Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Cómo pelar un aguacate

Parece fácil, y lo es, pero tiene su técnica y hay que conocerla. Si quieres pelar un aguacate sin cortarte en el intento, son cuatro los pasos que debes dar: cortar la piel, separar las mitades, extraer el hueso y vaciar cada mitad.

Una noche, hace algunos años, cuando me disponía a hacerme la cena intentando vencer al sueño que empezaba a recolgar de mis párpados, sufrí un accidente doméstico al intentar pelar un aguacate y no poner toda la atención que debía. Fue al intentar quitar el hueso cuando, confiado, en vez de clavar el filo del cuchillo, me envalentoné al pincharlo con la punta al estilo samurai, y acabé en urgencias a las once de la noche con -todo hay que decirlo- una médica y dos enfermeras dedicándome mil atenciones.

No me ha vuelto a pasar. La lección (5 puntos de sutura en la unión de los dedos índice y corazón y una temporada con un incómodo vendaje) fue más que suficiente para quedarme grabada a fuego la técnica de pelar aguacates como mandan los cánones, tal y como os la cuento a continuación. Como preámbulo, eso sí, os recomiendo encarecidamente echarle un vistazo a este artículo de Webos Fritos con las Trece preguntas sobre el aguacate y sus correspondientes respuestas.

1. Cortar el aguacate

Siempre procurando dibujar una línea lo más próxima posible al ecuador del aguacate, cortaremos su piel rugosa clavando hasta el hueso el filo de un cuchillo bien afilado, y haciendo girar la fruta con la otra mano hasta completar todo el perímetro.

Cómo pelar un aguacate: cortar la piel

2. Separar las mitades

Una vez hecho el corte, agarraremos una de las mitades con una mano y giraremos levemente hacia un lado, mientras con la otra mano hacemos el giro hacia el lado contrario, como se observa en esta foto:

Cómo pelar un aguacate: separar las mitades

De esta forma, una de las partes quedará perfectamente desprendida del hueso, y ambas se podrán separar sin ningún problema. Antes de separarlas, es el momento de hacer sus apuestas: ¿en qué lado habrá quedado el hueso?

Cómo pelar un aguacate: separar las mitades (2)

2. Extraer el hueso del aguacate

Para sacar el hueso del aguacate, sostenemos la mitad del aguacate con el hueso hacia arriba de nuestra mano izquierda (o la mano menos hábil), y con el filo del cuchillo (nunca con la punta) damos un golpe seco y preciso con nuestra mano más segura con el fin de fijar el cuchillo al hueso.

Cómo pelar un aguacate: quitar el hueso

Una vez fijado el cuchillo al hueso, basta con hacer un par de giros hacia un lado y hacia otro para dar holgura a la carne del aguacate y conseguir que el hueso se desprenda con facilidad.

Cómo pelar un aguacate: quitar el hueso (2)

3. Vaciar cada mitad de aguacate

Y una vez que tenemos las dos mitades del aguacate desprovistas de su hueso, nos ayudaremos de una cuchara sopera para penetrar entre la piel y la carne con cuidado, y extraer el fruto entero.

Cómo pelar un aguacate: separar la piel de la carne

Después de un puñadito de segundos y sin que nuestras preciadas falanges hayan corrido ningún tipo de riesgo, obtendremos nuestras mitades de aguacate sin hueso y sin piel, para a partir de ese momento hacer con ellas lo que nos plazca: un guacamole casero, una ensalada de aguacate, etc.

Pelador y cortador de aguacates

En el maravilloso mundo del menaje, cada vez hay más instrumentos capaces de sorprendernos y de facilitarnos la manipulación de los alimentos mientras cocinamos. Y hablando de aguacates, hace poco descubrí este práctico pelador y cortador de aguacacates, una alternativa perfecta para facilitar el paso a paso para pelar aguacates que os acabo de relatar.

Lo que más me gusta de este “aparatejo” es que viene equipado con todo lo necesario para pelar y cortar aguacates: un filo para cortar la piel, un hueco con tres cuchillas para sacar el hueso, y un extractor con laminador integrado capaz de sacar y cortar el aguacate de una pasada.

De una forma u otra, pelar aguacates ya nunca será una dificultad para ti. ¡Que no me entero yo!

5 comentarios en esta entrada
  1. Hola Ricardo!

    Si me lo permites añadiré un detalle a tener en cuenta.
    A la hora de retirar el hueso del cuchillo, es mejor no hacerlo con la mano, ya que el hueso está resbaladizo y resulta peligroso. Lo mejor es retirar el hueso del cuchillo con la ayuda de un trapo, papel de cocina o algo que agarre bien.
    Aunque mejor todavía es utilizar el utensilio, especialmente diseñado para este alimento tan rico.

    Hasta la próxima!!

  2. Tengo una anécdota con esto… hace tiempo vi en la tele cómo hacer esto mismo que comentas, sólo que, cuando intenté imitarlo en casa, al sacar el hueco, en lugar de dar un golpe con el filo del cuchillo, lo hice con la punta, con lo que atravesé el hueso, la carne del aguacate y parte de la palma de mi mano… Acabé en el hospital y tuvieron que darme puntos. Es lo más parecido que he visto a los estigmas de Jesucristo… :-S. Desde entonces, la verdad es que ya no me atrevo a sacarlo con el cuchillo y suelo hacer palanca con una cuchara 😀

    • A mí me pasó exactamente igual, María. Ya lo explico en el artículo: me rajé la unión de los dedos índice y corazón y tuvieron que darme 5 puntos de sutura. Si me ves conduciendo camino del hospital con una bola de papel de cocina en la mano… ¿Crees que hay “chicha” para crear un colectivo de tullidos por accidentes al pelar aguacates? 🙂

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.