Cómo hacer un crujiente de queso (pero bien hecho)

Para adornar los platos, como recipiente para otros alimentos, o simplemente para degustar una delicia de forma distinta, alguien se inventó los crujientes de queso.

Hace un par de décadas, el crujiente de queso se convirtió en elemento ideal para proporcionar a los platos no sólo un extra de sabor, también un textura crujiente muy interesante en cada bocado.

hacer un crujiente de queso bien hecho

Hoy vamos a comentarte las distintas formas de hacer crujientes de queso, pero para hacerlo bien, pues se ve y se lee cada cosa, que miedo nos dan los resultados.

¬ŅQu√© es el crujiente de queso?

El crujiente de queso no es m√°s que una fina plancha de queso con un grosos y un tama√Īo acorde a las necesidades culinarias que tengas en cada momento, que se forma derritiendo en parte el queso de forma controlada.

Para conseguirlo, se ha de aplicar calor al queso y dejarlo el tiempo suficiente para que este funda y unas fibras se mezclen y se peguen con las otras.

Al enfriarse, todo ser√° un conjunto que podr√°s coger sin problema, manejarlo, darle forma mientras a√ļn est√© calentito y colocarlo all√° donde quieras y/o necesites.

El crujiente de queso se puede usar como decoración, aperitivo o como bol comestible para ensaladas y tapas.

¬ŅQu√© queso usar para hacer los crujientes de queso?

Para la elaboración del crujiente de queso debemos usar quesos maduros. El parmesano suele ser el más utilizado, pero también son perfectos otros queso como el manchego, el grana padana e incluso el emmental, o lo que es lo mismo, quesos con cuerpo que rallen bien y que, también, tengan la consistencia suficiente para quedar duro cuando se enfría.

Siempre es más interesante, por cierto, el uso de quesos recién rallados, pues es la mejor forma que posean todo el sabor y todo el aroma. Pero si no quieres rallarlo o lo has comprado ya rallado, no pasa nada, lo puedes usar igual.

Una opci√≥n muy interesante para hacer estos crujientes, es usar la corteza de los mismos. Muchas personas creen que no se pueden comer las cortezas del queso, pero en el art√≠culo en el que hablamos sobre ¬ęqu√© hacer con la corteza del queso¬Ľ dejamos bien claro las cortezas que se pueden y las que no se pueden comer. Y entre las que se pueden comer est√°n estas que podemos usar para hacer para los crujientes, por eso no debes perd√©rtelo.

Distintas formas de hacer crujientes de queso

Hacer un crujiente de parmesano o de otro de los quesos que te hemos hablado, es m√°s sencillo de lo que crees. Hay quien piensa que s√≥lo se pueden hacer en el horno y por ello no se lo plantean siquiera. Pero aunque el horno es una de las formas de hacerlos, no es la √ļnica.

El crujiente de queso se puede hacer en el horno, al microondas o en la sartén.

Si necesitas rapidez y limpieza, decántate por el microondas. Pero si la rapidez y el control es lo que necesitas, la sartén es tu mejor aliada. Si tienes la necesidad de hacer un crujiente muy grande, o hayas ya encendido el horno para hacer otra cosa, no lo dudes y haz el crujiente en el horno, si no es así, no le vemos mucho sentido a este medio.

Una cosa que has de tener presente en el momento de hacer un crujiente de queso en la sartén, es que esta sea muy antiadherente o se te quedará completamente pegado, lo que sería desastroso para el crujiente y para la sartén en sí.

Crujiente de queso en el horno

Aunque hemos comentado que esta es la √ļltima opci√≥n que nosotros usar√≠amos, por el gasto el√©ctrico que supone, no √≠bamos a dejar de hablar de ella y, por lo tanto, hemos preferido empezar por aqu√≠, como podr√≠amos haber empezado por cualquier otro lado.

Para preparar el crujiente de queso en el horno lo primero es encender este a 180¬ļC. Coloca sobre la bandeja de horno papel de hornear y sobre este reparte peque√Īos montoncitos del queso rallado (saborizado o solo).

Aplástalos con una cuchara para dejarlos finos y homogéneos y mételos al horno unos 4-5 minutos. Pasado ese tiempo se habrán dorado y sólo tienes que sacarlos del horno y dejarlos enfriar para que endurezcan.

Cómo preparar crujiente de queso en el microondas

La opción del microondas es la más rápida, pero, a diferencia de las otras dos opciones el queso no quedará dorado y, es cierto, que no da la misma sensación de rico.

El queso se puede congelar

Comenzamos la preparación de los crujientes de queso en el microondas colocando papel de horno sobre un plato que entre bien en el microondas. Si te quieres asegurar, puedes hacerlo directamente sobre la bandeja del micro.

Repartimos el queso, lo extendemos con una cuchara para que quede plano y homogéneo y tapamos con otro trozo de papel de hornear. Para que todo tenga peso, colocamos un plato por encima y encendemos en microondas 1-2 minutos (todo dependerá de tu microondas y de su potencia).

Ya sólo te queda sacarlo todo, retirar el plato superior y el papel de hornear, y dejar que se enfríe.

Hacer crujiente de queso en la sartén

Para nosotros la mejor forma de hacer esta receta es en la sartén. Y, por suerte, preparar crujientes de queso en la sartén es de lo más sencillo. Lo que hemos dicho, y lo reiteramos, es que necesitarás una sartén antiadherente y bien antiadherente. El resto, es tan sencillo como coser y cantar.

Pon la sart√©n al fuego y a√Īade el queso cuando est√© caliente. No es necesario a√Īadir ning√ļn tipo de aceite o grasa, ya que el queso tiene suficiente.

Con el paso de los segundos el queso se ir√° tornando m√°s dorado y, cuando veas que los bordes tienen un bonito color le damos la vuelta.

Nuestro consejo en este caso es que no lo dejes dorarse mucho, o el queso perder√° su esencia de sabor y aroma.

Retiramos el crujiente de la sart√©n y hacemos tantos como queramos. Los dejamos enfriar y… A consumir y disfrutar.

Cómo darle forma al crujiente de queso

Lo bueno del crujiente de queso es que le puedes dar distintas formas seg√ļn el uso que quieras darle.

La forma se la has de dar cuando está caliente (ojo, no te quemes), ya que es entonces cuando estará manejable. Una vez que enfríe se quedara duro y ya no podrás hacer nada.

Para formar una teja de crujiente de queso debes colocar el medall√≥n que has cocinado sobre un rodillo o una botella acostada. Para hacer una canastilla de queso puedes usar un molde de flan, acomod√°ndolo en el interior de este, o un bol de peque√Īo tama√Īo. Si no tienes, siempre puedes poner un vaso boca abajo y colocar el queso sobre la base, tambi√©n conseguir√°s el mismo efecto.

Usos de los crujientes de queso

Ya por √ļltimo vamos a contarte los usos que puedes darle a esta maravilla. Se pueden usar tanto con comidas calientes como fr√≠as.

En las ensaladas le aportar√°n un crujiente la mar de interesante y en una crema o pur√© tambi√©n. En estos casos puedes hacer trozos del crujiente y a√Īadirlos a la preparaci√≥n.

Las canastillas son ideales para llevar a la mesa bocados peque√Īos que se comer√°n enteros. O una ensalada ali√Īada en la que se come no s√≥lo lo de dentro sino tambi√©n lo de fuera.

Eso s√≠, si vas a usarlo acompa√Īando platos calientes, a√Ī√°delos en el √ļltimo momento, cuando vayas a servirlos, pues el calor puede hacer que el queso se reblandezca y no s√≥lo perder√° la magia crujiente, tambi√©n se deformar√° y se romper√°.

Lo mismo te decimos con las ensaladas. Lo suyo es a√Īadirlo al final, para que siga manteniendo ese punto crujiente que tanto nos gusta.

queso

Al queso rallado, antes de ponerlo a calentar, se le pueden dar distintos sabores para conseguir crujientes distintos. La pimienta, el pimentón, el orégano, el tomillo, el ajo en polvo, la cebolla en polvo, semillas, frutos secos, frutas deshidratadas, pan rallado, etc, son sólo algunas de las ideas que tenemos para ti, pero se aceptan más sugerencias, déjanos un comentario con ellas.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sofía

Es la "voz en off" de Cocina.es desde el nacimiento de este portal, y una apasionada cocinillas siempre deseosa de compartir sus originales recetas y sus inquietudes en torno al mundo de la alimentación.