Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Receta: sardinas al horno

La receta de las sardinas al horno sólo tiene ventajas, y cero inconvenientes: es limpia, fácil, rápida, sabrosa, sana y no dejará olores en nuestra cocina. Habrá quienes presten una especial atención a partir de ahora, al ser el olor de las sardinas a la plancha o fritas, uno de los inconvenientes que han llevado a muchos a rechazarlas injustamente.

Pero dejar de comer sardinas por el olor, es como rechazar un billete de 500 euros por que no te cabe en la cartera. Las sardinas son uno de los pocos pescados azules baratos, nacionales, que no provienen de la acuicultura o piscifactoría, fáciles de cocinar, y muy saludables. Las propiedades nutricionales de las sardinas se corresponden, en general, con las del conjunto del pescado azul: son ricas en grasas poliinsaturadas como el Omega 3, en vitamina D, vitamina B12, potasio, fósforo, etc.

¿Cómo se limpian las sardinas?
Si he recalcado que la de las sardinas asadas es una receta fácil, es partiendo de la base de que usemos sardinas limpias. Normalmente, es rara la pescadería en la que se prestan a limpiar las sardinas, no por lo difícil, sino por lo enredoso en el caso de quienes compran cantidades considerables.

Hay un supermercado cuyo nombre se escribe con letras verdes, empieza por “M” y acaba por “A”, en el que venden unas bandejas de sardinas limpias y abiertas de las que soy fan. Pero si no las encuentras, tampoco te debe echar atrás el escollo de tener que limpiar las sardinas. Es tan fácil como raspar las escamas con un cuchillo sin sierra, hacerles una raja en el vientre e introducir el dedo y desplazarlo desde la parte más cercana a la cabeza hasta la cola, para sacar fácilmente las tripas. La cabeza de las sardinas la podéis conservar, aunque si las vais a abrir para hacerlas al horno, os facilitará las cosas quitarla. Antes de ponerlas sobre un plato limpio, basta con pasarlas por debajo del grifo para eliminar cualquier resto.

Si en vez de asadas, vais a optar por hacer las sardinas a la plancha, os recomiendo que les quitéis también la cola. Reduciréis los olores en la cocina de forma considerable.

Pero hoy hemos venido a hacer sardinas asadas al horno, así es que vamos a lo que vamos.

Sardinas al horno

Sardinas al horno

Si te da pereza freír sardinas y no quieres que la casa te huela a pescado haciéndolas a la plancha, opta por hacerlas al horno.

Ingredientes:

  • 10-12 sardinas limpias abiertas
  • 1/2 limón
  • Pan rallado
  • Ajo molido
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración:

  1. Poned el horno a precalentar a 180ºC.

  2. Engrasad un recipiente para horno o la propia bandeja del horno con aceite de oliva, y colocad las sardinas abiertas “boca arriba” (como se ve en la foto).

  3. Añadid sal y unas gotas de aceite de oliva sobre cada sardina.

  4. Luego espolvoread por encima una mezcla de pan rallado y ajo molido, sin pasarse.

  5. Exprimid el limón directamente sobre las sardinas.

  6. Cuando el horno haya alcanzado la temperatura fijada, meted las sardinas en la parte media alta del horno durante 3 minutos, y luego gratinad durante 2 minutos más.

Preparación:10 minutos

Cocinado: 5 minutos

Raciones: 2

Veredicto: 4 Estrellas: ★★★

A la hora de comer las sardinas al horno, conviene masticar bien para no tener problemas con las espinas. Si hay niños en casa, podéis empezar haciendo boquerones fritos para que se acostumbren (al quedar las espinas más hechas, y resultar más fácil tragarlas), y más tarde pasar a las sardinas asadas, pero sería una pena no poder contar con un alimento de estas características en cualquier dieta, a causa de un rechazo prematuro.

4 comentarios en esta entrada
  1. Alguna vez yo las hago al microondas, les añado además del limón y la sal un poquito de aceite de oliva. Las caliento durante 6 minutos y andando. No se si serán más sanas o no, pero se hacen de una forma bastante limpia y desenredada. De esta forma tampoco huelen demasiado.

    • No tienen por qué ser menos sanas. El cocinado en microondas bien hecho es, según tengo entendido, uno de los más respetuosos con los nutrientes. Gracias por tu sugerencia. Las probaré 😉

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.