Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Cómo hacer calabazas para Halloween

En el artículo de hoy os mostramos cómo hacer faroles con calabazas tipo Halloween con ojos, nariz y boca inspiradores del más profundo terror. Es fácil, sólo hay que quitar la tapa superior, vaciar la calabaza, pintar la cara de la calabaza, recortar y extraer las piezas.

Para hacer las calabazas decoradas para Halloween necesitaremos un sólo ingrediente, una calabaza (o tantas como queramos para decorar nuestras casas), además de un puñado de objetos para pintar, cortar y vaciar.

Hacer calabazas decoradas para Halloween es muy fácil, y tiene cuatro consecuencias primordiales: la primera, la más lógica, que obtendremos una bonita calabaza decorativa que podremos utilizar como farolillo; la segunda, que habremos pasado un rato estupendo (sobre todo si las hacemos acompañados de niños); la tercera, que conseguiremos un buen picadillo de calabaza para preparar un buen plato como la empanada de calabaza que hice yo; y cuarto, podremos aprovechar las pipas de la calabaza para hacer un rico aperitivo.

Antes de hacer nuestras calabazas decorativas para Halloween, tenemos que tener en cuenta que, una vez abiertas y vaciadas, las calabazas tienden a arrugarse, quedando completamente deformadas al cabo de unos dos o tres días, dependiendo de la humedad del ambiente. Por eso, conviene hacerlas la misma mañana o la tarde del 31 de octubre, para poder disfrutar de ellas durante la fiesta. Atentos a las fotos del paso a paso si queréis hacer unas calabazas perfectas.

Cómo hacer calabazas para Halloween

¿Cómo hacer calabazas decoradas paso a paso?

1. Dibujamos los ojos, la nariz y la boca de la calabaza diabólica con un rotulador. Esta parte la pueden hacer los niños.

2. Con un cuchillo, cortamos un círculo en la parte superior de la calabaza, y lo retiramos. No hay que estropearlo, ya que nos servirá de tapadera. El manejo con cuchillos es mejor dejárselo a los padres.

3. Vuelven los niños. Con la ayuda de un vaciador, extraemos el contenido de la calabaza, hasta dejar unas paredes interiores con un grosor de un centímetro y medio, más o menos (para evitar que se nos arrugue demasiado pronto).

4. Terminan los padres. Con un cúter para las partes del dibujo más delicadas, y con el cuchillo para el resto, con mucho cuidado, vamos recortando y sacando la boca, la nariz y los dos ojos.

Ya veis, en cuatro sencillos pasos tendréis vuestras calabazas listas. Ahora sólo tendréis que meter una vela dentro para darle vida, y buscarle un buen rincón en la casa. Mientras las tengáis encendidas, conviene no confiarse y estar siempre vigilante. En todo caso, no hay que taparlas nunca mientras estén encendidas, ya que el calor podría acabar quemando la tapa.

4 comentarios en esta entrada

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.