5 consejos antes de comprar una batería de cocina

Junto con el juego de sartenes, la batería de cocina es el elemento fundamental del menaje, siendo ollas y cacerolas nuestras principales pinches de cocina y las responsables, en buena medida, del resultado de nuestras recetas. Así es que conviene tomarse el tiempo necesario para informarse y elegir correctamente la batería idónea para nuestros intereses.

A la hora de comprar una batería de cocina, debemos fijarnos fundamentalmente en el material de ésta, al determinar éste la compatibilidad o no con cocinas de inducción (cada vez más extendidas), así como la velocidad de calentamiento, el reparto de calor, la conservación del mismo, la durabilidad, etc.

1. ¿De Qué Material Deben Estar Hechas Mis Ollas y Cacerolas?

Igual que sucede con las sartenes, no se puede hablar de un único material idóneo para las baterías de cocina, adaptándose cada uno de ellos a los diferentes modelos de cocinas. Hay cazos, cacerolas y ollas de aluminio, de acero pulido, de cobre, de acero inoxidable, de hierro, de hielo colado vitrificado, de titanio, de terracota, …; con superficies en metal pulido o con revestimiento antiadherente de Teflon, cerámico, etc.

El principal condicionante del material de una batería de cocina reside en su compatibilidad o no con placas de inducción; a partir de ahí, todo depende del resultado que queramos obtener:

  • El hierro colado, siendo en general algo más lento a la hora de calentarse, resulta más estable en el mantenimiento y la distribución del calor. Además, son aptas para todo tipo de cocinas, y ofrecen una óptima capacidad antiadherente sin necesidad de revestimientos de Teflon, o alternativos. Una batería de cocina en hierro fundido puede durar de por vida.
  • El acero inoxidable es menos efectivo a la hora de distribuir el calor; sin embargo, es el más usado por lo fabricantes, al ofrecer resultados óptimos en términos de calidad/precio, y resultar increíblemente duraderas. Un grosor adecuado de la base de las ollas y acerolas de acero inoxidable, resulta determinante a la hora de distribuir y mantener el calor por toda la superficie.
  • Por su parte, con aluminio suelen fabricarse baterías de cocina muy económicas. Son muy ligeras y se calientan rápido y de forma uniforme, pero son menos duraderas y no son aptas para placas de inducción.
  • Las baterías de cobre estañado son las preferidas por los cocineros profesionales. Son ideales para cocinas de gas, pero tienen el inconveniente de ser poco duraderas.

2. ¿Qué Baterías de Cocina son Aptas para Inducción?

A la hora de elegir, lo primero que hay que tener en cuenta es si queremos baterías de cocina para inducción, o para cualquier otro tipo de fuente de calor. Para saber si una cacerola, cazo, perola, olla, rustidera, paellera, o cualquier otro elemento integrante de una batería de cocina, es compatible con cocinas de inducción, sólo hay que tener en cuenta dos cosas: que se trate de un material magnético (podéis hacer la prueba vosotros mismos con un imán, en caso de que el fabricante no lo especifique), y que la base sea plana. De entrada, por tanto, descartamos sartenes tipo wok, cacerolas tradicionales de base redondeada o deformable, así como las de aluminio y terracota, para las placas de inducción.

bateria de cocina de acero para inducción
Batería de cocina de acero inoxidable, para inducción

3. ¿Las Baterías Para Inducción Sirven Para El Resto De Cocinas?

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la práctica totalidad de las baterías compatibles con placas de inducción, funcionan perfectamente con el resto de modelos de cocinas (de gas, eléctricas, vitrocerámicas, etc.). Es por eso que, teniendo en cuenta que muchas baterías de cocina ofrecen una usabilidad óptima de por vida, aunque en estos momentos no tengáis placas de inducción en vuestra casa, puede que os resulte interesante a medio o largo plazo invertir en un juego de ollas y cacerolas aptas para inducción, para no tener que renovar vuestra batería al completo en el caso de que algún día decidáis cambiar vuestra placa de cocina.

4. ¿Cuántas Piezas Debe Tener Mi Batería de Cocina?

Las baterías de cocina suelen venderse por piezas, o en sets indivisibles. Para un uso doméstico de una familia de hasta cinco miembros, un juego compuesto por 1 olla grande, 2 cacerolas más pequeñas, 2 cazos, y 1 rustidera o paellera baja y ancha, son más que suficientes. En todo caso, ante precios similares, es preferible apostar por la calidad que por la cantidad de piezas de una batería de cocina.

5. ¿Tapas Transparentes u Opacas?

Las tapas transparentes de vidrio incoloro se vienen imponiendo en el mercado del menaje de cocina en los últimos años, al resultar muy atractivas estéticamente y permitir llevar a cabo un seguimiento de las cocciones relativamente sencillo, en muchos casos sin necesidad de destapar. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el vapor de agua suele limitar la transparencia de las tapas de vidrio durante el cocinado. Además, hay quienes rechazan las ollas con tapas de vidrio por cuestiones nutricionales, al ser la exposición a la luz uno de los factores que determinan la pérdida de nutrientes de los alimentos durante el proceso de cocinado.

Esperamos haberos ayudado, aunque como siempre, nos encantaría que con vuestros comentarios basados en vuestra propia experiencia con el uso de vuestras baterías de cocina, seáis vosotros quienes contribuyáis a enriquecer y aclarar las ideas de quienes afrontan la compra de sus primeras ollas y cacerolas. ¡Os escuchamos!

2 comentarios en “5 consejos antes de comprar una batería de cocina

  • 11 julio, 2014 a las 13:48

    Me ha parecido algo pobre
    el contenido del artículo, esperaba algo más actualizado, las tipologías
    actuales deberían limitarse únicamente a las de aluminio (por ser la opción más
    económica) y a las de acero inoxidable con núcleo de aluminio como se fabrican
    ya desde hace tiempo (permitiendo una distribución rápida i homogénea del
    calor).

    Sería necesaria una
    comparativa de revestimientos cerámicos/granito/etc. a los modelos en acero
    inoxidable, i a los “extras”: bordes de vertido, sistemas de nansas
    en frio, revestimientos antiarañazos, tapas con sistemas de filtrado de líquido.

    Finalmente
    cabe añadir las ollas a presión por el ahorro de tiempo y energía, y un
    accesorio nos permitirá disfrutar de una cocina más sana y apetecible, el cesto
    de cocción al vapor.

    Respuesta
  • 14 julio, 2016 a las 2:43

    Me ha gustado el artículo, no es fácil para alguien que aún no cocina equiparse, pero finalmente creo que estoy completo con Batería de Cocina KitchenAid 🙂

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cocina.es

Nos interesa todo lo que guarda la más mínima relación con el mundo de la cocina, y desde hace años compartimos contigo recetas e información variada sobre eventos gastronómicos, nutrición, noticias de cocina, etc.

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.