Significado de los cubiertos en función de su colocación

Reconozcámoslo, alguna vez nos hemos preguntado cómo colocar los cubiertos después de comer. Por algunos es sabida la existencia de este código oculto e, incluso, varias de sus posiciones, pero siempre se duda sobre su significado. De hecho, en más de una cena, este tema ha sido motivo de discusión, ya que el cómo colocarlos en la mesa es más conocido y el cómo usarlos se explica hasta en Titanic.

No digo que estas discusiones hayan hecho llegar la sangre al río:

Soy Íñigo Montoya. Tú cruzaste los cubiertos para decir que te gustó la comida. Prepárate a morir.

Excesivo, ¿no? Pero lo que sí ha provocado es que más de uno saque su smartphone para ver quién tiene razón. ¿Qué se le va a hacer? Así son los duelos del siglo XXI. También puede que haya muchos de vosotros que no conozcáis la existencia de este protocolo. Tanto para los primeros, como para los últimos, os traigo esta entrada, con la que ganaréis esas discusiones de sobremesa.

Con este código podremos hacer que el servicio y la recogida de platos sean más fluidos y además, si lo deseamos, comunicarles al equipo del restaurante nuestra opinión sobre lo que hemos comido. Es cierto que suele usarse exclusivamente en cenas formales y en restaurantes de categoría, ya que para que sea efectivo debe ser conocido tanto por los comensales como por los camareros. Y, habitualmente, sólo los trabajadores de estos lugares están familiarizados con este lenguaje de los cubiertos.

Hay quienes podrían pensar que con esto eliminamos la posible conversación con el camarero y la cercanía hacia él, aunque los más tímidos seguro que lo agradecen. Los más radicales verán, como en casi todas las normas de protocolo, una forma de marcar la diferencia de estatus entre el comensal y el que sirve.

En mi opinión , las reglas de etiqueta demuestran más bien las habilidades sociales del que las usa así como su amplio conocimiento cultural. Suelo rechazar únicamente aquellas que conllevan un menosprecio explícito o intencionado. Y en esta ocasión, si el camarero conoce este lenguaje, seguramente agradecerá que le facilitemos el trabajo indicándole cuándo puede retirarnos el plato y cuándo, no. Luego, si uno quiere mostrarse más cercano con el camarero puede usar el resto de sus habilidades sociales para ello.

ESTOY TOMÁNDOME DESCANSO EN LA COMIDA

Los cubiertos en forma de V invertida, pero sin cruzarlos. El tenedor puede tener las puntas hacia arriba o hacia abajo, eso es indiferente. Con esto estaremos advirtiendo de que sólo hemos parado de comer para hacer una pausa, pero que no hemos terminado.

Los cubiertos en forma de V invertida, pero sin cruzarlos.
Estoy tomándome un descanso en la comida.

PUEDE TRAERME EL SIGUIENTE PLATO

Lo cubiertos en forma de cruz, con el cuchillo en horizontal y el tenedor en vertical. Así advertiremos al camarero de que ya hemos terminado este plato y que puede traernos el siguiente.

Lo cubiertos en forma de cruz, con el cuchillo en horizontal y el tenedor en vertical.
Puede traerme el siguiente plato.

YA HE ACABADO

Los cubiertos juntos en paralelo y en vertical, perpendicular a nosotros. Señalaremos a quien nos ha servido que hemos terminado de comer, pero no estaremos entrando en ninguna valoración. Ésta sería la posición en la que dejaremos los cubiertos si la comida nos ha parecido correcta, pero no excelente.

Los cubiertos juntos en paralelo y en vertical, perpendicular a nosotros.
Ya he acabado.

LA COMIDA ESTABA EXQUISITA

Los cubiertos juntos en paralelo y en horizontal, paralelos también a nosotros. De este modo le diremos al camarero que hemos terminado de comer y que, además, toda la comida nos ha encantado.

Los cubiertos juntos en paralelo y en horizontal, paralelos también a nosotros.
La comida estaba exquisita.

LA COMIDA NO HA SIDO DE MI AGRADO

Los cubiertos cruzados formando una X en medio del plato, o en forma de V invertida, pero cruzando el cuchillo entre los dientes del tenedor. Cualquiera de estas dos posiciones indicarían que hemos terminado de comer, pero la comida no nos ha gustado. No hay que pensar que es una descortesía o un acto de maldad. Pensad que esto se suele hacer en restaurantes, donde has pagado por lo que has comido. Además, este tipo de gestos deben tomarse siempre como una crítica constructiva. Puede que, además, con este gesto hagas que la comida o su presentación mejore la próxima vez.

Los cubiertos cruzados formando una X en medio del plato, o en forma de V invertida, pero cruzando el cuchillo entre los dientes del tenedor.
La comida no ha sido de mi agrado.

Como veis, son sólo cinco posturas fáciles de recordar. Aunque para que no se os olvide, os propongo un juego. Usadlo en vuestra vida cotidiana, hacedlo en casa. Así, llegada la ocasión siempre lo recordaréis. Eso sí, si no cocináis vosotros, creo que deberíais privaros de usar la última posición. En este caso sí que sería una descortesía hacia la persona que os cocina.

Foto: Daniel Carlbom

7 comentarios en “Significado de los cubiertos en función de su colocación

  • 10 Abril, 2015 a las 11:39

    Veo que tenía un poco confundido el código de la colocación de los cubiertos. A saber el improperio que le habré estado soltando a más de un camarero sin saberlo… Por cierto, si la comida es un asco y encima intentan cobrarme de más, ¿se puede agarrar el cuchillo por la empuñadura y apuntar al cogote del camarero como muestra de tu descontento? 🙂

    Respuesta
    • 24 Julio, 2017 a las 5:38

      No te preocupes. Ni la mitad de los mesoneros conocen el código de los cubiertos

      Respuesta
  • 14 Abril, 2015 a las 16:36

    Madre mía! Soy una garrula total!!! Sabía lo de las maneras pero no sabía el significado de cada una.
    Muchas gracias por la información tan visual. Tomaremos nota para intentar mejorar a partir de ahora. Sobre todo en casa de la suegra 😉

    Respuesta
    • 16 Abril, 2015 a las 8:57

      Nerea, a tu suegra es mejor que le digas lo mucho que te ha gustado todo con la voz bien clara y a la cara, hazme caso. Y si de vez en cuando le puedes regalar una sartén antiadherente mágica de esas que vendes en Menajeando, mejor que mejor 🙂 Gracias a ti por estar siempre ahí.

      Respuesta
    • 19 Abril, 2015 a las 18:14

      Gracias a ti, Nerea, por leernos. Y no te preocupes, seguro que que muchos de los que nos han servido tampoco lo sabían. Mejor pensarlo así, ¿no? 😛 Por cierto, estoy de acuerdo con Ricardo en cuanto a qué hacer en las comidas en casa de la suegra, jajaja. Un saludo. Muak!

      Respuesta
  • 6 Mayo, 2017 a las 22:26

    Toda mi vida habia pensado que los cubiertos cruzados eran señal de que ya terminé,, la de mentadas de madres que habre recibido de meseros, capitanes, y chefs,,, y aquella vez que me invitaron a cenar a Buckingham a una boda,, con razon Ya no me han vuelto a invitar,,,

    Respuesta
    • 8 Mayo, 2017 a las 11:43

      Ja, ja, ja 😉 ¡Ave César!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alejandro Durán Romero

Es el entusiamo personificado y lo vemos en cada una de sus recetas, donde pone todo su corazón y su energía. Su pasión por la cocina y su eterna curiosidad le han llevado a interesarse tanto por postres tradicionales como por comidas del mundo.

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.