Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

7 comidas que no son lo que parecen

Hay muchas comidas que no son lo que parecen, y no me refiero en este caso a las comidas que ocultan colorantes artificiales, potenciadores de sabor y sustancias varias de dudosa reputación bajo un perfume encantador o detrás de un sabor de ensueño. En este caso, al hablar de comidas que no son lo que parecen, me estoy refiriendo literalmente a alimentos que a primera vista parecen una cosa, y que cuando te acercas o te limpias las gafas acaban siendo otras muy distintas. Internet está lleno de ejemplos de comidas metamórficas, y hoy he venido a mostraros algunos de los más llamativos.

La cigala que resultó ser una zanahoria degollada

1. La cigala que resultó ser una zanahoria degollada. Se ve que los tataranietos de Arcimboldo andan sueltos por ahí, y no son capaces de coger una zanahoria y pelarla como todo el mundo. Son presas de su propia creatividad. Yo conozco a uno.

El pavo al horno que resultó ser un pastel de chocolate

2. El pavo al horno que resultó ser un pastel de chocolate. Cuenta la leyenda que, al acercarse la Navidad, los pavos de un corral hicieron un curso de repostería exprés con el fin de engañar a sus dueños y darles el cambiazo en la cocina, después de hacerse los muertos.

La mano de zombie que resultó ser un pastel de carne y queso fundido

3. La mano de zombie que resultó ser un pastel de carne y queso fundido. Yo no pondría la mano en el fuego porque esto no es la palma de un zombie, pero su autora, Anita Cocinitas, asegura que sí. Dicen que es la cena preferida de la protagonista de la serie Bones.

La galleta Oreo que resultó ser una rosquilla de ganchillo

4. La galleta Oreo que resultó ser una rosquilla de ganchillo. A mí me pusieron esto en una cafetería, y no tuve más remedio que quejarme al camarero: “vaya tela”, le dije. A lo que él me respondió: “¿tela comes o no tela comes?” Y claro, cogí y me fui con muy mala leche, que era lo único que se salvaba.

El iPhone que resultó ser un puñado de cupcakes

5. El iPhone que resultó ser un puñado de cupcakes. Mucho teléfono, sí… pero lo importante es la cobertura.

La paella que resultó ser un para él

6. La paella que resultó ser para él. Sí, como lo oís, al futuro bloguero -de Lazy Blog- no le apetecía comer paella aquel domingo, así que se inventó un postre “pa él” solo: un arroz con naranjas que parecían marisco y con almendras que pasaban por almejas. Nadie sospechó de él.

Las Nike Air que resultaron ser una hamburguesa a su manera.

7. Las Nike Air que resultaron ser una hamburguesa a su manera. Al que se ponga esto y le acaben oliendo los pinreles a cabrales, está libre de todo pecado.

Fuente: Cuantarazon (2) /   Anita Cocinitas (3) / EraPharnalia Vintage en Flickr (4) / Ecosalon (5) / Lazy Blog (6) Hemmendorff.com (7)

9 comentarios en esta entrada
    • Pues a lo mejor… El placebo es así de poderoso. Yo un día me caí de la bicicleta y en vez de morder el polvo, me pegué una bocanada de Cola Cao. Optimista que es uno… 🙂

  1. Curiosa cigala para la crisis 😛
    La mano, no me entra por el ojo… Mis prefes; los cupcakes y la zapatilla nike, ¡molan mucho!

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.