Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Receta: paté de pistachos

No podía dejar que el verano huyera sin contaros uno de mis mayores descubrimientos gastronómicos de la estación: ¡el paté de pistachos y pimientos asados!, un dip de verdadero lujo para entrantes, pinchos, canapés, tapas y preparados varios que ha venido a desbancar en mi lista de favoritos al mismísimo tapenade de aceitunas negras, y cuya receta llegó a mis oídos gracias a una amiga a la que, a su vez, se la había contado la amiga de otra amiga, y así hasta vete tú a saber dónde se encuentra el origen del paté.

Suele pasar que, cuando las recetas pasan de amiga en amiga y tiro porque me toca, éstas suelen ir pervirtiéndose a medida que se incorporan o se pierden ingredientes por el camino. No es el caso de mi paté de pistachos y pimientos asados, una delicia sin trampa ni cartón que puedes tener lista en el tiempo que tardes en pelar los pistachos, porque no lleva más ingredientes que lo que rezan en su denominación misma: pistachos y pimientos morrones asados (de ahí su color rojizo).

Paté de pistachos y pimientos asados

Paté de pistachos

Un fenomenal entrante para cenas informales con los amigos, que puedes acompañar con otros dip y sus correspondientes nachos o colines de pan.

Ingredientes:

  • 160 gr. de pimientos rojos asados en conservas (peso neto sin escurrir)
  • 300 gr. de pistachos tostados (peso neto con cáscara)

Ingredientes del paté de pistachos

Elaboración:

  1. Pela los pistachos.
  2. Abre el frasco de los pimientos.
  3. Echa los pistachos y los pimientos con su líquido en el vaso de la batidora o licuadora, y tritura hasta obtener un paté con algo de textura (con trocitos de pistachos).

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 0 minutos

Veredicto: ★★★★★

Como para gustos hay texturas, os recomiendo que probéis a añadir una cantidad mayor o menor del líquido de los pimientos, y que trituréis más o menos el puré de pistachos hasta dar con el punto que más os satisfaga. Otro “briconsejo” muy a tener en cuenta es que hagáis siempre el paté de pistachos el día antes, y lo dejéis una noche tapadito con papel film en el frigorífico. Os aseguro que está mucho mejor.

Sin duda, aparte de su delicioso sabor, lo mejor del paté de pistachos y pimientos rojos asados es ver la cara de tus invitados cuando, al probarlo, alucinan con su sabor, te preguntan de qué está hecho, y tú les respondes: “pistachos y pimientos. Punto”. La mayoría, no se creen que no lleven algo más, ni si quiera un poquito de sal o alguna especia. Ésta es la cara que se les queda:

Y si los pistachos son vuestra pasión, no podía dejar pasar la ocasión de recomendaros dos de las recetas con pistachos más populares del mundo mundial: el bizcocho de pistachos (y chocolate) y el helado de pistachos. ¡Hasta la próxima receta, cocinillas!

8 comentarios en esta entrada
    • Los pistachos son tostados y sí, al ser tostados ya llevan algo de sal, así que al paté no le añadas nada más. Ni sal, ni pimienta, ni nada de nada, sólo los pistachos (pelados, que nos conocemos :P) y los pimientos con todo o sólo con parte de su líquido, eso ya como más te guste la textura 🙂

    • ¡Genial! Ya verás como la reacción de tus invitados cuando les digas lo que es y cómo se hace, es la mismita que la de nuestra amiga Meg Ryan 😛

      Eso sí, recuerda, que si lo puedes hacer el día antes, mucho mejor, intensificarás sus sabores y cogerá cuerpo 😉

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.