Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Dime qué has comido y te diré el deporte que debes hacer

En ocasiones, varias horas antes de ponernos a hacer ejercicio, decidimos darnos una gran comilona porque “luego en un rato haremos deporte y lo quemaremos todo”. El problema surge cuando no calculamos de forma correcta los tiempos, y al poco rato de empezar a calentar notamos que el cocido no se ha asentado, o que simplemente nos entra un poco de sueño (algo típico tras una comida copiosa). ¿Qué es lo ideal? Comer con sensatez, en cantidades normales y procurando que los alimentos guarden cierta relación con las necesidades que nuestro cuerpo necesite dependiendo del deporte que practiquemos, adecuando el horario a la propia actividad.

Ahora os detallaremos qué deporte sería bueno hacer dependiendo de lo que hayamos comido:

  • Si nos hemos preparado un plato de pasta o de legumbres (sin abusar del chorizo), podemos afrontar con garantías actividades de un alto consumo calórico como spinning o running.
  • Puede que los dulces nos hayan tentado y nos hayamos puesto las botas con pasteles u otro tipo de alimentos con mucho azúcar. Para estos casos, si queremos rebajar un poco el subidón de azúcar, una buena sesión de spinning o mantenimiento, puede conseguir que nuestros excesos no nos jueguen una mala pasada.
  • En caso de que hayamos tirado la casa por la ventana y hayamos comido una barbaridad (quien no se haya dado alguna vez una gran comilona que tire la primera piedra), lo mejor es que salgamos un rato a pasear tranquilamente, para que el estómago se asiente y aunque no gastemos todas las calorías acumuladas, por lo menos facilitemos al estómago hacer la digestión.
  • Podemos estar en el caso contrario, y haber comido poco ya sea porque no hemos tenido casi tiempo, o porque solo teníamos a mano una ensalada o un sandwich, y no nos hemos atiborrado. En estos casos hay que tener cuidado y evitar deportes de máximo esfuerzo, porque podríamos sufrir algún mareo y tener problemas. Si no queremos romper con nuestra rutina de ejercicio, entonces podremos rebajar un poco la intensidad, y otro día hacer un poco más de esfuerzo para recuperar.

Y recuerda: todos nos damos festines de vez en cuando y no por ello vamos a perder la forma, por lo que come con tranquilidad, y no te sobreesfuerces.

1 comentario en esta entrada

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.