Aceite de coco… ¡para adelgazar!

Los beneficios del aceite de coco lo han convertido en un producto de moda. Recientemente, se ha demostrado que el aceite de coco puede ayudar a perder peso a quienes lo consumen de forma regular.

Al parecer, 1 ó 2 cucharadas al día contribuyen a disminuir el apetito, al mismo tiempo que favorecen la quema de grasas. Por eso, podemos afirmar que tiene pleno sentido incorporar a la dieta aceite de coco para adelgazar.

Propiedades del aceite de coco

El aceite de coco tiene un 90% de grasas saturadas, lo que lo convierte en una excelente fuente de grasa. Sin embargo, en este sentido, el aceite de coco se podría considerar como un alimento único, ya que las grasas saturadas que contiene no son como el resto de los alimentos. Las grasas del aceite de coco son triglicéridos de la cadena media (TGCM) que nuestro cuerpo puede utilizar para la producción de energía o que puede transformar en cuerpos cetónicos, lo cual es beneficioso para el metabolismo.

Ciñéndose a esto, lo primero que uno se pregunta es para qué sirve el aceite de coco. Pues bien, aparte de los muchos ríos de tinta que vierten en Internet consejos para usar aceite de coco para el cabello y para la piel, podemos decir que consumir aceite de coco para adelgazar, a pesar de su alto contenido en grasa, es una buena práctica.

¿Por qué es beneficioso tomar aceite de coco para adelgazar?

Hay tres razones que explican la relación entre el aceite de coco y su capacidad para ayudar a perder peso:

1. El aceite de coco aumenta la quema de grasas

La metabolización y la digestión de los alimentos requieren un consumo de energía específico, que varía en cada alimento dependiendo de distintos factores. Una característica del aceite de coco, es su elevado efecto termogénico; es decir, su metabolización supone un enorme gasto de energía por parte del cuerpo.

Dicho de otra forma, necesitamos quemar mucha grasa para poder aprovechar las sustancias y nutrientes que nos proporciona el aceite de coco. De hecho, tomar 2 cucharadas diarias de aceite de coco incrementa la quema de grasas en un 5%, lo que equivale a 120 calorías por día.

Este efecto es posible a su contenido de triglicéridos de la cadena media (TGCM).

2. El aceite de coco reduce el apetito

Quedó comprobado que los TGCM disminuyen el hambre porque sacian el apetito más que otro tipo de grasas, lo que causa un menor consumo de calorías.

Ya se ha mencionado al comienzo del artículo que los TGCM pueden ser convertidos en cuerpos cetónicos en el hígado, siendo esta transformación la responsable de que el consumo de aceite de coco produzca una reducción del apetito.

Consumir TGCM provoca una disminución del consumo total de calorías diarias, lo que equivale a 256 calorías.

3. El aceite de coco elimina la grasa del abdomen

La grasa puede ser almacenada en distintas partes del cuerpo, pero la grasa más peligrosa es la que es acumulada en el abdomen, cerca de los órganos.

La grasa abdominal incrementa la inflamación y puede causar diabetes o enfermedades cardiovasculares, por lo que cualquier método que nos ayude a combatirla, es importante tenerlo en cuenta.

Pues bien, según distintas investigaciones, el consumo de 2 cucharadas de aceite de coco diarias puede ser un eficaz tratamiento para eliminar la grasa alojada en la cavidad abdominal y disminuir el perímetro abdominal.

Del mismo modo, cuanto menos sea la concentración de grasa abdominal, será mejor tu salud metabólica y tendrás menos riesgo de sufrir enfermedades crónicas.

¿Cómo tomar aceite de coco para adelgazar?

Como hemos dicho ya, el aceite de coco tiene una gran cantidad de calorías: una cucharada tiene 116 calorías. Por este motivo, se debe tener en cuenta que al comenzar a consumir aceite de coco, es necesario limitar el consumo de otros aceites o grasas.

Esto quiere decir que debes sustituir una grasa por otra; por ejemplo, evitar el aceite que uses para cocinar y sustituirlo por aceite de coco. De lo contrario, si agregas aceite de coco y no eliminas otros alimentos ricos en calorías de tu dieta, es obvio que el número de calorías totales se incrementará y es probable que ganes peso.

En conclusión, elige que tipo de grasas quieres reemplazar, toma 1 ó 2 cucharadas de aceite de coco al día y verás cómo los beneficios del aceite de coco empiezan a notarse.

Dónde comprar aceite de coco

Dada su creciente buena reputación, hoy en día es posible encontrar aceite de coco en muchos supermercados, aparte de en las habituales tiendas especializadas, herbolarios, parafarmacias, etc. Si lo deseas, también puedes comprar aceite de coco online.

Comprar aceite de coco orgánico puro virgen extra en Amazon

Por Nutrición Sin Más

 

Un comentario en “Aceite de coco… ¡para adelgazar!

  • 12 septiembre, 2016 a las 9:41

    Muchas gracias por el aporte Natalia, pero me surge una duda… He oído que el aceite de coco tiene muchas grasas saturadas. Si es así ¿realmente merece la pena reducir la cantidad de, por ejemplo, aceite de oliva para reducir las calorías (un aceite cardiosaludable) por este de coco con tanta grasa saturada?

    Un saludo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Natalia Olivares, de "Nutrición sin Más"

Soy estudiante de medicina, nutricionista y entrenadora. Tengo la convicción de que la nutrición es uno de los aspectos más importantes de la vida. Cada persona es exactamente lo que come y se siente como come. La elección es de cada cual. Con mis publicaciones, intentaré servirte de apoyo en la tuya propia.

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.