Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Receta: pan de miel con sésamo

El sésamo, además de ser uno de los barrios más famosos del mundo, es una semilla que me encanta por su sabor y por sus muchas propiedades nutricionales (tiene casi ocho veces más calcio que la leche, además de hierro, lecitina, zinc, etc.).

El sabor de la miel me agrada menos tomada directamente, pero la utilizo mucho en pequeñas dosis a modo de toques de varita mágica en muchas recetas.

Hoy os traigo una receta de pan italiano, llamado pan ciabatta o chapata, que he tomado prestada del blog Italia Auténtica, de nuestro amigo Maurizio Corti.

Semilla de sésamo

No hace demasiado tiempo, os presenté mi receta de pan casero con masa madre. La masa madre es bastante enredosa de hacer, pero lo bueno es que sólo hay que hacerla una vez en la vida. Quienes cocináis pan con masa madre, sabéis que, aparte de ser muy cómodo, el pan resultante es muy distinto al que se hace con levadura.

El pan de miel y sésamo que os traigo hoy es una receta fácil y sencilla, perfecta para quienes quieran tener su pan listo en el menor tiempo posible, y con el mínimo esfuerzo.

La miel en el pan chapata representa una mínima parte (apenas una cucharadita), pero le confiere a este pan un sabor muy sutil que la hacía merecedora de estar presente en el nombre mismo de la receta. Si es vuestro primer pan, habéis elegido bien. ¡Manos a la masa!

Ingredientes del pan de miel con sésamo:

Pan de miel con sésamo (pan chapata)
500 gr. de harina 0
370 gr. de agua
10 gr. de levadura fresca
10 gr. de sal
1 cucharadita de miel
25 gr. de semillas de sésamo

Masa del pan de miel con sésamo

Elaboración:
1. Lo primero que haremos será tamizar la harina en un bol, hacer un agujero en medio creando el típico volcán, y echar en el interior la levadura disuelta en el agua caliente, la sal, el sésamo y la cucharadita de miel.
2. Con la ayuda de una cuchara, removeremos hasta mezclar todo bien, y obtener una masa homogénea y manejable, que terminaremos de amasar con las manos. Una vez creada la bola de masa, la taparemos con un paño y la dejaremos fermentar hasta que duplique su tamaño. El tiempo de fermentación suele ser de unas dos horas, aunque dependerá de la temperatura ambiente.
3. Sobre una superficie limpia y aceitada, volcaremos la masa, amasaremos con energía y con delicadeza al mismo tiempo, estiraremos, le daremos la forma que deseemos (la forma típica del pan chapata es estirada, aunque yo en este caso lo hice redondo, pero no os lo recomiendo), haremos unos cortes en la masa dando golpes secos de cuchillo, decoraremos con unos granos de sésamo, y la pondremos en la bandeja del horno, sobre papel para hornear.
4. El horneado del pan de miel con sésamo requiere haber precalentado el horno previamente. Meteremos la masa en la parte central del horno durante unos 5 minutos a 180 ºC, al cabo de los cuales bajaremos la temperatura a 160 ºC. Así estaremos unos 35 ó 40 minutos más. Al final, le daremos un golpe de grill durante unos 5 minutos.

Pan de miel con śesamo recién sacado del horno

Advertencias varias: respeta el tiempo de fermentado. No cambies nunca las proporciones de los ingredientes. Las masas de pan son entes vivos, con alma; trátalos como tal. Si pruebas a hacer tu pan, es posible que no vuelvas a comprar pan en tu vida. Si tienes una cierta amistad con tu panadero habitual, olvida lo que acabas de leer y borra el nombre de Blogcocina de tu cabeza. Si eres consumidor de baguettes industriales, medícate con dos tomas diarias de pan casero, y en caso de duda, pregunta a tu cocinilla de confianza.

6 comentarios en esta entrada
  1. Son geniales!! puede que este fin de semana me ponga manos a la masa 🙂
    Y es más, me pondré en modo “intrépida” y no solo no haré la forma habitual, sino que haré mini bollitos, en plan panecillos individuales (sí, desde que diste la idea con los rosconcitos, ya lo veo todo mini 😛 )
    Gracias de nuevo por acercarnos estas recetas que parecen “imposibles” para principiantes como yo 😉

    • No sé cómo tomarme eso de que “lo veas todo mini” por inspiración mía, o de mis recetas 🙂 En serio, mucha suerte con tus panecitos. Si es tu primera vez, te recomiendo que seas lo más escrupulosa posible con los tiempos y las proporciones. ¡Ya nos contarás!

    • Espero que hayas guardado el sésamo en el frigorífico, o lo tengas congelado, porque conozco a más de uno que se ha llevado alguna sorpresilla cuando ha abierto los paquetes de sésamo después de varios meses guardados 😉 Te recomiendo que se lo eches también a las ensaladas, al queso fresco, o que te atrevas a sustituirlo en algún frito por el pan rallado. ¡Un saludo!

  2. Excelente receta. Tenía muchísimas ganas de hacer un día mi propio pan pero sabía de la dificultad de la masa madre, por lo que esta receta me encantó desde que la vi. Ayer me animé y me ha quedado un pan exquisito, estoy sorprendida. Yo no le añadí la miel porque quería consumirlo con la comida. Me ha gustado tanto, que una vez conocido el proceso, creo que merece la pena prescindir más de un día, y de una semana, de panes más industrializados y hacer nuestro propio pan en casa. La próxima vez voy a probar con otro tipo de semillas o con cebolla. Enhorabuena, sencillo y buenísimo.

    • Eso justo que cuentas es lo que quería transmitir con el post: que cualquiera puede hacer su pan, que es muy fácil y que engancha. Lo de la miel es un toque que apenas se nota en el sabor; y sí, una vez que sientas que dominas el proceso, experimentar con nuevos rellenos para tu pan, es cosa de usar la imaginación. ¡Gracias por tu comentario! 🙂

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.