El blog de Recetascomidas.com

Cocinar al vapor: beneficios y posibles efectos tóxicos

Dim-Sum japoneses cocinados al vapor

Dim-Sum japoneses cocinados al vapor / Foto: Augapfel

Los beneficios de cocinar al vapor son bastante conocidos y aceptados por la mayoría, al tratarse de un proceso especialmente respetuoso con las propiedades nutricionales, los sabores y las texturas de la mayoría de los alimentos. Sin embargo, desde que ha tenido lugar la divulgación masiva de las técnicas de cocinado al vapor en Europa, originarias éstas del continente asiático, una halo de duda y de sospecha sobre la posibilidad de que los recipientes usados para éstas liberen sustancias tóxicas al ser calentados, se ha instalado con bastante autoridad en la conciencia de mucha gente.

¿Pero es verdad que los recipientes de plástico para cocinar al vapor liberan tóxicos?
Existen muchas teorías al respecto. Una de ellas, la del Dr. Edward Fujimoto, ampliamente difundida por Internet, desaconseja la utilización de recipientes de plástico en el microondas en contacto con los alimentos, al producirse una peligrosa liberación de dioxinas. Otra, en este caso publicada por científicos de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), en Argentina, pone de relieve el peligro para la salud del Bisfenol A, una sustancia a la que estaríamos “expuestos en situaciones tan cotidianas como calentar comida en un recipiente de plástico”. Por ejemplo, la leche en un biberón.

La duda, por tanto, existe para cualquier consumidor que está al corriente de este tipo de informes, como también existe sobre la toxicidad del teflón de algunas sartenes antiadherentes, sobre las cacerolas de aluminio, el uso del papel de aluminio para cocinar, etc. Pero es muy importante tener en cuenta que cocinar al vapor no implica necesariamente utilizar recipientes de plástico o silicona. El que no las tenga todas consigo, debe saber que para cocinar al vapor sólo es necesario una sartén profunda o una cacerola con tapa y con una rejilla sobre la que se colocarán los alimentos, con el fin de que éstos no entren en contacto directo con el líquido.

Rejilla y cacerola para cocinar al vapor

Rejilla y cacerola para cocinar al vapor.

Los famosos recipientes de plástico y silicona para cocinar al vapor, están muy de moda en la actualidad, y existen multitud de marcas y modelos.

Moldes de plástico y silicona para cocinar al vapor

Moldes de plástico y silicona para cocinar al vapor.

Cocinar al vapor es cocinar sano.
Vivimos rodeados de plástico y de tóxicos que, en muchos casos, acaban en nuestra sangre sin que podamos o sepamos evitarlo. Personalmente, a ciegas, antes de tener conocimiento de informes como a los que acabo de referirme, siempre he desconfiado de todo lo que, combinado con calor, supusiera un contacto directo entre los alimentos y algún tipo de plástico. Pero me duele que este halo de mala prensa pudiera confundir a alguien, haciéndole rechazar de plano un tipo de cocina que, si por algo destaca, es por su carácter saludable. Por eso, quiero acabar haciendo un repaso por algunos de los muchos beneficios de la cocina al vapor:
1. Al cocinar al vapor, los alimentos no se recalientan en exceso, preservando sus propiedades.
2. Cocinando al vapor, los alimentos no absorben el agua, no viéndose alterado su sabor ni su color.
3. Para cocinar al vapor no necesitas usar aceites ni mantequillas, limitando el aporte de grasas y calorías de los alimentos.
4. Cocinar al vapor es fácil y limpio.
5. Se puede cocinar al vapor con agua, pero también con vino blanco o tinto, cerveza, zumo de frutas, etc.

Foto: Augapfel

7 comentarios en esta entrada
  1. El del biberón no es un buen ejemplo, ya que hace décadas que se advierte a los padres de que no calienten leche en el biberón en el microondas. Y no por los plásticos, sino porque el microondas es un tanto salvaje, y destruye parte de las propiedades de la leche, por lo que recomiendan calentar al baño maría, o de formas más suaves.

    • Cierto Jesús, malo lo uno y peor lo otro… Y si pierde propiedades para los bebés, lo mismo para los adultos, ¿no? Desconfío a ciegas de los microondas, pero no puedo argumentarlo, así que no digo más. Un saludo.

    • Es simplemente un ejemplo de comida cocinada al vapor. Piensa que en el post se habla de “beneficios y de posibles efectos tóxicos” por igual. Un saludo.

Deja un comentario

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.