Quinoa: propiedades y recetas

La quinoa, el quinoa, la quínoa, el quínoa, la quinua, el quinua, la kinwua, el kinwua… Vas a oír su nombre pronunciado de decenas de formas distintas, y lo vas a ver escrito de otras tantas, en masculino y en femenino, con tilde y sin tilde. Observarás que hay quienes se refieren a ella como un grano, como una semilla, como un cereal, incluso como una legumbre. Y es que el uso de la quinoa (escrito así, en femenino y sin tilde en la “i”, recayendo el acento sobre la “o”) es uno de esos alimentos que, a pesar de su inmensa raigambre en países hermanos como Perú, Bolivia o Chile, se ha generalizado en España hace relativamente poco, y aún genera cierta confusión entre los consumidores.

La quinoa es oficialmente una semilla, concretamente la semilla de una planta dicotiledónea conocida por el mismo nombre, pero muchos la consideran como un pseudocereal, al no ser un cereal propiamente dicho, pero dársele un uso de cereal debido a su alto contenido en almidón. La quinoa formó parte de la alimentación de las sociedades americanas prehispánicas desde mucho antes de la llegada de los conquistadores, siendo considerada por los incas como “el alimento madre” básico en su alimentación, una súper comida del estilo de las semillas de chía. Posteriormente, el cultivo de la quinoa se vio desplazado por la “dictatura” del de maíz y patata impuesta por los colonizadores.

Tal fue la marginación posterior de la quinoa, que no fue hasta bien entrado el siglo XX que la comunidad científica otorgara a este alimento una consideración acorde con su valor nutricional real. Hoy en día, organizaciones como la FAO valoran en su justa medida las grandes propiedades alimenticias de la quinoa, así como su fácil cultivo y su versatilidad como ingrediente.

Propiedades de la quinoa
Existen numerosas variedades de quinoa, y como es obvio, se dan algunas diferencias entre las propiedades de una y otra, pero en general, la quinoa es un alimento muy completo rico en proteínas, aminoácidos, ácidos grasos Omega 6, vitaminas del grupo B, C y E, y minerales como fósforo, potasio, calcio, magnesio, zinc, hierro, etc.

Además, a diferencia del trigo, la avena, el centeno o la cebada, la quinoa no tiene gluten, y es apta para celíacos.

Quinoa cruda, sin cocinar
El aspecto de la quinoa sin cocinar, es muy distinto al de la quinoa cocinada.

Si estáis interesados en consultar la lista completa, os recomiendo que comparéis la tabla de propiedades de la quinoa sin cocinar, con la de las propiedades de la quinoa cocinada. La disminución de los nutrientes en la segunda no es que sea algo que suceda de forma especial en el caso de la quinoa, pero nos vale de ejemplo para valorar el consumo eventual de productos crudos, cuando éstos se prestan a ello.

Recetas con quinoa
La quinoa o quinua está presente en multitud de recetas de combinados o platos únicos, en los que a ésta se le concede un grado de acompañamiento similar al del arroz. Se puede completar con quinoa cocida cualquier plato de carne o pescado, y enriquecer el sabor de ésta con salsas diversas, especias, etc. La quinoa también se muestra muy dócil a la hora de componer ensaladas vegetarianas, en compañía de legumbres y verduras varias.

El tiempo de cocción de la quinoa es similar al del arroz, si bien es muy importante lavarla antes de echarla en la cazuela con sal, para eliminar una sustancia llamada saponina que recubre la semilla. La quinoa estará lista cuando haya doblado su volumen, y haya adquirido una apariencia transparentosa. No obstante, como con el arroz, lo mejor para saber si la quinoa está lista, es probarla durante la cocción, pasados unos 8 minutos.

También es muy habitual tostar la quinoa para usarla en ensaladas, así como molerla para usar su harina en la elaboración de panes, bizcochos, etc.

Para familiarizarte con la quinoa, puedes empezar con esta sencilla receta de quinoa con verduras.

Fuente: USDA National Agricultural Library

Fotos: Rusvaplauke / Net_efekt

 

4 comentarios en “Quinoa: propiedades y recetas

  • 7 marzo, 2013 a las 12:45

    Quinoa es un alimento maravilloso, lleno de nutrientes y energía y con un buen sabor. Lo utilizo en el pan para hacerlo más nutritivo, en vez de arroz y pasta, como base en nuestra alimentación cuando hacemos deporte duro en la montaña, como base en los “quich” o tartas saladas … hay miles de maneras de disfrutarlo! Gracias por un post super interesante! /Kristin

    Respuesta
    • 7 marzo, 2013 a las 12:49

      ¡Al revés, Kristin! Muchísimas gracias a ti por tu comentario y tu visión de experta consumidora de quinoa. Yo tengo más interés que experiencia con la quinoa, pero creo que dentro de poco se va a convertir en uno de los básicos de mi cocina. Un saludo.

      Respuesta
  • 31 enero, 2017 a las 23:31

    Cada vez me gusta más la Quinoa, ademas de sus propiedades, a la hora de cocinarla es un alimento muy versátil, la he utilizado en múltiples platos calientes y también en ensaladas pero siempre previamente cocida, nunca se me había ocurrido tostarla y por supuesto que ya mismo me pongo a ello pero mi duda es si en este caso también es necesaria lavarla previamente, es que creo que con la humedad que que le aportaríamos al lavarla sería complicado el tueste.

    Respuesta
    • 1 febrero, 2017 a las 18:32

      ¡Hola, Javi! Se nota que eres experto en el tema… La quinoa (o quinua) cada vez es más usada en nuestra gastronomía, y preguntas como la que acabas de hacer, deben estar en la cabeza de más de uno. Lavar la quinoa es necesario en cualquiera de los casos, y no es algo que deba preocuparte si la vas a hacer tostada a la sartén. Lo único que debes hacer es escurrirla bien antes de echarla en la sartén a fuego medio, y removiendo sin parar, conseguirás primero que la quinoa libere toda la humedad, y luego, que se tueste todo cuanto desees. Conviene no pasarse. De esta forma, puede ser un buen complemento en ensaladas.

      Un saludo y gracias por visitarnos 😉

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ricardo Ojalvo

Se define a través de sus recetas y artículos como un consumidor consciente y un amante de la cocina dominado por la curiosidad, comprometido con la causa de los platos fáciles, rápidos, ricos y sanos. Su pasión de eterno aprendiz es la sal de sus publicaciones, y su humor, la pimienta.

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.