Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

¿Congelar el marisco y el pescado para Navidad?

Marisco y pescado, productos habituales en las recetas de Navidad

¿Es bueno congelar el pescado y el marisco?
¿Estás pensando en congelar el marisco o el pescado que vas a usar para la comida de Navidad, la cena de Nochebuena o la de Nochevieja? Dada la creciente subida que los precios de los productos típicos de Navidad suelen experimentar durante todo el mes de diciembre, y dado también el colapso que suelen sufrir los mercados de barrio y los supermercados de todos los rincones de España, sobre todo en los días previos a las fiestas, mucha gente opta por comprar el pescado y el marisco fresco con antelación, con el fin de congelarlo. Pero, ¿es ésta una práctica aconsejable?

El pescado y el marisco, siempre que sea fresco, se puede congelar sin ningún temor para ser consumido cuando se necesite. Eso sí, conviene no alargar el proceso de congelación más de 5 ó 6 meses en el caso del pescado blanco y del marisco, y 3 meses en el del pescado azul.

Ventajas de congelar el pescado.
Además de permitirnos disponer en cualquier momento de la materia prima adecuada para nuestras recetas, congelar pescado o marisco es una actividad recomendable desde un punto de vista medioambiental. Esto se debe a que el pescado fresco requiere ser transportado en un tiempo mínimo, normalmente en avión, mientras que el transporte del pescado fresco congelado se puede llevar a cabo en tren, en los propios barcos, o en camiones, y sin excesiva premura. Además, el pescado y el marisco congelado conserva el sabor y los nutrientes, siempre que se respeten los tiempos establecidos.

¿Cómo congelar el pescado y el marisco?
A la hora de congelarlos, cada producto requiere un trato distinto. El marisco en general (el grande -centollos, bogavantes, bueyes de mar, langostas, etc.- y el pequeño -gambas, langostinos, cigalas, camarones, etc.-) se debe cocer y enfriar antes de ser introducido en el congelador. Los moluscos, por su parte (almejas, mejillones, ostras, vieiras, etc.), han de congelarse frescos, lo antes posible.

El pescado lo congelamos siempre fresco, pero se tiene que limpiar antes de ser congelado, de la misma forma que si se fuera a consumir en ese mismo momento. Además, si el pescado es grande, lo trocearemos de la forma adecuada, pensando en la forma en la que lo cocinaremos en el futuro.

¿Cómo descongelar el pescado y el marisco congelado?
El proceso de descongelado tiene que ser lento, si queremos que el marisco y el pescado mantengan sus propiedades y su textura. Para ello, lo sacaremos del congelador unas 12 horas antes, y lo meteremos en la zona del medio del frigorífico. Lo que nunca debemos hacer, bajo ningún concepto, es descongelar el marisco o el pescado sumergiéndolo en agua caliente, o exponiéndolo a cualquier otra fuente de calor. Ni si quiera lo haremos a temperatura ambiente.

Foto: Avlxyz

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.