El blog de Recetascomidas.com

Receta: bechamel casera

Salsa bechamel casera

Salsa bechamel casera en pleno proceso de elaboración.

Es obvio que si voy a hablar de la receta de la salsa bechamel, la coletilla de “casera” se presupone intrínseca a la palabra misma “bechamel”. Pero si he querido apuntillar haciendo alusión a lo de “bechamel casera”, es porque últimamente he observado en los supermercados una creciente demanda de los pecaminosos bricks de bechamel casera.

Y es que, como ya dije a raíz de la receta de la masa quebrada, el ahorro de tiempo no debe justificar siempre el hecho de comprar precocinados en vez de cocinar por nosotros mismos, sobre todo cuando el precocinado en sí está generosamente “enriquecido” con conservantes, y otros “antes”. Además, entre las recetas cotidianas injustamente estigmatizadas por el tiempo que suponen, la de la bechamel ocupa uno de los puestos de cabeza. Y nada más incierto. La bechamel se puede y se debe hacer rápido, y sin complicaciones.

Ingredientes de la salsa bechamel casera

Ingredientes básicos de la salsa bechamel casera: harina, leche y mantequilla (más sal y nuez moscada).

Ingredientes de la salsa bechamel casera (para un docena de croquetas):
1 1/2 litro de leche
180 gr. de harina
150 gr. de mantequilla (se puede hacer con aceite de oliva)
Nuez moscada
Sal

Elaboración de la salsa bechamel casera:
1. La bechamel se cocina tradicionalmente con mantequilla, pero también se puede hacer con aceite de oliva, en cuyo caso, el sabor varía ligeramente, como es lógico. Si optáis por hacerla con mantequilla, lo primero es derretir el bloque de mantequilla en una sartén a fuego lento.

2. Deshecha la mantequilla, echamos la harina de golpe previamente tamizada, la mezclamos con la mantequilla con la ayuda de una cuchara de palo, y la tostamos subiendo ligeramente el fuego, y con mucha paciencia. El objetivo es que la harina pierda el sabor a “crudo”, así que conviene no parar de remover y de dorar la harina, hasta que ésta tenga un ligero color a tostado.

3. Tostada la harina, añadimos la leche poco a poco, y empezamos a deshacer los grumos aplastando con la cuchara, mientras la salsa chapotea lentamente. Una vez que hayamos añadido toda la leche, echamos sal y nuez moscada, y seguimos removiendo hasta que tenga el punto de espesor que busquemos. Si queréis usar la bechamel para unas croquetas, por ejemplo, os interesará que quede más densa; y si es para una lasaña, deberéis dejarla un poco más fluida.

4. Si por casualidad la salsa bechamel casera os queda con grumos al final del proceso, podéis pasar directamente la batidora en la sartén.

En total, el tiempo que os debe llevar hacer una salsa bechamel casera, no debe pasar de los 20 minutos.

Bésame mucho (versión de Andrea Bocelli)

Bésame mucho (versión de Andrea Bocelli), la “canción de la bechamel”.

Hoy me despido, como siempre que la bechamel ocupa mi mente de una u otra forma, cantando eso de “bechamel…; bésame muuucho…; como si fuera esta noche la última vez…”.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.