Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Receta: tiras de pollo almendrado

Os traigo una de las recetas que más le gusta a mis amigos: tiras de pollo almendrado. Desde la primera vez que la llevé a una de nuestras reuniones, se convirtió inmediatamente en una de esas recetas que me identifican.

Fue en una de las cenas hobbit que ya mencioné en mi anterior receta. En dichas cenas, cada uno debe llevar algo elaborado por uno mismo. La primera vez que fui a una de ellas, llevé unas fajitas hechas con el sazonador de Old El Paso. Pese a que estaba elaborado por mí, me sentía un poco fraude porque no era 100% mío. Así que para mi segunda vez busqué algo con lo que sorprender y lo conseguí.

Lo bueno que tienen las tiras de pollo almendrado es que son perfectas para las comidas tipo buffet. Presentadas en un plato acompañadas de varias salsas, se convierten en un vicio al que pocos pueden escapar. De hecho, siempre suelen decirme eso de que “no tengo hambre, pero es que no puedo parar de comerlas”.

Puede que sea su rebozado ligero, puede que sea el toque de almendra o el hecho de que tenga el tamaño de un bocado pequeño, pero lo cierto es que siempre que llevo las tiras de pollo almendrado, son las primeras en desaparecer. Y a mí se me queda esa cara de satisfacción que se nos pone a los que cocinamos. Porque, vamos a reconocerlo, una de las razones por las que nos aficionamos a cocinar es para alimentar nuestro ego.

Tiras de pollo almendrado

Tiras de pollo almendrado

Una divertida receta ideal para picar entre amigos. Si la acompañas de varias salsas y unas cervezas, te convertirás en el rey de las reuniones.

Ingredientes para 2 personas:

  • 2 pechugas de pollo
  • 100 gr. de almendra cruda pelada
  • 100 gr. de harina
  • 75 ml. de leche
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de polvos de hornear
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración:

  1. En un bol grande batiremos los huevos con la leche.
  2. Añadiremos la harina y los polvos para hornear y lo mezclaremos bien.
  3. Picaremos la almendra y la incorporaremos a la masa anterior para remover nuevamente.
  4. Cortaremos las pechugas de pollos en tiras y las iremos echando al bol.
  5. Pondremos una sartén al fuego con dos dedos de aceite de oliva.
  6. Cuando esté bien caliente, iremos echando las tiras de pollo impregnadas de la masa y las doraremos por las dos partes.
  7. Las iremos sacando y poniendo en un papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  8. Finalmente las serviremos acompañadas de las salsas que más nos gusten.

Tiempo de preparación: 5 minutos

Tiempo de cocción: 20 minutos

Veredicto: ★★★★★

Os recomiendo que las almendras las piquéis vosotros. Es cierto que se pueden comprar picadas ya, pero perderíamos el “polvillo” almendrado que se desprende al picarlas nosotros y que contagia de sabor la harina del rebozado.

Para las salsas podéis usar cualquier salsa para carnes. Pero si usáis salsas elaboradas por vosotros, le daréis ese toque especial y personal. Hay salsas muy fáciles de hacer y con mucho sabor, como las de miel y mostaza, la salta tártara o alguna clásica como la alioli, la salsa barbacoa, etc. Y, por supuesto, cualquier salsa picante le dará aún más vidilla a este entrante.

Esta receta la descubrí en un libro que te regalaban comprando los polvos de hornear. Y es que quería aprovechar la entrada de hoy para daros un consejo. Nunca desestiméis ninguna receta que os encontréis y os despierte la curiosidad.

Desde que me picó el gusanillo de la cocina, siempre que he visto una receta que me llamara la atención por algo, inmediatamente la almacenaba. Da igual dónde estuviera. Así me he encontrado en el trabajo implorando a una amiga que me regalara el dossier de tapas fáciles que le venía con su revista mensual, con la promesa de invitarla a comer si hacía alguna de ellas. También me he sorprendido fotografiando el libro sobre postres de Eva Arguiñano que le regalaron a mi suegra. Y me confieso culpable de sustraer la página de recetas de las revistas en las salas de esperas.

Esta curiosidad mía, y que intento contagiaros, no sólo hizo que hallara la magnífica receta de las tiras de pollo almendrado, además consiguió que mi suegra descubriera mi pasión por la cocina. Ella, que también es una curiosa de los fogones, comenzó a recomendarme platos e ingredientes. Puede que sea porque quiere que tenga a su hijo bien alimentado, pero, sea la razón que sea, entre nosotros se creó un vínculo más a través de esta bendita cocina.

1 comentario en esta entrada

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.