¿Cómo hacer la salsa de las ensaladas chinas?

Si eres adicto a las ensaladas chinas que sirven en los restaurantes chinos, seguramente no sea por la ensalada en sí, sino por la salsa, un potente brebaje que cualquiera de nosotros podemos hacer en casa mezclando las cantidades justas de los ingredientes necesarios. Es fácil y rápido.

Puede que no tengas en casa vinagre de arroz, pero hoy en día, es fácil encontrarlo en casi cualquier hipermercado. El resto de ingredientes (aceite de girasol, azúcar blanquilla y sal común), o los tienes, o se los pides a tu vecino o vecina. Así tienes la excusa perfecta para invitarle a comer comida china “home made”, y yo me convierto en el celestino gastronómico más dichoso del reino.

Esta es la receta de la salsa de las ensaladas chinas (si se le puede considerar receta):

Salsa de las ensaladas chinas

La auténtica, “repetible”, “igualable” y “sustituible” salsa de las ensaladas de los restaurantes chinos.

Ingredientes:

  • 60 ml. de vinagre de arroz
  • 1 cucharada de aceite de girasol
  • 2 cucharadas de azúcar blanquilla
  • 1/5 de cucharada de sal

Como hacer la salsa de las ensaladas chinas

Elaboración:

  1. Añade al vaso de la batidora todos los ingredientes.
  2. Con el fin de lograr una emulsión homogénea, bate a velocidad media durante unos 4 minutos.
  3. Tapa y refrigera la salsa durante al menos 20 minutos antes de usarla.

Tiempo de preparación: 5 minutos

Veredicto: ★★★★★

La salsa de las ensaladas chinas y el “glutamato monosódico”

Si no tienes el título superior de “experto en salsas de ensaladas chinas” como un servidor, es posible que no hayas oído nunca hablar de la turbia sospecha que mancha el santo nombre de esta adictiva salsa, según la cual a los cuatro ingredientes que la componen se le sumaría un quinto de naturaleza más que dudosa: el famoso glutamato monosódico, un compuesto asociado con el sabor umami tan característico de la comida oriental en general, que suele estar presente en sopas de sobre, salsas precocinadas, etc.

De la conveniencia o no de consumir glutamato monosódico, encontraréis decenas de torres de Babel en “el interné”, y lo cierto es que el tema invita al recelo y a la cautela. Cierto es que la mayoría de las comidas en las que está presente, no suelen formar parte de mi lista de la compra, aunque supongo que por algún sitio me lo estarán colando sin que me dé cuenta.

Lo que tengo claro es que a esta salsa china para ensaladas no os voy a recomendar que le echéis glutamato; entre otras cosas, porque no creo que os resulte fácil conseguirlo. Además, ya me diréis vosotros, pero el resultado es bastante bueno sin necesidad de añadir ningún potenciador de sabor artificial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ricardo Ojalvo

Se define a través de sus recetas y artículos como un consumidor consciente y un amante de la cocina dominado por la curiosidad, comprometido con la causa de los platos fáciles, rápidos, ricos y sanos. Su pasión de eterno aprendiz es la sal de sus publicaciones, y su humor, la pimienta.

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.