Cómo conservar el pescado fresco

Todos sabemos que el consumo de pescado es bueno para la salud y, además, cuando lo preparamos con cariño y siguiendo alguna de las muchas recetas deliciosas que hay en el mundo, el comerlo es un auténtico deleite.

Pero para aprovechar todo lo bueno del pescado, tiene que conservarse correctamente, sobre todo si se compra fresco. Y para saber cómo conservar el pescado fresco nada como seguir leyendo nuestras palabras.

El pescado y el marisco tienen la tendencia de estropearse más deprisa que otros alimentos, como por ejemplo la carne. La principal razón es que el pescado vive en el agua fría y por eso las bacterias y las enzimas de su cuerpo funcionan bien a esas temperaturas bajas.

Esta es la razón por la que para su conservación no hay nada como el frío y por ello los pescados de mar de agua fría se estropean antes que los que viven en aguas tropicales o ríos.

Cómo conservar el pescado fresco durante más tiempo (generalidades)

Hay cosas que hay que tener en cuenta vayas a conservar el pescado como vayas a conservarlo. Dichos aspecto son los siguientes:

  • Ve temprano a hacer la compra. Cuanto antes vayas a la pescadería, podrás elegir mejor el pescado que vas a comprar.
  • Ve rápido a casa a meterlo cuanto antes en el frigorífico y si sabes que vas a tardar, lleva una bolsa de refrigeración contigo.
  • Para comprar el pescado más fresco, es importante comprar aquel que lleve menos tiempo fuera del mar o del río. Por ello, conocer su procedencia puede ser crucial para comprar lo más fresco posible.
  • Ten cuidado al transportar el pescado y no lo golpees. Evita un maltrato del mismo protegiéndolo correctamente y teniendo mucho cuidado durante su manipulación.
  • No lo laves antes de refrigerarlo o congelarlo. La humedad que le aportará puede conllevar un exceso de humedad en el recipiente donde lo guardes, ayudando a la proliferación de bacterias que les haga pudrirse antes de tiempo.
  • Si tu pescadero te ha preparado el pescado usando agua, que suele ser lo más habitual, sécalo con papel de cocina por dentro y por fuera antes de guardarlo.
  • La sal en pescados pequeños como sardinas o boquerones, pueden ayudarte a que se conserven mejor y por más tiempo. Eso sí, ojo al cocinarlos, no les añadas más sal.

Cómo conservar el pescado fresco en el frigorífico

Aparte de tener presente los puntos generales, has de tener en cuenta que a la hora de conservar el pescado en la nevera debes colocarlo en el espacio más frío de la misma.

La temperatura correcta de conservación del pescado fresco está entre los 0 y los 4ºC. También puedes mojar un trapo y envolver con él pescado, de esa forma no se secará y estará bien hidratado hasta que lo consumas.

Es cierto que mojar mucho el pescado, sobre todo si está libre de escamas y vísceras, no es lo más recomendable y es por ello por lo que si te lo han limpiado con agua, debes secarlo bien por dentro y por fuera y colocarlo en un plato sin tapar, en el cajón de la fruta y la verdura, que es el cajón en el que mejor se conservará el pescado, al ser el que menor humedad tiene.

Eso sí, por muy fresquito que esté, no debes esperar más de un par de días para consumirlo y debes sacarlo de la bolsa que te han dado en la pescadería para colocarlo en un plato bien tapadito.

Cómo conservar el pescado sin frigorífico

El pescado fuera del frigorífico no aguanta más de unas horas en perfecto estado. Si lo tienes presente, en las pescaderías lo tienen colocados en bandejas con hielo, para que, además de estar hidratado, mantenga la temperatura perfecta para que la carne del pescado no se pudra.

Fuera del frigorífico el pescado sólo puede aguantar en salazón o en adobo, pero no todos los pescados están preparados para ello. Pregunta a tu pescadero de confianza.

Cómo congelar el pescado para que se conserve correctamente

Cuando lo que queremos es congelar el pescado fresco correctamente puedes colocarlo en bandejas aptas para el congelador y envolverlo bien con papel film para que no haga escarcha.

También hay tápers especiales para congelación (ojo, no todos los táper son válidos para ello) que además de evitar escarcha te ayudarán a que tu congelador esté perfectamente ordenado.

Coloca cada tipo de pescado por separado, es decir, si compras calamares y merluza, o algo más parecido, dorada y lubina, no lo congeles juntos para evitar que se mezclen los sabores.

Una cosa que no debes hacer antes de congelar el pescado, es lavarlo. Si quieres lavarlo lo mejor es hacerlo cuando lo descongeles y lo vayas a consumir.

¿Conservar el pescado con o sin vísceras?

La parte del pescado que antes se estropeará y se pudrirá, son las vísceras. Es por eso que lo mejor que puedes hacer, si no te lo ha hecho ya el pescadero, es retirar las vísceras antes de preceder a su conservación tanto en el frigorífico como en el congelador.

Como te hemos dicho, lo ideal es no lavar el pescado si no lo vas a comer en el momento. Por lo que, retira todas las vísceras con cuidado y limpia el interior del pescado con un papel de cocina… Ya lo lavarás si lo crees necesario, justo antes de que vayas a comerlo.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sofía

Es la "voz en off" de Cocina.es desde el nacimiento de este portal, y una apasionada cocinillas siempre deseosa de compartir sus originales recetas y sus inquietudes en torno al mundo de la alimentación.