Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Receta: roscas de alfajor

Las roscas de alfajor son un dulce típico de mi tierra, Cáceres, que esconde mucha historia en su interior.

Se trata de un tipo de roscas rellenas de una mezcla de miel y pan, que es a lo que en realidad llamamos alfajor.

De claras reminiscencias árabes (hay quienes dicen que el alfajor es la mejor herencia gastronómica que conservamos de al-Andalus), el término alfajor sirve para designar a dulces muy distintos tanto en España, como en Sudamérica. Pero en realidad, el alfajor es el relleno hecho a base de miel y otros componentes (en muchos casos, frutos secos; en otros, como en el de nuestras roscas, simplemente pan duro), con el que suelen rellenarse algunos dulces.

En concreto, las roscas de alfajor son perfectas representantes de la cocina mediterránea, al estar elaboradas con ingredientes 100% saludables: harina de trigo, aceite de oliva, miel y pan, fundamentalmente.

Asimismo, la forma de cocinado de este dulce, que se hace al horno, se encuentra también en sintonía con las claves de la cocina sana. Vamos, que estamos ante la merienda, desayuno y tentempié mañanero ideal.

Después de investigar un poquito sobre el proceso de elaboración de las roscas de alfajor, ayer por fin me lancé a hacerlas. Aunque ya por la mañana había estado viendo un vídeo de TVE grabado en la Dulcería Artesana Teodoro Pérez y Hnos., de Casar de Cáceres, en el que se veía la cosa bastante asequible, tengo que reconocer que antes de meter las manos en la masa, pensaba que el proceso iba a ser más complicado, pero nada más lejos de la realidad. Prestad atención, y veréis qué fácil es hacer vuestras propias roscas de alfajor caseras.

Ingredientes de las roscas de alfajor (para unas 8 roscas):

Roscas de alfajor caseras
Para la masa:
250 gr. de harina de trigo (especial repostería)
125 gr. de aceite de oliva
70 gr. de agua
1/2 cucharadita de sal
Para el alfajor:
250 gr. de miel
70 gr. de pan rallado de pan blando

Elaboración paso a paso de las roscas de alfajor:
1. Para hacer la masa de las roscas, echamos el aceite en un bol, y sobre éste, tamizamos toda la harina. Añadimos también el agua y la sal, y removemos con una cuchara hasta que la masa sea manejable y homogénea. Una vez formada la bola de masa, la metemos en el frigorífico.

2. Mientras la masa reposa, hacemos el alfajor. Para ello, echamos la miel en un plato hondo, añadimos el pan rallado (el pan debe estar fino, pero debe ser de pan blando con su punto de humedad, ya que esto es lo que evitará que la miel solidifique al introducir las roscas en el horno), y damos vueltas con una cuchara insistentemente, hasta formar una pasta.

Proceso de elaboración de las roscas de alfajor

Proceso de elaboración de las roscas de alfajor: estirar, echar alfajor y cerrar.

3. Hecha la masa de las roscas y el alfajor, empezamos a trabajar sobre una superficie sólida, limpia y enharinada. En cuatro pasos, habremos hecho la forma de las roscas: dividimos la masa en 8 partes y hacemos una bolita del tamaño de una nuez con cada una; extendemos la masa con un rodillo obteniendo una forma rectangular (de 6 x 20 cm. más o menos); distribuimos una tira de alfajor en medio de la masa; cerramos la masa haciéndola rodar sobre sí misma en una misma dirección, y cerramos la rosca.

4. Las roscas de alfajor las colocaremos sobre papel para hornear, en la bandeja del horno, y antes de meterlas, les haremos cuatro cortes superficiales a cada rosca hasta que asome el alfajor.

5. El horneado de las roscas de alfajor es de 10 minutos a 200 ºC (con el horno precalentado).

Roscas de alfajor sobre la bandeja del horno

Roscas de alfajor antes de su corto viaje a las profundidades de mi horno.

Soy consciente de que las roscas de alfajor, bien por el uso de miel, o bien por el carácter algo seco de la masa, no son del gusto de todo el mundo, pero a quienes les gustan (como a mí), les gustan mucho. Mojadas en leche o café, ganan muchos enteros. Yo las compraba habitualmente en el supermercado (por aquí es fácil encontrarlas), pero a partir de ahora, cada vez que tenga tiempo, intentaré cocinarlas yo mismo para ir perfeccionando la receta.

"Honey, honey", de Abba

“Honey, honey” (ABBA) / Fuente: Youtube.

No sé si será efecto de la miel de la rosca que me comí anoche después de sacarlas del horno, pero esta mañana me he levantado con la miel en los labios, figuradamente hablando. Así es que, emulando al Comidista, hoy voy a compartir mis canturreos con vosotros y os voy a recomendar este tema para cocinar las roscas de alfajor. ¡Honey, honey…! ¡Espero que os gusten!

8 comentarios en esta entrada
  1. ¡Con lo de ABBA te has pasao!
    Como siempre pretendo pasar desapercibido, para la próxima boda me voy a pillar un traje como el de estos muchachos.

    Las roscas de alfajor son curiosas y deliciosas. Como dices, tal vez no del gusto de todos, pero si te gustan, las amas.
    De momento, no me atrevo a hornearlas, pero el día que te pongas a ello, cuenta conmigo para ayudarte a hacerlas desaparecer.

    Un abrazo.

    • Estás invitado sin cita previa. Espero que me invites tú también a mí a verte (sólo verte) el día que acudas a esa boda disfrazado de uno de los de Abba. De vez en cuando, me gustan esos episodios surrealistas cual relatos de Capuccinsky… 😀 Un abrazo.

  2. Seguro que estas a mí me gustan..Todo lo que lleva miel me encanta..soy capaz de comérla a cucharaditas!. Tengo que reconocerlo,.me gusta Abba. Mis gustos musicales son viejunos. Besos

  3. Hola, me encantan las rocas, yo no puedo ir al súper por ellas, así es que me gustaría que el alfajor no me saliera “tipo caramelo-piedra y así seria felíz. La masa genial y sabe muy rica, pero por favor Ricardo dime que puedo hacer para que salgan bien.
    Me encanta tu blog.
    Canela

    • Hola, Canela. ¡Jajaja! “Tipo caramelo piedra” 🙂 Es muy posible que dependiendo del tipo de miel y de pan rallado, la candidad de uno y otro haya que ajustarla. Son los problemas de “contar” recetas, en vez de hacerlas en vivo y en directo, que es lo que le gustaría a uno. Bueno, antes de nada, siento que te haya pasado eso, y como solución, te propongo que reduzcas la cantidad de pan rallado de forma que el alfajor quede más transparente y menos compacto, aunque después sea más difícil manejarlo. ¡Ya me contarás! Muchas gracias y un saludo.

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.