Cómo alargar la vida de las ensaladas de bolsa una vez abiertas

Te resistas a comprarlas o no, seguro que ya las has usado en más de una ocasión y por eso sabes que, una vez abiertas, o las consumes casi en el momento o cuando vas a echar mano de ellas, la cosa se ha puesto demasiado fea.

Aquí te vamos a contar algunos trucos para hacer que las ensaladas de bolsa te duren más tiempo frescas. Trucos que te permitirán no sólo ahorrar, si no también tener verdura fresca al alcance en cualquier momento.

Cómo lograr que las ensaladas de bolsa duren más

Da igual si lo que quieres conservar son canónigos, rúcula o una ensalada mézclum, lo importante es seguir los pasos que te vamos a aconsejar, para que la verdura te dure un poco más.

Ten en cuenta que una ensalada sin abrir te durará en la nevera más o menos 1 semana, pero una vez que la abras, la verdura se empezará a pochar y en tan solo 3 días se habrá estropeado.

La razón de esto es que al abrir la bolsa el oxígeno empezará a hacer de las suyas haciendo que las hojas liberen etileno, lo que hace que maduren más rápidamente… Vamos a intentar detener este proceso.

Al comprar no lo hagas a lo loco

No debes hacerlo con ningún alimento y menos con las ensaladas en bolsa. Si compras sin mirar bien tanto la fecha de caducidad como el estado de la verdura al comprarlas, puede que al día siguiente de haberlas comprado, estén para tirarlas a la basura.

Eso sí, por favor, no estrujes mucho las bolsas que no te vayas a llevar, ya que harás que quien la compre se lleve una ensalada defectuosa.

Además, elije las bolsas con los brotes más durables. Estas suelen ser las ensaladas con las hojas más duras y gruesas, como las espinacas y la rúcula.

Cuanto más pequeñas y finas sean estas, antes se descompondrán.

Usa bolsas de frío para llevarlas a casa

En invierno tal vez no sea tan necesario usar una bolsa refrigerada y puede que sólo colocándolas en una bolsa normal con otros alimentos frescos sea suficiente. Pero en verano, con el calor que hace, sin duda el uso de una bolsa de esas se hace casi imprescindible si quieres que la ensalada de bolsa llegue perfecta a casa y te dure durante más días.

No romper la cadena de frío es la intención de esta sugerencia.

Colócalas en el sitio preciso de la nevera

Las ensaladas de bolsa deben estar en el frigorífico, pero no en cualquier parte de este.

Un exceso de frío podría estropearlas más rápidamente que el agua y la humedad.

Lo primero no la pongas muy dentro del mismo, aléjalo de la pared del fondo o pueden llegar a congelarse. Tampoco las coloques en la puerta de la nevera y aléjalas de frutas como las manzanas, las uvas, los tomates, plátanos o ciruelas, ya que producen etileno.

Si hay un cajón especial para verduras, no dudes usarlo en este caso.

Mantener las hojas secas es primordial

A ver, no esperes un milagro, pero sí que la verdura permanecerá más tiempo tierna y sobre todo, más crujiente y con buen apresto, si te aseguras mantener las hojas bien secas.

Cuando el agua bañe tu ensalada, las bacterias empezarán a hacer de las suyas y a poner las hojas verdes marchitas.

Para que estas estén más secas, mete una hoja de papel de cocina dentro de la bolsa una vez abierta, y ciérrala con una pinza sacando todo el aire que puedas sin estrujar las hojas. Hecho esto, no lo dudes y métela de nuevo en la nevera.

Retira el agua que vaya apareciendo

Aunque el papel hará de secante, puede que con el paso de los días aparezca en la bolsa algo de agua de la propia verdura.

En ese caso, como el agua es su principal enemigo, lo ideal es que uses una centrifugadora de ensalada para secarla al máximo, eliminando el exceso de humedad existente y que es inevitable.

Protegerlas de golpes y de aplastamientos es imprescindible

Hemos dicho en el punto anterior que metas el papel de cocina dentro de la bolsa de la ensalada. Pero casi mejor que en la bolsa, que puede hacer sufrir las hojas de la ensalada, es meterlas dentro de un recipiente duro y hermético.

Lo ideal es que el recipiente sea del tamaño más justado posible, sin que las hojas se aplasten ni sufran, para que haya la menor cantidad de oxígeno posible.

En este caso, para evitar por completo la humedad, lo ideal es colocar una hoja de papel en el fondo del táper, repartir las hojas de ensalada encima, cubrirlo con otra hoja y cerrarlo bien.

No las tengas en el frigorífico durante días y días

Aunque los trucos que te hemos contado hasta ahora es para que las ensaladas te duren más tiempo, lo ideal es consumirla cuanto antes. Tenlo en cuenta al hacer tu compra y tu menú semanal y compra en el mismo día en el que la vas a comer o, como mucho, el día anterior.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sofía

Es la "voz en off" de Cocina.es desde el nacimiento de este portal, y una apasionada cocinillas siempre deseosa de compartir sus originales recetas y sus inquietudes en torno al mundo de la alimentación.