Galeras, el marisco infravalorado

Galeras, el marisco infravalorado
3.7 (73.33%) 3 votos

Entre los mariscos, las galeras son una especie bastante infravalorada fuera de su ámbito de pesca, cuyo relativo desprecio contrasta con su delicioso sabor y con su valor gastronómico. Muy conocidas y apreciadas en Cataluña, fundamentalmente en las localidades costeras de Tarragona, y en zonas del extremo noroeste peninsular, las galeras son prácticamente desconocidas en el resto de España, escapándose de los circuitos comerciales hasta el punto de resultar prácticamente imposible encontrarlas en la mayoría de las pescaderías y marisquerías de nuestro país.

Si habéis visto alguna vez una galera, seguro que os han llamado la atención las manchas oscuras con forma de ojos de un animal de mayor tamaño que tienen en su cola. También resulta llamativo el par de apéndices superiores, casi translúcidos, aparentemente frágiles, con una anatomía y una función similar a los brazos de las mantis religiosas. De ahí el nombre científico de las galeras: Squilla mantis.

Por lo tanto, las galeras no tienen patas comestibles, o pudiéndose comer, resultan prácticamente insustanciales. Si a esto le sumamos su relación con un insecto denostado por la leyenda, la mantis religiosa, el hecho de tener en los fangos del lecho marino su lugar de subsistencia, o su limitada zona de extracción, tendríamos algunas de las posibles razones por las que las galeras no cuentan con la reputación que se merecen como mariscos, en contraste con la popularidad de sus primas: las gambas y los langostinos.

Galeras recién pescadas
Reunión de galeras debatiendo su futuro incierto.

Otra característica de las galeras que no ayuda a su puesta en valor, es la delgadez de su cuerpo, similar al de los cangrejos de río. No obstante, el pequeño tamaño de la carne de las galeras es inversamente proporcional a su atractivo culinario, lo cual no impide que la mayor parte de las capturas de este crustáceo sean destinadas a la elaboración de cebos para la pesca de otras especies.

Todo esto hace que, si no eres catalán o gallego, tengas más probabilidades de encontrar una galera en el estómago de un calamar, que en tu pescadería de confianza, lo cual, si eres un espíritu curioso y cocinilla al mismo tiempo, tiene que hacer que aumenten sobremanera tus ganas de que alguien que no sea tu jefe te mande “a las galeras”. Por eso, si te gusta el marisco y tienes la posibilidad de comer galeras, no la dejes escapar. Lo peor que te llevarás será la frustración de no poder disfrutar de ellas en tu casa más a menudo a partir de entonces.

Fotos: NOAA Photo Library I Hans Hillewaert

11 comentarios en “Galeras, el marisco infravalorado

  • 19 diciembre, 2014 a las 14:37

    Las Galeras son muy conocidas en la Provincia de Cadiz, en Jerez, el Puerto Sta. Maria , etc….

    Respuesta
  • 19 diciembre, 2014 a las 14:45

    Perdona, quisiera decir que aqui solemos comerlas Cocidas como Los Lasgostinos, Las Gambas, Las Cigalas …
    Cocer Las Galeras y dejarlas enfriar en agua con hielo para cortar la cocción, sacarlas y deja en una bandeja tapada con un pañito , y cuando esté fria ya la pudes meter en la nevera ( frigorifico) hasta la hora de sacarlas para ” Zamparlas” . ¡ FELIZ NAVIDAD y Prospero Año Nuevo !

    Respuesta
    • 22 diciembre, 2014 a las 10:45

      Muchas gracias, Rafael. Desconocía que las galeras fueran conocidas también en Cádiz. ¡Muchas gracias por tu comentario y felices fiestas! 😉

      Respuesta
  • 28 septiembre, 2016 a las 13:27

    En la zona de Alicante, en la Costa Blanca también son conocidas de toda la vida. De pequeña comía muy a menudo, estaban muy bien de precio no era considerado un marisco muy selecto aunque para mi siempre ha sido un manjar. Ahora el precio se ha subido bastante porque se ha convertido en un manjar pero hace años ibas a la pescaderia y era de lo barato.
    Lo mismo pasa con la moralla para hacer el caldo pescado que ibas a la pescadería y prácticamente te la regalaban ahora esta a casi 7 euros el kg,hasta las espinas del rape para hacer caldo están vendiendo.

    Respuesta
    • 28 septiembre, 2016 a las 13:41

      Hubo una época en la que hasta las gulas eran desperdicios, y mira ahora… Lo apasionante es saber que muchas de las cosas que descartamos en el momento presente, serán verdaderos manjares algún día… Muchísimas gracias por tu mensaje, Gema.

      Respuesta
  • 25 noviembre, 2016 a las 14:43

    En Huelva también son conocidas. Ahora mismo acabo de comprarlas

    Respuesta
    • 25 noviembre, 2016 a las 18:12

      ¿Sí? Yo veraneo en Huelva desde hace muchos años, y nunca he visto galeras en los mercados de por allí. Pondré más atención…

      Respuesta
  • 25 febrero, 2017 a las 23:12

    En Málaga, en la zona de Estepona y San Pedro de Alcántara también son muy apreciadas. Cocidas y sobre todo para hacer sopas de marisco, que dan un sabor increíble.

    Respuesta
    • 28 febrero, 2017 a las 11:23

      Me está sorprendiendo la cantidad de gente que me está haciendo llegar su estima por las galeras, desde multitud de zonas costeras del Mediterráneo, sobre todo a través de Facebook. Gracias, Borja.

      Respuesta
  • 1 enero, 2018 a las 21:55

    Hola amigos yo las consumo mucho,soy de la provincia de teruel y nos la traen del mediterraneo ,san carlos de la rapita-tarragona, bueno yo las pongo a las paellas,de marisco y mixtas, hacemos un arroz de galeras con alcachofas superior,bueno y fritas o a la plancha .
    Probarlas buscar recetas y animaros,hace años me dijeron en Cadiz que le llamaban,el langostino blanco.

    Respuesta
    • 2 enero, 2018 a las 13:30

      ¡Gran aportación, Inma! Si en Teruel cocináis con galeras, queda demostrada definitivamente la puesta en valor de este marisco 😉

      Un saludo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ricardo Ojalvo

Se define a través de sus recetas y artículos como un consumidor consciente y un amante de la cocina dominado por la curiosidad, comprometido con la causa de los platos fáciles, rápidos, ricos y sanos. Su pasión de eterno aprendiz es la sal de sus publicaciones, y su humor, la pimienta.

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.