Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

3 mitos alimenticios sobre vitaminas, hierro y calcio

Mitos alimenticios existen muchos, algunos afianzados en la cultura popular debido a algún error proveniente del seno científico, como el del falso alto contenido en hierro de las espinacas (producto de un informe erróneo del alemán E. Von Wolf de finales del siglo XIX), otros promovidos intencionadamente con ánimo de lucro, y otros simplemente fruto de alguna dinámica de propagación de ideas popular en el sentido equivocado.

Hoy vengo a hablaros, en concreto, de 3 mitos alimenticios -no exactamente mentiras sobre la comida, sino más bien exageraciones, o falsas interpretaciones-, relacionados con la cantidad de vitaminas, el hierro y el calcio de determinados productos. Si este post fuese un combate de boxeo, hoy les tocaría subir al ring, en primera ronda, a la naranja contra al pimiento; en segunda, a la almeja contra el garbanzo; y en tercera y última, a la leche contra el sésamo.

Pimientos

Los pimientos tienen 2 veces más vitamina C que las naranjas.

Mito nº1: las vitaminas de las naranjas. Las naranjas, y los cítricos en general, tienen fama de ser los que más vitaminas aportan. de hecho, hay quienes llegan incluso a tomarlos como “medicamento” en caso de resfriados y gripes, como si nuestro organismo tuviera el poder de asimilarlas de ipso facto. Sin embargo, pocos comen pimientos con el ánimo de estar ingiriendo una cantidad elevada de vitaminas. Pues bien, si nos ceñimos a la vitamina C, en este primer asalto los pimientos ganarían claramente por KO:

Naranjas: 53,2 mcg. de Vitamina C – Pimientos: 131 mcg.

Berberechos

Los berberechos tienen 3 veces más hierro que las lentejas.

Mito nº 2: el hierro de las lentejas. Las lentejas caen bien. No sé muy bien por qué, pero resultan simpáticas, más simpáticas al menos que los garbanzos. Si no, no se explica que, aportando las lentejas 7,1 mg. de hierro por cada 100 gr., frente a los 24 mg. de las almejas, berberechos y chirlas; sean las primeras las que se lleven la fama. Hasta los pistachos tienen más (7,3 mg.) y nadie lo comenta, aunque para rica en hierro, la sangre (52 mg.). Así es que, segundo asalto, segundo mito tumbado:

Lentejas: 7,1 mg. de Hierro – Almejas, berberechos y chirlas: 24 mg.

Pan con sésamo

El sésamo tiene 5 veces más calcio que la leche.

Mito nº 3: el calcio de la leche. Depende de si es entera, semidesnatada o desnatada, pero en todo caso, la cantidad de calcio de la leche está más que sobrevalorada, mientras que otros alimentos como el sésamo, aportando 5 veces más, no han pasado de merecer darle nombre a un barrio de extraños seres peludos de color. Que no es poco.

Leche: 130 mg. de calcio – Sésamo: 780 mg. (por cada 100 gr.)

¿Lo sabíais? ¿Conocéis más mitos urbanos sobre alimentación? Ya estoy deseando leer vuestros comentarios.

Fotos: Jlastras / Juantiagues / Treehouse1977

3 comentarios en esta entrada
  1. Esta publicación e información q investigación institución da su aval, , de seguridad realidad , , se leen tantás sin ningún tipo de respaldo .. . Debe proceder de 1 conclusión científica con aval… Gracias…

    • Arturo, los listados de composición nutricional de los alimentos están al alcance de cualquiera en muchos lugares. Para realizar las comparaciones que he hecho en este artículo, no hace falta ser el autor de los análisis sobre los alimentos. Sólo hay que informarse y sacar conclusiones. Si alguno de los datos que hemos dado te parece erróneo, tienes absoluta libertad para aportar las pruebas o “avales” científicos que lo demuestren. Un saludo.

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.