Receta: gazpacho andaluz auténtico

Nacidos los primeros buenos tomates de la tierra y llegados los primeros calores del año, mi cuerpo pide virar las cremas y sopas invernales por gazpachos sabrosos, refrescantes, energéticos y vitaminados. Por eso, después de haber compartido con vosotros hace tiempo la receta del gazpacho de cerezas, hoy os dejaré mi interpretación de la del gazpacho andaluz tal y como le he visto hacerlo a mi madre durante años.

Soy consciente del riesgo que supone para mi integridad física y psíquica hablar de gazpacho andaluz auténtico, ya que esta bebida universal ha sufrido una gran evolución desde sus orígenes en al-Andalus. Es más, me he documentado y he podido saber que, en sus inicios, el gazpacho andalusí ni si quiera llevaba tomate entre sus ingredientes. Con todo, he llegado a la conclusión de que la receta que sigue, siendo una interpretación con toques personales obvios, se atiene a lo que creo que la mayoría espera encontrarse cuando el sorbo viene precedido de la denominación “gazpacho andaluz”.

Gazpacho andaluz

ingredientes del gazpacho andaluz

La sopa fría de pastores y campesinos que ha acabado convirtiéndose en emblema de la gastronomía nacional.

Ingredientes:

  • 1 kg. de tomates de temporada maduros, a ser posible de cultivo ecológico
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 trocito de pimiento verde
  • 1 trocito de cebolla
  • 1/2 diente de ajo
  • 80 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • 25 ml. de aceite de girasol
  • 15 ml. de vinagre de vino o manzana
  • 100 ml. de agua
  • 1 puñado de orégano (opcional)
  • Sal

Ingredientes del gazpacho andaluz auténtico

Elaboración:

  1. Lavar los tomates y los pimientos, trocearlos en grueso y echarlos en un bol grande.
  2. Añadir también la cebolla, el ajo y el orégano, todo troceado.
  3. Triturar hasta tener una crema densa.
  4. Añadir la sal (mi consejo: 1 pellizco por ración), los aceites* y el vinagre.
  5. Volver a pasar la batidora.
  6. Añadir agua** hasta darle al gazpacho la densidad deseada***.

Gazpacho andaluz para llevar a la piscina

*Dada la diferencia de sabores entre unos aceites y otros, así como de unos tomates y otros, usando los mismos ingredientes nos pueden salir gazpachos bastante diferentes.

**La cantidad de agua depende del tipo de tomate que uséis, y de la densidad que queráis darle al gazpacho andaluz. Por eso, os recomiendo añadirla al final, y en dosis no demasiado grandes cada vez.

***Si queréis refinarlo, pasad el gazpacho por un colador. Si preferís aprovechar la fibra de la piel de las verduras, aseguraos de que está todo bien triturado.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Raciones: 4

Veredicto: ★★★★★

Como os decía antes, el gazpacho andaluz auténtico, el original, no llevaba tomate, ya que los tomates ni siquiera eran conocidos en Europa cuando se empezaron a hacer los primeros gazpachos en al-Andalus. Por entonces, el principal ingrediente del gazpacho era el pan, que se humedecía con aceite de oliva, vinagre y agua, y se enriquecía con alguna verdura y sal.

Teniendo esto en cuenta, seguro que más de uno opina que echa de menos algo de pan entre los ingredientes de mi gazpacho, pero a no ser que se desee espesarlo y convertirlo en una crema más cercana a lo que yo entiendo por salmorejo, tanto el gazpacho andaluz como el extremeño son, en mi opinión, una especie de zumo de tomate con aceite de oliva y otras verduras, tan denso o tan ligero como para que resulte agradable beberlo en vaso, independientemente de cómo se sirva.

Y como entiendo que la cosa tiene su miga (nunca mejor dicho), la semana que viene publicaré un artículo sobre las “Diferencias entre el gazpacho andaluz, extremeño y manchego”.

Y si os habéis quedado con ganas de más, aquí os dejo un enlace para que descarguéis gratis un libro de recetas de gazpachos y sopas frías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ricardo Ojalvo

Se define a través de sus recetas y artículos como un consumidor consciente y un amante de la cocina dominado por la curiosidad, comprometido con la causa de los platos fáciles, rápidos, ricos y sanos. Su pasión de eterno aprendiz es la sal de sus publicaciones, y su humor, la pimienta.

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.