Cómo hacer la limonada perfecta

A ver. Para quién suscribe este artículo, decirle a alguien cómo hacer la limonada perfecta es como intentar sentar cátedra en si la tortilla de patatas tiene que llevar cebolla o no.

La complejidad de decirle a miles de personas que esta forma de prepara la limonada es perfecta nos parece altamente pretencioso… Y de ello dan fe la cientos de entradas que puedes encontrar en la Red que hablan de su limonada como «La limonada perfecta«, siendo recetas completamente distintas entre ellas. Evidentemente, no pueden ser todas limonadas perfectas.

En Cocina.es no es que seamos modestos, pero creemos que siempre hay que tener los pies en el suelo y no debemos hablar de perfección, pues todos sabemos que la perfección absoluta no existe.

Entonces, ¿qué es lo que vas a encontrar en estas líneas? Pues la receta de la limonada que más éxito ha tenido no sólo entre los componentes de Cocina.es, también entre sus familiares y amigos.

Sí, en este post lo que vas a conocer es la limonada más deliciosa votada por nosotros y por los nuestros… Vamos con ella.

Limonada casera, rápida, sencilla y deliciosa

Después de darte nuestra receta, no perfecta sólo por su sabor, sino por lo sencilla que es de preparar, vas a ver que una vez la hagas en casa no vas a querer hacer otras recetas porque te va a dar pereza. Te aseguramos que el 90% de las recetas que hemos encontrado, e incluso probado, tienen más complicaciones que esta y el resultado, le guste a quien le guste y le disguste a quien le disguste, no es muy distinto unas de otras.

Si el sabor es el mismo o mejor, la complejidad mucho menor y la preparación más rápida, ¿para qué complicarse la vida, verdad?

Ingredientes de nuestra limonada perfecta

  • 2 o 3 limones ENTEROS (dependerá mucho del tamaño, de la cantidad de zumo y de tu propio gusto)
  • 1 litro de agua
  • 70 gramos de azúcar (opcional)

Preparación de la limonada perfecta

Limpia perfectamente la piel de los limones. Si los tienes de un limonero de confianza, que sepas que no llevan pesticidas, mejor que mejor. Si son comprados, desinféctalos bien, pues la piel es parte esencial de esta limonada.

Una vez limpios los limones, córtalos en trozos y échalos en el vaso de la batidora o robot de cocina.

Para preparar la limonada has de usar la batidora o un robot de cocina. Cuanto más potente sea el robot de cocina, menos tiempo tardarás y más grandes podrás echar los trozos de limón. Cuanto menos potente, más tiempo tendrás que invertir y más pequeños tendrás que hacer los trozos de limón.

Por ejemplo. Si usas una Thermomix, córtalos en cuartos y listo. Si usas una batidora, tendrás que picarlos al menos a la mitad de eso.

Echa agua hasta cubrir bien los limones, agrega el azúcar (si la quieres añadir, a nosotros nos gusta mucho sin azúcar alguna) y dale caña.

Tiempos aproximados:

  • En Thermomix con 3 segundos a velocidad turbo es suficiente. Aunque si quieres más sabor, dale un poco más de tiempo para que todos los limones se troceen.
  • En batidora de vaso necesitarás unos 10 segundos a máxima potencia. Lo mismo con el accesorio picador que vienen con algunas batidoras.
  • Con la batidora de mano tardarás algo más. Pero ojo, no consiste en hacer puré. Tendrás que trocear los limones más pequeños y meter y sacar la batidora de forma rápida, para machacar ligeramente todo lo que el brazo se encuentre a su paso.

Ahora toca colar la mezcla obtenida con un colador grande. Si ves trozos de limón cuya pulpa esté intacta, puedes apretarlos con la mano para que suelte el zumo.

Para retirar todo rastro de sabor a limón de la mezcla anterior, rellena la jarra donde vayas a echar la limonada regando el colador donde habrá quedado la pulpa troceada y con una cuchara aplástalo todo hasta que deje de salir agua.

Consejos para hacer la limonada más sabrosa

Si el sabor de tu limonada es muy fuerte para tu gusto, siempre puedes añadir más agua y listo.

El azúcar, como hemos comentado, es totalmente voluntaria. No añadir azúcar, añadir edulcorantes y añadir más o menos cantidad de ellos, es cosa de cada uno. Nuestro consejo es que añadas poca cantidad, pruebes y siempre podrás añadir más si lo deseas. El exceso de dulce puede estropear la mejor de las limonadas.

Té helado de limón con su hielo y sus pajitas

Justo antes de llevarla a la mesa, puedes añadirle unos cubitos de hielo si quieres que esté bien fría. Eso sí, tenlo en cuenta a la hora de dejar un hueco en la jarra.

Si te gustan los sabores refrescantes, unas hojas de menta, hierbabuena, poleo o albahaca, pueden quedar perfectas. Añádelas enteras, pero «estrújalas» un poco entre los dedos, para que aporten todo el sabor que tienen a tu limonada perfecta.

Y hasta aquí nuestra receta de limonada sencilla. Una receta que aporta todo lo bueno del zumo de limón y la intensidad del sabor de la piel… Ah, y si eres de los que cree que al usar la cáscara entera, con la parte blanca incluida, la limonada sabrá amarga, desde ya te decimos que nada de nada. PRUÉBALA y nos cuentas.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sofía

Es la "voz en off" de Cocina.es desde el nacimiento de este portal, y una apasionada cocinillas siempre deseosa de compartir sus originales recetas y sus inquietudes en torno al mundo de la alimentación.