Cómo se Hacen las Lentejas de la Abuela

Podríamos decir que lentejas de la abuela hay tantas como abuelas que cocinan sus lentejas con maestría, pero cuando yo hago alusión a la expresión “lentejas de la abuela” me estoy refiriendo a esas lentejas caseras con su caldo espeso, hechas por abuelas, o no abuelas, perfectas de tantas veces que han sido cocinadas por la misma persona, independientemente de los matices de sabor que cada intérprete aporta.

Lo que tengo claro es que hacer lentejas ricas a la primera, suele ser complicado, a no ser que se cuente de antemano con los consejos de alguien que conviviera con el error en sus primeras intentonas.

Para ser honesto, he decir que mis primeras recetas de lentejas no eran buenas, o al menos no se correspondían con mi idea actual de lentejas de la abuela.

Así, estas lentejas con arroz, que están bastante ricas, adolecen del poso en el caldo que yo considero indispensable para poder hablar de lentejas caseras de la abuela. El arroz, como es normal, le aporta un punto de espesor al conjunto, y es recomendable en cualquier caso, pero no siempre interesa sumar hidratos a un plato de legumbres.

Sin más preámbulos, proceso a desvelar el “secreto” de la receta de las lentejas de la abuela.

Receta: Lentejas Caseras de la Abuela

Cómo hacer lentejas de la abuela

Espesitas, sabrosas, e increíblemente nutritivas. Una comida de invierno imprescindible, razón de más para hacer lentejas caseras siempre para dos o tres ocasiones (las que sobren, para congelar).

Ingredientes para Hacer Lentejas (6 raciones)

  • 320 gr. de lentejas pardinas
  • 50 gr. de chorizo ibérico
  • 1 litro de agua
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla dulce
  • 1 zanahoria grande
  • 1 pimiento rojo choricero
  • 1 patata grande
  • 1 hoja de laurel
  • Pimentón de la Vera dulce
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal

Cómo Hacer Lentejas Caseras de la Abuela

    1. Como cuando hacemos un arroz, el sofrito es la base del sabor de nuestras lentejas caseras. Podríamos echar todos los ingredientes y dejarlos cocer, pero faltaría algo, así es que lo primero que hacemos es poner a sofreír la el ajo, la cebolla, la zanahoria y el pimiento, todo picado muy fino en una cazuela (hay quienes echan estos ingredientes sólo para dar sabor, pero si los picamos finamente, nos los comeremos con gusto y quedarán perfectamente integrados visualmente en nuestro plato de lentejas de la abuela).
    2. Si en vez de aceite de oliva echamos mantequilla (o echamos 50% y 50%), le daremos un toque de sabor diferente.
    3. Cuando el sofrito esté doradito (no quemado ni arrebatado), añadimos el agua caliente (si directamente echamos un caldo de verduras, aunque sea ligero, pues mejor que mejor), las lentejas, el chorizo picado (del mismo tamaño que las verduras), la hoja de laurel, una punta de cuchillo de pimentón de la Vera, y sal . Yo calculo siempre un pellizco de sal por ración, y al final rectifico.
    4. Tapamos la cazuela y dejamos cocer a fuego lento. El tiempo de cocción de unas lentejas pardinas será de unos 40 minutos.
    5. Transcurridos 25 minutos, añadimos a la cazuela la patata pelada y chascada* en trozos que se puedan meter en la boca (y si es para niños, en trozos más pequeños aún).*Chascar la patata significa cortar hasta la mitad, y girar el cuchillo para arrancar el trozo del resto. De esta forma, la patata libera más almidón al caldo, y conseguimos el espesor de las lentejas de la abuela.

Lentejas de la Abuela

Como decía antes, en otras recetas de lentejas caseras veréis que los ingredientes del sofrito son añadidos en trozos gruesos (o enteros, en el caso del ajo, por ejemplo), para después quitarlos. A mi juicio, es un desperdicio y una ocasión perdida para comer verduras casi sin darnos cuenta, y aprovechar todos sus nutrientes.

¿En Olla Rápida o Lenta?

Si tenemos prisa, podemos hacer las lentejas en olla rápida y el tiempo de cocción será la mitad (entre 15 y 20 minutos), pero unas lentejas de la abuela no se deben hacer en olla exprés.

En todo caso, tendremos que añadir la patata a mitad del proceso, cortando así la cocción en olla rápida. Y es que la patata chascada es fundamental para darle espesor al caldo de las lentejas; y si luego queremos quitarlas, las quitamos (esto con el arroz no se puede hacer).

¿Qué Lentejas son Mejores?

Como veis, yo recomiendo usar lentejas pardinas (las pequeñas), porque son las que mejor resultado me dan, pero también es cierto que el tamaño nos obliga a estar pendientes para no pasarnos con la cocción y acabar convirtiendo nuestras lentejas de la abuela en un puré.

Si usamos otra variedad de lentejas (siempre de categoría extra), seguiremos el mismo proceso, pero controlando el punto de las lentejas (probando), ya que a mayor tamaño, más tiempo será necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ricardo Ojalvo

Se define a través de sus recetas y artículos como un consumidor consciente y un amante de la cocina dominado por la curiosidad, comprometido con la causa de los platos fáciles, rápidos, ricos y sanos. Su pasión de eterno aprendiz es la sal de sus publicaciones, y su humor, la pimienta.