Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

5 riesgos de consumir de grasas trans

En un artículo anterior ya quedó claro qué son las grasas trans y qué alimentos las contienen; hoy explicamos los riesgos de consumir grasas trans. En concreto, aportamos 5 razones para no consumir grasas trans:

Las gransas trans (o grasas vegetales hidrogenadas) se han convertido durante los últimos años en un ingrediente común que, desafortunadamente, se encuentra en gran cantidad de alimentos que forman parte de nuestra alimentación diaria.

Grasas parcialmente hidrogenadas, grasas hidrogenadas o grasas trans, son las tres denominaciones por las que es conocida esta sustancia y sus potentes efectos nocivos.

¿De qué manera afectan las grasas trans a la salud?

  1. Aumentan el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares

Hay gran cantidad de ensayos clínicos y estudios epidemiológicos que han vinculado el consumo de grasas trans con un riesgo mayor de padecer enfermedades cardiovasculares.

Durante periodos de estudio, el reemplazo de grasas trans por carbohidratos u otro tipo de grasas, generó un incrementó del colesterol LDL y de la proporción del colesterol total y del colesterol HDL, también perjudicó la relación ApoB/ApoA1, que son dos marcadores de riesgo cardiovascular.

Aumentar en 2% el consumo de alimentos ricos en grasas trans se encuentra vinculado con 23% más de riesgo de padecer una enfermedad cardíaca.

  1. Contribuyen al desarrollo de la diabetes

Aparentemente, consumir grasas trans podría reducir la sensibilidad a la insulina y contribuir a la aparición de diabetes. Hay ciertas evidencias científicas que revelan que las personas que ingieren grandes cantidades de grasas trans, tienen 40% más de riesgo de sufrir diabetes. No obstante, los datos siguen siendo confusos, porque otros estudios similares no logran vincular las grasas trans con la diabetes.

En último lugar, un estudio llevado a cabo con primates, reveló que una ingesta elevada de grasas trans incrementa la resistencia a la insulina y es origen de la obesidad abdominal.

  1. Promueve la inflamación

Las grasas trans aumentan algunos marcadores de inflamación, como la proteína C reactiva, especialmente en personas que padecen obesidad o sobrepeso.

Esto significa un riesgo importante para la salud, ya que altos niveles de inflamación durante un prolongado periodo de tiempo, puede generar distintos tipos de enfermedades crónicas, por ejemplo, diabetes, síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares, y artritis. Si llegaras a padecer inflamación, recuerda que existen alimentos que reducen la inflamación y que podrían brindarte salud de forma segura y sin gastar dinero.

  1. Dañan los vasos sanguíneos

Los vasos sanguíneos tienen una pared interna denominada endotelio, el cual puede ser dañada con el consumo de grasas trans y producir disfunción endotelial. También, un estudio descubrió que las grasas trans reducen la capacidad de dilatación de las arterias en 29% y reducen los niveles de colesterol HDL en 21%.

  1. Pueden provocar cáncer

La famosa investigación Nurses Health Study, vinculó el consumo de grasas trans antes de la menopausia con un riesgo mayor de cáncer de mama después de ésta. Sin embargo, hay muy pocos estudios que confirmaran la relación entre el cáncer y las grasas trans, por lo que son requeridas investigaciones al respecto.

Por: Nutrición Sin Más

Fotos: HDWallpaper

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.