Receta: carpaccio de champiñones

Desde que empecé a hacer carpaccio de champiñones, se me escapa una lágrima cada vez que tengo que cocinar champiñones al fuego sacrificando sus propiedades.

El carpaccio de champiñones es una de esas recetas que me llevan a replantearme los principios de mi alimentación y de mi propia cultura gastronómica. Y es que si un alimento se puede comer “crudo” como en el caso de los champiñones conservando al máximo sus vitaminas y el resto de propiedades, y además resulta que está exquisito, ¿qué sentido tiene cocinarlo?

Supongo que esta misma idea es, entre otras muchos factores, la que induce a los crudiveganos a comer única y exclusivamente alimentos crudos y vegetarianos. Ya dije alguna vez que entiendo perfectamente y comparto esta idea, lo cual me lleva a apreciar recetas como la del carpaccio de champiñones y otras en las que las verduras no sufren manipulación alguna con calor de por medio. Si estáis interesados en el tema, en este artículo intenté explicar de forma esquemática cuántos nutrientes pierden los alimentos al ser cocinados.

Sin embargo, como también he dicho en muchas ocasiones, no me gustan los extremos, e intento buscar un concepto de equilibrio en mi alimentación donde el placer sensorial concilie con lo nutricional. Como de todo un poco, aunque con el tiempo tiendo a comer sobre todo lo que, cumpliendo con los parámetros rico y sano, me permite diseñar un menú de comidas y cenas variado a lo largo del año.

¡Mira el vídeo de la receta!

Carpaccio de champiñones

Champiñones laminados y aliñados con aceite de oliva virgen extra, vinagre y sal: fácil, saludable y delicioso

Carpaccio de champiñones

Ingredientes:

  • 1 champiñón por persona
  • Aceite de oliva virgen extra (prueba a usar AOVE aromatizado con ajo, romero, vainilla, etc.)
  • Vinagre balsámico de Modena
  • Sal en escamas

Elaboración:

  1. Si están muy sucios, pelar las copas de los champiñones; si no, pasarles un trapo húmedo.
  2. Cortar los champiñones en finas lonchas con la ayuda de un cuchillo de lámina fina muy afilado o de una mandolina.
  3. Disponer las lonchas de champiñones en un plato y regarlas con aceite de oliva virgen extra y vinagre.
  4. Dejar que los champiñones se impregnen en su totalidad de la mezcla de aceite y vinagre, hasta que pierdan su color blanco por otro más pardo.
  5. Antes de servir, añadir escamas de sal sobre los champiñones, y especias al gusto: perejil, albahaca, orégano…

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 0 minutos

Veredicto: ★★★★★

Al absorber el aceite y el vinagre, el carpaccio de champiñones pasa de tener una textura similar a la del corcho, a otra que os recordará a la de los champiñones laminados en conserva. Es como si mordieras alimentos totalmente distintos. Pues bien, para saber si el carpaccio está listo para servir, es importante que esté completamente impregnado en todas sus partes. Para lograrlo sin necesidad de cubrirlos íntegramente de aliño, podéis voltear las láminas de champiñones con el fin de que absorban aceite de oliva y vinagre por ambas caras, e incluso presionarlos ligeramente con un tenedor.

Os he hecho alusión a los aceites de oliva aromatizados porque en una ocasión he probado a hacer el carpaccio de champiñones con un Vieiru al ajo de As Pontis, y me ha encantado. Esta marca de AOVE me tiene enamorado desde que la conocí y os la recomiendo, pero si queréis, podéis aromatizar vosotros mismos el aceite de oliva sumergiendo en el oro líquido durante unas semanas especias, ajo, etc. Le da un toque estupendo a algunos platos.

El carpaccio de champiñones es una verdadera delicia que te dejará una sensación muy agradable en el estómago, ideal para cenas sanas, rápidas y fáciles, para entrantes, primeros platos ligeros vegatarianos, etc.

8 comentarios en “Receta: carpaccio de champiñones

  • 6 junio, 2015 a las 10:00

    Hola Ricardo,

    Un champiñón por persona, no es poco? O es más bien en plan aperitivo?
    Recomiendas pelar los champis o es suficiente con lavarlos bien?

    Lo probaré porque confío mucho en ti… pero no estoy segura de si gustará mucho lo de la textura similar al corcho, y es que en mi casa somos muuuuy finos (lo digo por mi marido, ahora que no me oye-lee).

    Un abrazo,

    Respuesta
    • 8 junio, 2015 a las 9:37

      Nerea, yo en tu estado no comería nada crudo, y menos champiñones o setas, que estando en contacto con la tierra, podrían fácilmente tener huevos de toxoplasmosis (a no ser que ya la hayas pasado, en ese caso come lo que te dé la gana, jejeje)

      En cuanto a tú comentario sobre lo de la textura similar al corcho, lee bien “Al absorber el aceite y el vinagre, el carpaccio de champiñones pasa de tener una textura similar a la del corcho, a otra que os recordará a la de los champiñones laminados en conserva.”

      Respuesta
      • 11 junio, 2015 a las 11:55

        Muchísimas gracias por tu recomendación Sofía.

        La verdad es que estoy llevando tan bien el embarazo que a veces casi se me olvida que tengo que tener cuidado con algunos alimentos 🙂 Pero tienes toda la razón, mejor dejarlo para más adelante.

        Un abrazo,

        Respuesta
    • 8 junio, 2015 a las 9:52

      Hola, Nerea. Con un champiñón de tamaño medio o grande, teniendo en cuenta que tenemos que hacer un corte fino, da para llenar un plato entero, y teniendo en cuenta la cantidad de aceite de oliva que van a absorber, queda una ración perfecta para una cena, un primer plato, un entrante para compartir…

      La textura cambia una vez que el champiñón absorbe el líquido y se marina, es muy curioso. Yo los pelo siempre, por limpiarlos al máximo. Los champiñones se cultivan en interiores, y son cultivos (digamos) muy asépticos en el sentido que no se trata de tierras tocadas por la pata de ningún animal, y el riesgo de toxoplasmoxis es nulo, pero mejor pregúntale a tu matrona.

      Te aseguro que, dándole el punto, esta receta queda muuuy fina, y si le das un toque con un aceite aromatizado, es lo más.

      Espero comentarios con el resultado 😉

      Besos.

      Respuesta
      • 11 junio, 2015 a las 11:57

        Pues lo puedo probar con mi marido, el catador oficial, a ver qué tal.
        No le diré que está crudo, a ver si se da cuenta… je je
        Un abrazo,

        Respuesta
  • 8 junio, 2015 a las 9:38

    Yo esto lo pruebo seguro, pues después de comer los champiñones al ajillo, echar la coliflor cruda lamina en ensaladas y echar calabacín crudo en el gazpacho, estoy segura que este carpaccio será uno de mis favoritos.

    Respuesta
  • 8 junio, 2015 a las 14:18

    Ya has visto la foto que demuestra que los he hecho nada más leer la receta.

    Animo a todo aquel que lo lea a que lo haga.

    Me ha encantado.

    Gracias.

    Respuesta
    • 8 junio, 2015 a las 16:38

      Y tú me encantas a mí. Gracias a ti, Graci 😉

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ricardo Ojalvo

Se define a través de sus recetas y artículos como un consumidor consciente y un amante de la cocina dominado por la curiosidad, comprometido con la causa de los platos fáciles, rápidos, ricos y sanos. Su pasión de eterno aprendiz es la sal de sus publicaciones, y su humor, la pimienta.

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.