Cómo Hacer un Blog de Cocina en 10 Pasos

En los casi 7 años que llevo trabajando en Cocina.es como editor, en un principio, y más tarde como coordinador, sois muchos los que os habéis interesado en saber qué ocurre detrás de cada receta o cada artículo que publicamos, en muchos casos movidos por el interés de montar vuestro propio blog de cocina.

Por eso, y porque a lo largo de este tiempo he enriquecido mi experiencia también con algún que otro proyecto personal, creo que estoy en condiciones de poder sentar algunas bases a quienes estén preguntándose cómo hacer un blog de cocina.

Los consejos que voy a dar, no obstante, se pueden extrapolar a la creación de un blog de cualquier otra temática, aunque yo voy a centrarme en todo lo referente a la temática “cocina” y “gastronomía”.

Si has llegado a plantearte la cuestión es porque te gusta cocinar, eso es imprescindible, pero además seguro que has sentido el impulso de compartir tus recetas o tus conocimientos con el mundo, porque crees que lo que haces vale la pena y puede ser de utilidad a mucha gente. Puede sonarte algo presuntuoso, pero es condición ineludible para hacer un blog de cocina.

No, no necesitas ser ingeniero informático, pero cuanto más desenvolvimiento tengas en el uso de la cacharrería informática, mejor que mejor. Piensa que tu instrumento para crear tu blog de cocina va a ser el ordenador, así es que debes sentirte a gusto sentado frente a tu PC.

Con estos requisitos básicos que es obvio que cumples por el mero hecho de estar leyendo esto ahora mismo, a continuación te explico los 10 pasos imprescindibles que te llevarán a crear un blog de cocina.

1. Definir Objetivos

¿Qué quieres conseguir, ¿cuál es tu motivación? Son dos cuestiones que debes hacerte y que debes tener claras antes de iniciar tu proyecto. En este sentido, podríamos hablar de personas que quieren hacer un blog de cocina con estos dos objetivos:

  • Con el mero propósito de volcar su pasión por la cocina en un espacio público, donde su entorno de amigos y el resto del mundo puedan acceder a los contenidos que publica.
  • Con el fin de ganar dinero.

Lo cierto es que el objetivo de obtener ganancias con un blog de cocina tiene que ir ligado al objetivo de sentirse motivado con lo que se hace y se publica, ya que hacer un blog, pero sobre todo, convertirlo en un portal de cierto relieve, implica un esfuerzo diario que es imposible mantener en el tiempo sin un mínimo de pasión.

Sin embargo, sentirse totalmente conectado a la temática, cocinar bonito y bien, y tener el don de enganchar a la audiencia para acabar consiguiendo un volumen de visitas interesante, no implica estar interesado en ganar dinero con ello.

Vaya por delante que ganar dinero con un blog de cocina implica ante todo conseguir una audiencia fija bastante alta, ya se esté pensando en colocar anuncios, en trabajar afiliaciones, o en publicar contenidos patrocinados por las marcas. La explicación de cualquiera de estos modelos de monetización, la abordaré en caso de que este artículo despierte cierto interés, pero no es algo que haya que dominar para poner en marcha un blog gastronómico, que es en lo que estamos.

 

2. Qué Nombre elegir para un Blog de Cocina

Hubo una época en la que Google daba más importancia que la que da ahora al nombre de cada sitio web, hasta tal punto que los dominios cotizaban a valores que, si no eres del mundillo, seguramente te sorprenderían. Por eso, lo que te recomendamos es que elijas un nombre con sentido, que esté disponible como dominio, y que sea lo más corto y sencillo posible.

3. Dónde Alojar tu Blog

La tarea de elegir un nombre y un alojamiento para tu blog la puedes hacer al mismo tiempo si quieres, a través de los muchos proveedores que ofrecen ambas cosas en un mismo paquete. Hay muchos, pero personalmente te recomendaría WebEmpresa, por el fenomenal servicio que dan, por los precios y por lo fácil que resulta hacer un blog con ellos incluso la primera vez.

Además, WebEmpresa te lo pone también muy fácil para abordar aspectos muy básicos como la instalación del certificado SSL (el que va a hacer que tu blog de cocina muestre un “https” en vez de un “http”).

4. WordPress

Si hace unos años aún había quienes dudaban entre usar WordPress o alguna otra plataforma como Blogger para montar su blog, hoy en día no hay discusión. WordPress es, sin duda, la mejor opción para trabajar de forma eficiente y dinámica, y tener a tu disposición todos los recursos que vas a necesitar en un principio, como temas, plugins, información, etc.

Si optas por WebEmpresa o por un servicio de hosting similar, lo lógico es que contrates un paquete que incluya la última versión de WordPress autoinstalada, que te permita poner en marcha tu blog con tu primera entrada en cuestión de minutos.

 

5. Los Plugins que Necesitas

Una de las ventajas de usar Worpress es la inmensa cantidad de plugins que existen para casi cualquier necesidad que se te plantee, algo muy útil en caso de no contar con un informático de confianza que te apañe a golpe de código todo lo que se te ocurra en cuanto a la personalización de los temas, el diseño, la hoja de estilos, etc.

Sin embargo, un uso indiscriminado de plugins traería como consecuencia la ralentización de la carga de tu página, y esto es algo que tienes que evitar a toda costa si no quieres empezar cayéndole mal a Mr. Google. Por eso, aparte del tema en si, considero como plugins básicos:

  • Un plugin SEO que te permita editar los metadatos de cada página o entrada, así como los metas generales del sitio. Yoast SEO y All in One SEO Pack son dos de los que he usado, y con ambos estoy satisfecho.
  • Un plugin que te permita reducir los tamaños de archivo de las fotos que subas. Uno de los más usados es WP Smush.
  • Un plugin anti-spam, en el caso de que quieras abrir los comentarios en tu blog de cocina. Te recomendaría Akismet Anti Spam, aunque hay muchos.
  • Un plugin para editar el aviso de cookies. Muchos temas lo incorporan de serie.

6. Nociones SEO Básicas

Sin querer, en lo que llevo dicho hasta ahora ya he aludido a algunas cuestiones referidas al SEO, y es posible que de entrada te hayas quedado a cuadros. Obviamente, no puedo resumirte en este artículo qué es el SEO, y cuáles son las nociones básicas que debes dominar para hacer un blog de cocina, pero es algo que debes conocer.

Lo que está claro es que cuanto mayores sean tus aspiraciones con tu blog, mayores deberán ser también tus conocimientos SEO. Pero aunque tu única motivación sea publicar tus recetas para ponerlas al servicio de la gente, si estás interesado en que ese público potencial acabe descubriendo tus maravillosos platos, debes controlar un mínimo de SEO.

Yo sólo me voy a ceñir a decir que el SEO es todo lo referido a la parte técnica, y también a la edición en sí de un sitio web, encaminado a posicionar cada contenido en los buscadores; pero si es la primera vez que escuchas la palabra SEO, o conociéndola, estás totalmente pez, te recomiendo que leas todo lo que encuentres antes de empezar a trabajar en tu blog de cocina y que, si puedes, hagas un curso de SEO de los muchos que oferta el propio Google.

7. Tu Calendario Editorial

Cuando tengas claro lo anterior, sentirás la necesidad de crear un calendario editorial; o lo que es lo mismo, serás consciente de la importante de editar contenidos concretos en base a tus propios objetivos, y de crear por tanto una especie de lista más o menos grande, y más o menos fija, de lo que debes escribir cada día.

Tienes la opción de trabajar sin planificación alguna, dejándote llevar por lo que la propia inspiración te indique en cada momento, pero en ese caso, no estás focalizando hacia ningún objetivo y tu blog de cocina estará a merced del propio azar.

Sin ir más lejos, y teniendo en cuenta las nociones SEO de las que hablábamos antes, debes partir de la base de que nadie encontrará tu “receta de Navidad”, por ejemplo, si la publicas el mismo día de Navidad (Google puede tardar hasta un mes en indexar los contenidos que publicas), razón por la cual estás obligado a publicar los contenidos estacionales siempre con la antelación suficiente para dotarlos de visibilidad.

8. Modo Maratón

Con todo lo anterior controlado, una vez que empieces debes activar en tu interior una disciplina que te permita publicar a un ritmo fijo y con constancia. Para eso, es necesario tener miras a largo plazo, y no partir con la idea de que tu blog de cocina estará hecho en cuestión de semanas.

Un blog se sabe cuándo se empieza, pero no cuándo se acaba, así es que hay que escribir con ilusión y sin mirar demasiado hacia adelante, ni hacia atrás, de la misma forma que un maratoniano afronta los 42 kilómetros de cada carrera.

9. Controlar las Estadísticas

En el momento en que pongas en marcha tu blog de cocina, debes darlo de alta en al menos dos herramientas que te van a permitir controlar cada aspecto de la actividad del sitio:

  • Google Analytics. Aquí podrás controlar todo lo que sucede en tu blog una vez que cada visita accede al mismo: el tiempo que permanecen en el mismo, los contenidos más leídos, los países o ciudades desde los que se te visita, el tipo de dispositivo desde el que más se accede a tu blog (móvil, tablet o PC, la proveniencia de cada visita (orgánica o externa), etc.
  • Search Console. La Web Masters Tools es un compendio de herramientas que te permiten controlar multitud de aspectos relacionados con tu blog de una gran relevancia: mapa del sitio, análisis de búsquedas que acaban generando visitas en tu blog, errores, velocidad de carga del sitio, preferencias del sitio, etc.

No obstante, será cuando lleves cierto tiempo trabajando tu blog de cocina y tengas un cierto volumen de visitas, cuando realmente puedas sacar conclusiones del análisis de los datos que genera tu blog.

10. Moverse en las Redes

Por último, paralelamente al trabajo con los contenidos del blog propiamente dichos, es muy importante para darte a conocer y multiplicar por mucho tus posibilidades de difusión y de obtención de visitas, que actives perfiles en todas las redes sociales que estés dispuesto a abarcar: Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram, Google+, etc. Piensa que cuantas más mejor, pero que tampoco tiene sentido crear perfiles en redes sociales que, al final, no vas a poder dinamizar por falta de tiempo. En este sentido, es casi mejor trabajar muy bien una o dos redes sociales, que intentar abarcarlas todas y no llegar a ninguna de ellas.

Obviamente, son muchísimos más los aspectos que hay que controlar para hacer un blog de cocina, como por ejemplo el trabajo con el material fotográfico, o la interactuación con otros blogueros, etc. Pero hasta aquí, me parece que hemos hecho un repaso bastante completo de lo que no puedes obviar si estás pensando en cómo hacer un blog de cocina y no acabes de lanzarte por falta de conceptos.

Por supuesto, puedes dejar un comentario si tienes alguna duda o sugerencia que hacerme. Como siempre, será un placer responder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ricardo Ojalvo

Se define a través de sus recetas y artículos como un consumidor consciente y un amante de la cocina dominado por la curiosidad, comprometido con la causa de los platos fáciles, rápidos, ricos y sanos. Su pasión de eterno aprendiz es la sal de sus publicaciones, y su humor, la pimienta.

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.