Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Receta: ensalada de sardinas

Con esta vistosa y sabrosa ensalada de sardinas, hago mi entrada triunfal en la serie de recetas de primavera, inspirándome en la ensalada pantesca que hace unos meses publicó Mikel López Iturriaga, el Comidista. Como veréis, más que una interpretación de ésta, mi ensalada de sardinas es una improvisación marcada no por la esencia misma de la pantesca original, en la que la patata comparte protagonismo con el tomate, sino por la idea de mezclar la ensalada con el pescado que, a su vez, es cosecha del propio Mikel.

No os estaría hablando hoy de la ensalada de sardinas, si la combinación no hubiera sido del agrado de quienes la comimos hace escasos días, destacando de ésta sobre todo el original equilibrio que tiene lugar entre el sabor fuerte de las propias sardinas, las aceitunas y las alcaparras; y el toque fresco y moderado del tomate, la zanahoria, el queso fresco de cabra o las nueces.

Ingredientes de la ensalada de sardinas (para 2 personas):
3 tomates
1 zanahoria
8 sardinas en tomate
80 gr. de queso fresco de cabra
2 pimientos del piquillo
1/2 cebolla
16 aceitunas verdes
2 cucharadas de alcaparras
2 puñaditos de nueces
Orégano
Aceite de oliva
Vinagre de manzana
Sal

Elaboración de la ensalada de sardinas:
Como suele pasar con la mayoría de las ensaladas frías, la elaboración de la ensalada de sardinas tiene la ventaja de ser muy fácil. Todo es cuestión de preparar los ingredientes, y de ir añadiéndolos en el momento adecuado. En cuanto a las sardinas, os recomiendo comprarlas en frasco de vidrio, a ser posible.

1. En un bol, vamos a echar el tomate cortado en gajos (previamente lavado), y posteriormente vamos a rallar la zanahoria (también lavada y pelada). Luego, vamos a añadir el pimiento el piquillo en tiras y la cebolla al natural, en aros, en tiras o en trocitos. Como prefiráis. Hecha la mezcla, toca aliñar con sal, aceite de oliva y vinagre de manzana, en este orden. Aderezaremos también con un puñado generoso de orégano, y removeremos para que el aliñe llegue a todas partes.

2. Repartimos la ensalada en los platos, y seguimos añadiendo ingredientes, en este orden: las aceitunas, las alcaparras, las nueces machacadas con las manos, las sardinas enteras, y por último, el queso fresco de cabra cortado en dados.

Ensalada de sardinas

En las cantidades indicadas, la ensalada de sardinas puede ser perfectamente un plato único bastante equilibrado y completo, capaz de satisfacer las demandas del más ruidoso de los estómagos después de una larga y dura jornada de trabajo. Al mismo tiempo, el poco exigente proceso de elaboración y la sensación de ligereza en el estómago que te dejará la ensalada, te ayudarán a disfrutar de una sobremesa y “post-mesa” de lo más agradable. No obstante, quienes toleren el tomate de noche, también pueden ajustar las cantidades para hacer de la ensalada de sardinas una rica cena fácil y rápida. ¡Espero que la disfrutéis!

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.