Cocinando con el calor del Sol

Yo conozco a muchos girasolillos que en sus cocinas, y también más allá de sus cocinas, lo hacen todo movidos por el calor del Sol. Son fanáticos del rey astro que se pasan los días mirando hacia la luz deslumbrante que éste emite generosamente a lo largo de todo el día. Son enemigos de los neones, coleguillas de las estrellas, y si de noche se despiertan sobresaltados y con hambre, prefieren hacerse un huevo sobre la luna redonda, que sobre una placa vitrocerámica.

De girasolillos está el mundo lleno. Ellos serán quienes, ojalá, salvarán el mundo del exceso de sal y de pimienta, de los conservantes y los potenciadores de sabor, de los pesticidas y los herbicidas, de los metales pesados y del material radiactivo, de los hidrocarburos y de las lluvias ácidas, de las prisas y del fast food.

Si el Sol es capaz de transformar una simple pepita en una sandía de cinco kilos, ¿cómo no va a ser capaz de ayudarnos a darle vida a nuestros ingredientes, a convertirse en nuestro aliado a la hora de cocinar cualquier cosa que se nos ocurra? Sí, la cocina solar -o sea, la cocina que tiene lugar aprovechando directamente el calor del Sol- existe. Sin ir más lejos, hace dos días ha tenido lugar un taller de Cocina solar en el Museo Nacional de la Energía, el ENE Museo.

¿A dónde va el calor que no usamos? ¿Y la luz, y los besos que no damos, y las buenas intenciones, y la comida que no hacemos, y la que no nos comemos? Toda gran revolución empieza siempre por actos nimios, ridículos como la cocción de una pizza en medio de la calle con un horno hecho con papel de aluminio. Ya sé que hoy ando algo disperso, que lo que digo no se entiende bien del todo, por eso mejor os remito a este informe en el que se explican los principios para la fabricación de una cocina solar. De eso, y de que un cambio debería estarse cociendo al calor de Lorenzo con miras a perpetuar la vida, o la buena vida en el Planeta, es de lo que quería hablaros hoy.

Foto: Brighterdaygang

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ricardo Ojalvo

Se define a través de sus recetas y artículos como un consumidor consciente y un amante de la cocina dominado por la curiosidad, comprometido con la causa de los platos fáciles, rápidos, ricos y sanos. Su pasión de eterno aprendiz es la sal de sus publicaciones, y su humor, la pimienta.

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.