Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

50 sabios refranes de comida

El refranero español es rico en alusiones a la cocina y la alimentación, como muestran estos refranes sabios y divertidos sobre el comer, la salud, la bebida…

Con los refranes cortos, a la mayoría suele ocurrirnos lo mismo que con los chistes: los hemos oído mil veces y resuenan los ecos en nuestras cabezas, conocemos su significado e intentamos “soltarlos” cuando la ocasión lo merece, pero muchas veces no somos capaces de reproducirlos tal y como son. ¡No los recordamos!

Pero estarás de acuerdo conmigo en que hay tanta sabiduría contenida en el refranero gastronómico y en todos los refranes populares en general, que cualquier esfuerzo por memorizarlos y seguir usándolos en nuestras vidas cotidianas, es un pequeño gran gesto en pos de la supervivencia de nuestra cultura.

Como la temática gastronómica da para muchos dichos populares, he dividido los “elegidos” en siete grupos de refranes con su significado, o con la breve explicación que se me ocurre para cada uno de ellos.

Todos estos refranes españoles los he recopilado de varias fuentes, destacando, aparte de la directa y popular sabiduría de los “viejinos” del pueblo, la del libro “Alimentos y salud” de J.E. Campillo y R. de Arcos, que recoge un amplio y muy completo refranero popular, entre otras cosas.

15 refranes sobre el comer y la salud

1. “Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo”. O las tres líneas básicas que dicta la sabiduría popular sobre la importancia de las distintas comidas del día: desayunar mucho, comer menos y cenar muy poco.

2. “Una manzana al día mantiene al médico en la lejanía”. Hay otros muchos que expresan la misma idea, como “una manzana cada día, el médico te ahorraría”, y pone de manifiesto la vieja creencia de las grandes propiedades de las manzanas.

3. “El buen alimento cría entendimiento”. Es como decir: mente sana en cuerpo sano; en este caso, mente sana en cuerpo alimentado como es debido, y viceversa.

4. “Quien come con cordura, por su salud procura”. Otra alusión a la relación directa entre la alimentación comedida y la buena salud.

5. “El poco comer y el poco parlar, nunca hizo mal”. En este caso, la mesura en el comer se pone en relación con la mesura en el hablar, como signos de virtud.

6. “Ni al estómago eches grasa, ni tengas a la suegra en casa”. Ambas cosas, las comidas grasas y las suegras, son entendidos como fuentes de problemas gástricos.

7. “Caldo de gallina es reconocida medicina”. O dicho también como “Olla con jamón, tocino y gallina… alimento y medicina”. Ambos inciden en la capacidad reparadora de un buen caldo casero caliente en invierno, especialmente cuando se está resfriado.

8. “Pan, vino y carne… crían buena sangre”. El pan, el vino y la carne, todos juntos, son usados en muchos refranes como metáforas de una comida completa.

9. “Un par de huevos a la semana, hacen vida sana”. Seguramente quienes instauraron este dicho no sabían de la riqueza en Omega 3 de los huevos, y de su futura recomendación incluso en dietas para bajar el colesterol.

10. “Con verde, pimiento y pepino… tendrás tipo fino”. Es la condensación en un refrán corto de la filosofía de muchas dietas de hoy en día, con las que se pretende mantener la línea a través una alimentación rica en verduras.

11. “El aceite de oliva es armero, relojero y curandero”. Las propiedades del aceite de oliva son conocidas desde hace mucho tiempo; la ciencia aún no lo había corroborado, pero el efecto en quienes lo consumían con frecuencia motivaba este tipo de refranes.

12. “De la panza sale la danza”. Es una forma de decir que sólo quienes llenan el estómago a diario, cobran la energía necesaria para vivir con intensidad.

13. “Llena el vientre, pero no tanto que revientes”. Uno de los cientos de refranes que hacen alusión a la necesidad de comer poco para sentirse bien.

14. “Comer sin apetito hace daño y es delito”. El hambre es un síntoma de buena salud, y si el cuerpo no nos pide comer y aún así comemos, estaremos haciéndonos mal al mismo tiempo que estaremos privando de comer a quien realmente lo necesite.

15. “Hay que comer para vivir, no vivir para comer”. Otra defensa de la alimentación comedida.

10 refranes sobre la vida, la muerte y el comer

16. “Lo que no mata, engorda”. Es muy rebatible, ya que entre morir y engordar hay un vasto escenario de posibilidades, pero es una forma de restar importancia a todo lo que nos llevamos a la boca sin demasiado convencimiento.

17. “Come, niño, y crecerás; bebe, viejo, y vivirás”. Si el alimento sólido en una dieta equilibrada es vital para crecer, en los últimos años de la vida de un hombre lo que es realmente importante es mantenerse bien hidratado y comer lo justo para que nuestro organismo no se debilite con digestiones pesadas.

18. “De hambre a nadie vi morir, de mucho comer cien mil”. El hambre mata a mucha gente, pero hay más posibilidades de tener una larga vida saludable comiendo poco y pasando hambre de vez en cuando, que llenando la panza de forma irracional día tras día.

19. “De grandes cenas están las sepulturas llenas”. Las grandes comilonas han sido el final de muchas almas incautas, de ahí el asentamiento de este tipo de dichos populares.

20. “De golosos y tragones están llenos los panteones”. Otra más de lo mismo, en este caso poniendo además el dedo en la yaga de lo poco acertado que es abusar de los dulces cuando se hace de forma continua.

21. “En lo amargo está lo bueno, y en lo dulce el veneno”. Parece contradictorio, pero todo lo placentero induce al exceso, y el exceso nos lleva a la perdición.

22. “El comer a muchos mata, y la dieta a muchos salva”. Cuando hay tantos refranes desaconsejando comer mucho, o aconsejando comer poco, es para tomárselo en serio.

23. “Mientras comas bien y peas fuerte… ríete de la muerte”. Digerir bien lo que se come, es sinónimo de buena salud, y paras expresar esa idea, los pedos han sido siempre un recurso muy habitual en el argot de la calle.

24. “Bebe poco y come asaz, duerme en alto y vivirás”. No acabo de entender la relación entre dormir en alto y la salud, pero está claro que el trío beber y comer poco y dormir bien (sea donde sea), son tres principios básicos para cuidarse.

25. “Come y bebe que la vida es breve”. En este refrán se dejan a un lado las moralinas sobre la mesura en el comer, y se invoca el “Carpe Diem” por encima de cualquier otra cosa.

5 refranes sobre el beber

26. “A cena de vino, desayuno de agua”. Un remedio contra la resaca: beber agua por la mañana.

27. “Para que el vino sepa a vino, se ha de beber con un amigo”. Hay muchos refranes con mensajes parecidos, como el de “Con buenos amigos sabe bien cualquier vino”; todos hacen alusión a la conveniencia de beber siempre en compañía.

28. “El vino alegra el ojo, limpia el diente y sana el vientre”. Al vino se le han atribuido infinidad de propiedades beneficiosas a lo largo de los siglos; algunas son ciertas, otras parecen meras invenciones de quienes necesitan una buena causa para darse a la bebida.

29. “Cuando el vino entra, echa el secreto afuera”. Y es que, como dice el dicho: “los borrachos y los niños siempre dicen la verdad”.

30. “Bueno es beber, pero no hasta caer”. También son muchos los dichos populares que alertan sobre la necesidad de beber con moderación.

5 refranes sobre el hambre

31. “A falta de pan, buenas son tortas”La alusión al pan es metafórica en este refrán, sirviendo el dicho de consuelo a quienes tienen que conformarse con menos en cualquier situación. Es, por tanto, un refrán con comida, y no un refrán de comida.

32. “A falta de polla, pan y cebolla”. Es otra variable del refrán anterior con el mismo significado. La alusión a la “polla” o gallina tiene sentido porque comer pollo era todo un lujo en épocas de carencias, y se solía relacionar con la dieta de los ricos.

33. “Barriga llena, corazón contento. Los tiempos de escasez han nutrido ampliamente el refranero con testimonios del gran goce que proporciona el comer a quien no puede hacerlo cuando ni como quisiera. La versión de este refrán a la inversa, sería: “Barriga vacía no tiene alegría”.

34. “A buen hambre, no hay pan duro”. Cuando se tiene hambre, ningún alimento es rechazado por el ojo: se come todo, y con mucho gusto.

35. “Dame pan y llámame tonto”. El significado de este refrán pone de manifiesto el estado de necesidad en el que sitúa el hambre al ser humano, hasta el punto de que no nos importa que nos insulten, o que nos desprecien, si a cambio vamos a poder llevarnos algo a la boca.

5 refranes sobre alimentos y comidas

36. “Nabos y coles, manjar barato y de los mejores”. Una declaración sin dobles lecturas en defensa de las verduras.

37. “El rábano, es malo para el diente y peor para el vientre”. Quienes inventaron y usaron este refrán no eran amigos del rábano. Está claro.

38. “La ensalada bien preparada, poco vinagre y bien aceitada”. Esto se lo he oído decir muchas veces a mi padre, aunque a mí siempre me han gustado las ensaladas ricas en vinagre.

39. “Tomates crudos con sal… excelente manjar”. Sin duda, este dicho popular es de otra época. Hace aproximadamente 20 años que encontrar un tomate con sabor a tomate en el supermercado se ha convertido en todo una quimera.

¿Sabes que no has comido un tomate en tu vida?

40. “El arroz con tomate y las patatas cocidas… alargan la vida”. Venga, y nos quedamos tan panchos. Es cuestionable, pero el caso es que se dice.

5 refranes gastronómicos de lectura social

41. “Mujer que guisa, se casa deprisa”. Si en el lugar que vives aún se dice esto y eres mujer… ¡emigra! Por suerte, quedan lejos los años en los que se daba por sentado que el destino de una mujer era irremediablemente casarse para cocinar, limpiar la casa y complacer a su marido.

42. “A comer, y a misa, una vez se avisa”. Cuando te encargas de organizar la comida en casa y la familia es numerosa, a veces es difícil conseguir que todo el mundo esté sentado en la mesa en el momento de servir. Para eso se inventaron sentencias como ésta, un dicho popular que, claro está, se puede usar en otras muchas situaciones.

43. “Callos y caracoles no es comida de señores”. Hoy en día, cualquier persona puede comer callos y caracoles por placer, pero hubo una época en la que los callos eran comida de descarte que compraban quienes no tenían para otra cosa, mientras que los caracoles eran sobre todo apreciados por quienes vivían en el campo.

44. “Comida de aldeanos, sin manteles, pero mucho y sano”. Lo que importa no es el continente, sino el contenido.

45. “Comer sin trabajar no se debe tolerar”. Está relacionado con los refranes del hambre, y hace alusión a la necesidad de ganarnos con esfuerzo cada pedazo de pan que nos llevamos a la boca.

5 refranes escatológicos sobre el comer

46. “Quien espárragos comió, al mear lo recordó”. Según explica América Valenzuela, los espárragos contienen ácido asparagúsico, una sustancia que al ser metabolizada por nuestro organismo, genera otra sustancia llamada metanetiol, que es la causante del olor de la orina después de comer espárragos. Pues para esto también hay un dicho, como ves.

47. “Sin comer y sin cagar no se puede andar”. Muchos son los que se hacen un lado en el camino después de decir esto. En ese caso, es mejor seguir y no mirar atrás.

48. “Con azúcar y miel, hasta los cagajones saben bien”. Dicho de golosos hasta la médula, y exageración extrema que imploro no se intente corroborar de ninguna de las maneras.

49. “Frijoles con coles, pedos a montones”. ¡Y de postre, lentejas! Por todos es sabido los gases que provocan la mayoría de las legumbres y algunas verduras, pero si encima se mezclan en una misma comida…

50. “Ni comer sin beber, ni mear sin peer”. Sobre todo, si has comido frijoles con coles. ¡Ja, ja, ja!

Aunque 50 puede parecer una cifra más o menos grande, lo cierto es que hay refranes y dichos populares a montones sobre la comida, la alimentación, el hambre, la bebida y las costumbres en la mesa, para aprender, para pensar y para reírse.

¿Te sabes alguno más?

16 comentarios en esta entrada
  1. No sé si este será refrán o dicho popular, pero no lo he visto entre tus 50: “Cuando seas padre comerás huevos”, yo lo uso mucho, pero en “madre”, jejeje

  2. Me quedo con el 44 y 45 .
    “Pan con pan, comida de tontos”; ya sabes a quien le han soltado más de una vez éste.
    En relación con el beber me gusta ese dicho de”sin derramar ni regurgitar”; y también había uno que decía algo así “donde tengas la olla, no metas…”, aunque muy culinario no es. Y recuerdo un dicho popular que nos espetó un asturiano de cuna cuando vio a una que tu sabes comiéndose un señor bocadillo de Cabrales: “Cabrales todos los días y un Cabrales al año”
    Excelente trabajo Ricardo.

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.