda y favorece la eliminación de líquidos. ¡Todo un partidazo!
  • La mandarina: la hermana pequeña de la naranja, y que salvo raras excepciones, se deja pelar con sencillez. Aporta vitamina C (que como todos sabemos, refuerza nuestras defensas y evita que nos pillemos un catarro), y su líquido hace que sea más sencilla de comer. Lo único malo… que los más peques pueden “hacer bola” con los gajos, pero una vez superado esto puede ser una fruta muy agradable.
  • Las fresas: aquí hay truco, puesto que el verdadero fruto de las fresas son los pequeños granitos que se observan a simple vista. Una vez lavadas, el mayor esfuerzo es abrir el bote de nata y darse un buen festín (vale, en este caso no resultará tan sano, pero fruta se come, ¿o no?).
Y por supuesto podemos optar por la solución sencilla: tomar zumos o yogures (¿por qué no existe el yogur de naranja?), que no es lo mismo, pero es mejor que nada, sin duda alguna. También se puede optar por ciruelas, cerezas… Y vosotros, ¿qué frutas fáciles de pelar preferís?
Imagen: OrangeAcid
3 comentarios en esta entrada
  1. Yo soy de las vagas en cuanto a comer fruta en general, es verdad, y tienes toda la razón, la cuestión de pelar, echa para atrás, pero desde que descubrí que también se pueden comer con piel (bien lavaditas, eso sí) me pongo de manzanas, peras y nectarinas fina!!! jejejeje

  2. Pero el problema de la piel es que muchas veces uno se termina de fiar de si se habrá limpiado bien, o si puede tener alguna zona mala la fruta, y la piel la tapa. A mí me da cierto repelús comer la piel de determinadas frutas.

Responder a lara Cancelar respuesta

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.