Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Receta: arroz con marisco (para todos los padres)

En plena efervescencia del arroz con bogavante, yo me declaro amante de los platos de arroz con marisco ligeros como éste, en los que el arroz queda suelto y no caldoso, y donde cada sabor de cada ingrediente se hace notar por separado.

Hoy es 19 de marzo, día del padre, la ocasión perfecta para preparar un arroz con marisco, uno de esos platos que suelen usarse como excusa para reunir en una misma mesa a toda la familia, como la paella dominical de “los Alcántara”.

A mi padre le gusta el marisco, y no sé si es por eso que pienso que a todos los padres les gusta el marisco. Es más, estoy convencido de que es una constante: mariscos/padres, padres/mariscos. El caso es que hoy voy a aprovechar el arroz y los mariscos para hacer un llamamiento a los niños del reino para que, con la ayuda de sus madres, cocinen hoy, mañana o este fin de semana para sus padres en forma de felicitación.

Al mismo tiempo, yo voy a aprovechar la receta no para felicitar, sino para agradecer a mi padre todo el tiempo, el esfuerzo y el amor que, ahora más que nunca, sé que me ha dado a mí y a mis hermanas, que nos da y que nos dará, con el único fin de intentar vernos siempre felices.

Arroz con marisco

La receta en la que el arroz sabe a arroz, los langostinos a langostinos, las almejas a almejas y el perejil a perejil.

Arroz con marisco

Ingredientes (para 4 personas):

  • 2 vasos de arroz
  • 3 ½ vasos de caldo de marisco (ver paso 2)
  • 500 gr. de langostinos sin cocer
  • 400 gr. de almejas frescas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 manojillo de perejil fresco
  • Azafrán de La Mancha
  • 1 chorro de vino blanco
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal

Elaboración:

  1. Pelar los langostinos y quitarles el intestino pasando un cuchillo por el lomo y tirando. Reservar las pieles y cabezas por un lado y los langostinos por otro.
  2. Poner las pieles y las cabezas de los langostinos a cocer en un cazo con 1 l. de agua durante 10 minutos. Colar el caldo y reservar.
  3. En una cazuela ancha y baja, rustidera o paellera, echar un chorretón de aceite de oliva, calentarlo a fuego medio, y dorar el ajo muy picadito.
  4. A los 5 minutos, aproximadamente, añadir las almejas junto con un chorrito de vino blanco, tapar y esperar a que estén todas abiertas. Retirar las almejas a un plato.
  5. Añadir el arroz dibujando una línea en la diagonal de la cazuela, repartir el arroz por toda la superficie, subir el fuego, y remover durante un par de minutos.
  6. Añadir algo menos del doble (en volumen) de caldo que de arroz* y unas hebras de azafrán. Dejar cocer hasta que el arroz absorba todo el caldo y esté al dente.
  7. A falta de 5 minutos, añadir los langostinos pelados, las almejas y el perejil muy picadito. Tapar.
  8. Retirar el arroz con marisco del fuego, y mantener cubierto con un paño limpio 2 minutos antes de servirlo.

Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo de cocción: 35 minutos

Veredicto: ★★★★★

*Si en función del tipo de arroz que uséis, veis que el plato necesita algo más de caldo, se lo echáis. El objetivo es conseguir un arroz suelto, ni caldoso, ni meloso.

Por supuesto que en vez de langostinos podéis usar gambas de Huelva; por supuesto que además de lo indicado podéis enriquecer el arroz con unas tiras de calamar, con sepia, con pulpo, etc. Como comprenderéis, platos que se atengan a la definición de arroz con marisco puede haber millones, pero si queréis que quede delicado y ligero como éste, lo importante es que escojáis ingredientes frescos y que respetéis los tiempos de cocción del marisco y del arroz.

En México se utiliza la expresión “padre” para hablar de cosas de mucho valor. Me gusta. Y por cierto, este arroz con marisco es muy padre. Adiós.

AUTOR
Se define a través de sus recetas y artículos como un consumidor consciente y un amante de la cocina dominado por la curiosidad, comprometido con la causa de los platos fáciles, rápidos, ricos y sanos. Su pasión de eterno aprendiz es la sal de sus publicaciones, y su humor, la pimienta.
2 comentarios en esta entrada
  1. Pero hay que ver con qué finura y sencillez expresan tanto los sentimientos hacia, en este caso, la figura de tu padre, como la elaboración de fáciles o complicadas recetas.. Da gusto leerte.. Felicidades a ti también Ricardo!!

    • Me llena de orgullo y satisfacción que hayas sabido captar la sensibilidad de la receta 🙂 ¡Buen provecho!

      Gracias, Susanita.

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.