#wp-admin-bar-ampforwp-view-amp a{ background:url(data:image/svg+xml;base64,PD94bWwgdmVyc2lvbj0iMS4wIiBlbmNvZGluZz0iVVRGLTgiIHN0YW5kYWxvbmU9Im5vIj8+Cjxzdmcgd2lkdGg9IjMxNHB4IiBoZWlnaHQ9IjMxNXB4IiB2aWV3Qm94PSIwIDAgMzE0IDMxNSIgdmVyc2lvbj0iMS4xIiB4bWxucz0iaHR0cDovL3d3dy53My5vcmcvMjAwMC9zdmciIHhtbG5zOnhsaW5rPSJodHRwOi8vd3d3LnczLm9yZy8xOTk5L3hsaW5rIj4KICAgIDwhLS0gR2VuZXJhdG9yOiBTa2V0Y2ggNDEgKDM1MzI2KSAtIGh0dHA6Ly93d3cuYm9oZW1pYW5jb2RpbmcuY29tL3NrZXRjaCAtLT4KICAgIDx0aXRsZT5TaGFwZTwvdGl0bGU+CiAgICA8ZGVzYz5DcmVhdGVkIHdpdGggU2tldGNoLjwvZGVzYz4KICAgIDxkZWZzPjwvZGVmcz4KICAgIDxnIGlkPSJQYWdlLTEiIHN0cm9rZT0ibm9uZSIgc3Ryb2tlLXdpZHRoPSIxIiBmaWxsPSIjODI4NzhjIiBmaWxsLXJ1bGU9ImV2ZW5vZGQiPgogICAgICAgIDxnIGlkPSIyNjA3MSIgZmlsbD0iIzgyODc4YyI+CiAgICAgICAgICAgIDxnIGlkPSJDYXBhXzEiPgogICAgICAgICAgICAgICAgPGcgaWQ9Il94MzJfNDAuX1Bvd2VyIj4KICAgICAgICAgICAgICAgICAgICA8cGF0aCBkPSJNMTU3LjAwNywwIEM3MC4yOTIsMCAwLDcwLjI5MiAwLDE1Ny4wMDcgQzAsMjQzLjcxNSA3MC4yOTIsMzE0LjAxNCAxNTcuMDA3LDMxNC4wMTQgQzI0My43MTYsMzE0LjAxNCAzMTQuMDE0LDI0My43MTUgMzE0LjAxNCwxNTcuMDA3IEMzMTQuMDE0LDcwLjI5MiAyNDMuNzE2LDAgMTU3LjAwNywwIFogTTE1Ny4wMDcsMjgyLjYxMiBDODcuNjM0LDI4Mi42MTIgMzEuNDAyLDIyNi4zNzIgMzEuNDAyLDE1Ny4wMDcgQzMxLjQwMiw4Ny42MzQgODcuNjM0LDMxLjQwMiAxNTcuMDA3LDMxLjQwMiBDMjI2LjM3MSwzMS40MDIgMjgyLjYxMSw4Ny42MzQgMjgyLjYxMSwxNTcuMDA3IEMyODIuNjEyLDIyNi4zNzIgMjI2LjM3MiwyODIuNjEyIDE1Ny4wMDcsMjgyLjYxMiBaIE0yMDQuMTExLDE0MS4zNjggTDE2My40NzksMTQxLjUzMyBDMTU5LjEzOSwxNDEuNTUzIDE1Ny41NDQsMTM4LjYyMyAxNTkuOTA1LDEzNC45NzkgTDIwMy4zOTcsNjguMTA5IEMyMDguMTI2LDYwLjg0MSAyMDYuOTg0LDU5LjkyMiAyMDAuODYxLDY2LjA1MyBMMTA1LjMwNSwxNjEuNiBDOTkuMTcyLDE2Ny43MzIgMTAxLjIzMiwxNzIuNjc2IDEwOS45MDYsMTcyLjY0MSBMMTQyLjY3OSwxNzIuNTA4IEMxNTEuMzQ3LDE3Mi40NzIgMTU0LjU1MiwxNzguMzM1IDE0OS44MjQsMTg1LjYwNSBMMTA2LjMzNCwyNTIuNDc3IEMxMDMuOTcyLDI1Ni4xMTIgMTA0LjU0MiwyNTYuNTgxIDEwNy42MiwyNTMuNTI3IEwxNzUuOTE1LDE4NS43MTcgQzE3OC45ODgsMTgyLjY1OSAxODMuOTUsMTc3LjY4NiAxODYuOTgzLDE3NC41OTYgTDIwOC43ODgsMTUyLjQ4NSBDMjE0Ljg3NSwxNDYuMzE3IDIxMi43NzUsMTQxLjMzIDIwNC4xMTEsMTQxLjM2OCBaIiBpZD0iU2hhcGUiPjwvcGF0aD4KICAgICAgICAgICAgICAgIDwvZz4KICAgICAgICAgICAgPC9nPgogICAgICAgIDwvZz4KICAgIDwvZz4KPC9zdmc+) !important; background-size: 18px !important; background-repeat: no-repeat !important; background-position: 4px 7px !important; text-indent: -99999px; width: 12px; }

Dime qué has comido y te diré el deporte que debes hacer

En ocasiones, varias horas antes de ponernos a hacer ejercicio, decidimos darnos una gran comilona porque “luego en un rato haremos deporte y lo quemaremos todo”. El problema surge cuando no calculamos de forma correcta los tiempos, y al poco rato de empezar a calentar notamos que el cocido no se ha asentado, o que simplemente nos entra un poco de sueño (algo típico tras una comida copiosa). ¿Qué es lo ideal? Comer con sensatez, en cantidades normales y procurando que los alimentos guarden cierta relación con las necesidades que nuestro cuerpo necesite dependiendo del deporte que practiquemos, adecuando el horario a la propia actividad.

Ahora os detallaremos qué deporte sería bueno hacer dependiendo de lo que hayamos comido:

  • Si nos hemos preparado un plato de pasta o de legumbres (sin abusar del chorizo), podemos afrontar con garantías actividades de un alto consumo calórico como spinning o running.
  • Puede que los dulces nos hayan tentado y nos hayamos puesto las botas con pasteles u otro tipo de alimentos con mucho azúcar. Para estos casos, si queremos rebajar un poco el subidón de azúcar, una buena sesión de spinning o mantenimiento, puede conseguir que nuestros excesos no nos jueguen una mala pasada.
  • En caso de que hayamos tirado la casa por la ventana y hayamos comido una barbaridad (quien no se haya dado alguna vez una gran comilona que tire la primera piedra), lo mejor es que salgamos un rato a pasear tranquilamente, para que el estómago se asiente y aunque no gastemos todas las calorías acumuladas, por lo menos facilitemos al estómago hacer la digestión.
  • Podemos estar en el caso contrario, y haber comido poco ya sea porque no hemos tenido casi tiempo, o porque solo teníamos a mano una ensalada o un sandwich, y no nos hemos atiborrado. En estos casos hay que tener cuidado y evitar deportes de máximo esfuerzo, porque podríamos sufrir algún mareo y tener problemas. Si no queremos romper con nuestra rutina de ejercicio, entonces podremos rebajar un poco la intensidad, y otro día hacer un poco más de esfuerzo para recuperar.

Y recuerda: todos nos damos festines de vez en cuando y no por ello vamos a perder la forma, por lo que come con tranquilidad, y no te sobreesfuerces.

Un comentario en “Dime qué has comido y te diré el deporte que debes hacer

  • 9 abril, 2012 a las 17:59

    ¡Pero qué blanditos nos hemos quedao! ¡Con lo que hemos sío!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cocina.es

Nos interesa todo lo que guarda la más mínima relación con el mundo de la cocina, y desde hace años compartimos contigo recetas e información variada sobre eventos gastronómicos, nutrición, noticias de cocina, etc.