Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Baileys con limón o con Coca Cola: la mezcla fatal. ¿Mito o realidad?

Botella de Baileys, Irish Cream

Siempre ha circulado por ahí una leyenda relacionada con las supuestas consecuencias fatales que tiene mezclar la crema de licor Baileys con bebidas de diversa índole. El tema es especialmente recurrente en Navidad, al ser estas fechas propicias para la ingesta de licores. Si queréis constatar la vigencia de este chascarrillo, os propongo sacar el tema en la próxima reunión que tengáis en la comida o cena de empresa, con la familia o con los amigos.

Podréis comprobar, no sólo que todo el mundo tiene algo que decir al respecto, sino que además, las versiones sobre las posibles causas y los efectos son variopintas. No os extrañe escuchar que la amiga de un amigo acabó en Urgencias una Nochevieja por mezclar Baileys con Coca-Cola. No faltarán los que afirmen haber visto cómo el Baileys se convierte en algo tan duro como una barra de metal al ser combinado con una tónica. Y si la cosa se anima y hay material de por medio, no dudéis ni un instante que de la teoría se pasará inmediatamente a la práctica, haciendo los vasos para chupitos de cualquier restaurante las veces de improvisadas probetas.

Pero, ¿se puede decir a ciencia cierta que las famosas mezclas de Baileys con bebidas con gas, o con limón, sean las causantes de las complicaciones gastrointestinales de las que se le acusa? Para daros una respuesta más o menos fiable, he estado investigando estos días atrás en una tarea en la que ha habido desde encuestas a los amigos, hasta experimentos caseros, pasando por el visionado de material en Youtube. Interesante esto último, aunque poco recomendable para padres de pre-adolescentes. Mis conclusiones son las siguientes:

– El Baileys mezclado con Coca-Cola provoca una reacción que da como resultado una espuma muy abundante de color marrón. Esto, en un vaso; en el estómago, mezclado con el resto de sólidos y fluidos, a saber… Eso sí, no se produce solidificación, por lo que desmontado el mito en lo que a la mezcla con Coca-Cola se refiere.

– Combinado con zumo de limón (y por ende, supongo que con el de otros cítricos), el Baileys adquiere una densidad viscosa, parecida a la de esos caramelos de toffée que, si los masticas, se quedan pegados entre los dientes. La mezcla en cuestión, conocida como “cement mixer” (el nombre habla por sí solo) no parece nada adecuada; y viendo la reacción, es fácil presuponer que un buen trago de ambos líquidos pueda dar como resultado un fin de fiesta anticipado y forzado.

No obstante, en la mayoría de los casos, los que se dan a esta última “receta” de manera intencionada, suelen ser osados con ganas de probarlo todo que, en caso de indigestión, seguramente tendrían varias decenas de posibles causas para indagar, más allá del Baileys. Éste, tomado moderadamente, solo, con hielo y a pequeños sorbos, es un exquisito acompañante para una buena charla nocturna en un bar, en una chimenea, como sobremesa, etc.

Foto: Audrey Jr.

8 comentarios en esta entrada
  1. Yo mezclé una vez, sólo por curiosidad, crema de orujo con tónica y se formó un líquido espesillo con burbujas que no llegué a probar. La crema de orujo es “parecida” al baileys, así que, supongo que si lo mezclo con coca-cola ocurrirá más o menos lo mismo. Saludos.

    • Sinceramente, no me esperaba esto de ti. En fin, reconocerlo es un paso, sin duda. Si quieres hablarlo, ya sabes donde tienes un amigo… 😀 ¡Un abrazo!

  2. Pues me viene de perlas tu artículo pues no me gustan las bebidas alcohólicas como el whisky o la ginebra…puag! y en bodas, bautizos y comuniones la única botella de baileys que siempre tienen detrás de la barra es mía…Bueno, en realidad un vaso convertio en casi agua despues de un rato me puede durar toda la velada, así que nunca se me ha ocurrido mezclarlo.Gracias por aclararlo! Por si las moscas…

  3. Pues yo me acabo de tomar un bayleis con hielo seguido de de un ron con cocoacola, con un espaciamiento de 5 minutos. Yo no se que se puede formar en el estomago, o que se forma al ingerir combinaciones de otros alimentos en el estomago, pero sea lo que sea, no parece algo que un estomago promedio no sea capaz de asimilar.

    • Nada mejor que un testimonio real narrado en semidirecto, para arrojar luz sobre este misterioso tema con aroma de leyenda urbana. Gracias por tu aportación Empino-Empirico (Por cierto, por tu nombre, se diría que eres todo un profesional en esto del testeo del efecto sobre el organismo de mejunjes bizarros…) 😉

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.