Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Cómo hacer huevos fritos en agua

Sí, vale, lo voy a reconocer. Los huevos fritos en agua no están fritos. Todos sabemos que el verbo freír hace referencia a un tipo de cocinado realizado con aceite o grasa hirviendo. Al menos así reza el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Pero os va a sorprender mucho el sabor de esta alternativa tan saludable.

Mi curiosidad y el amor que siento por este alimento, me llevó a buscar las mil y una formas para cocinar el huevo. Revueltos, escalfados, cocidos, pasados por agua, en tortilla, fritos,… Cuando llegué a estos últimos, no sólo me sorprendió que hubiera varias formas de hacerlo (a la española, a la poêlé, a la andaluza o también llamado al buñelo), sino también que existiera la posibilidad de obtener huevos fritos sin aceite.

Sin pensármelo dos veces, me puse a hacerlo. De hecho, eran las doce de la mañana, pero cuando nace ese impulso en mí, no hay quien me pare. No sólo descubrí lo fácil y rápido que fue, sino que quedé completamente impactado por su sabor. Pensé que me iba a saber más  a huevo cocido que a otra cosa, pero puede que por el sabor imperante de la yema líquida, no fue así. Es cierto que el toque que le da el aceite, sobre todo si es de oliva, no lo tendremos. Pero si tanto lo echáis de menos, podéis añadirlo después. Así, sin haber sido llevado a altas temperaturas, disfrutaremos de todas sus propiedades naturales del aceite.

Mientras escribo el artículo, me siento cual Libertad guiando al pueblo en defensa del huevo:

Do you hear the people sing?
Singing the song of angry egg

pero es que durante mucho tiempo se estuvo restringiendo su uso y, aunque ya se han demostrado más de una vez sus cualidades beneficiosas, todavía hoy se le tiene cierto respeto a su consumo.

Y es que el huevo es un alimento muy beneficioso para la salud. Tiene un alto contenido en proteínas, vitaminas (A, B1, B2, B5, B9) y minerales esenciales (hierro, magnesio, fósforo, potasio). Es cierto que siempre se ha afirmado que, al contener colesterol, puede ser perjudicial su abuso. Pero, según pude leer en el artículo sobre el huevo de la revista Consumer, múltiples publicaciones científicas han demostrado que lo que realmente hace que nuestro colesterol suba o baje es el balance entre las grasas insaturadas y las saturadas y no tanto la ingesta de colesterol. Además, hay estudios que afirman que el alto contenido de lecitina de la yema y la “correcta” combinación de los tipos de grasas que posee, provoca que la absorción del colesterol por el organismo se vea reducida. Por lo que, cocinado de esta forma, podremos disfrutar de una forma más saludable de todas sus propiedades y con un sabor muy, muy parecido a los huevos fritos de toda la vida.

Sin más demora os digo los pasos para hacer lo que para mí ha sido todo un descubrimiento.

6 PASOS PARA HACER HUEVOS FRITOS EN AGUA

1. Pondremos una sartén antiadherente a fuego medio con un centímetro de agua

2. Mientras se calienta, cascaremos el huevo y lo echaremos en un plato, para que, a la hora de verterlo sobre la sartén, no se nos rompa.

3. Cuando empiecen a aparecer las burbujas en el fondo de la sartén, echaremos el huevo.

4. Taparemos la sartén con una tapa que permita la expulsión de vapor o, si no la tenemos, dejaremos una pequeña apertura para que pueda salir.

5. Lo dejamos “freír” durante un minuto nada más y lo apartaremos del fuego.

6. Sacaremos el huevo con una espumadera y ya lo podremos servir.

Como veis, son unos pasos muy sencillos y os aseguro que que no os va a dejar indiferente. Y si, además, usáis moldes especiales para huevos, no sólo haréis una comida saludable, sino también divertida.

Así que, os animo a que lo probéis a hacerlo y a que, por favor, comentéis qué os pareció su sabor o su fácil elaboración.

Y para los que queráis saber más sobre este magnífico alimento, os recomiendo dos entradas divertidísimas y muy instructivas de Ricardo, donde nos habla de la importancia del tamaño de los huevos y el etiquetado de éstos.

Foto: Steven Depolo

12 comentarios en esta entrada
  1. Pues tal vez esta noche me fría uno.

    Se puede estar a dieta (yo sólo estoy de boquilla) y comer huevos fritos.

    Aunque lo hago poco, alguna vez los escalfo para evitar freírlos pero así nunca he probado.

    Ya te contaré la experiencia.

    • Muchas gracias a ti, Lucena, por comentar. Quiero que los demás se animen, como tú a probarlo. Estoy más que convencido de que se van a sorprender. Un saludo. Muak!

  2. Huevos hechos. Quedan perfectos, en su punto y con la yema calentita y perfecta para untar. Además la clara queda blanquita blanquita y jugosa… Lo único, al que le gusten las puntillas, que se queda sin ellas.

  3. Lo más parecido a frito,yo diría, a la plancha.El mismo sistema pero unas gotas de aceite oliva y tapar, en segundos lo tienes yema perfecta y clara cuajada.
    Si la base es agua lo llamaría huevo al vapor.

  4. Como dice al comienzo , freir con agua no es freir, y es acertado, entonces yo decidi hacerlo de la siguiente manera, en una sarten antiadherente echo unas gotas, ojo gotas, lo esparzo un poco espero que caliente un ratito u le pongo el huevo, espero que dore un poco, ojo la yema todavia debe estar muy blanda y luego le agrego un chorrito de agua. Y lo tapo un rato para q se cocine con el vapor y ya quedan muy parecidos al huevo frito pero con muy poco aceite.

    • Muchas gracias, Marcial, por tu aporte. La opción que planteas me ha despertado mucha curiosidad, casi la misma que cuando me dispuse a realizar el artículo. Por Facebook, me habían recomendado echarle un chorrito de aceite después de la elaboración, para darle un gustillo más parecido al huevo frito al uso. Pero esto que planteas creo que puede aportarle un sabor mucho más intenso. No dudes que lo probaré. Un saludo. ¡Muak!

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.