Recetas fáciles, trucos de cocina, consejos, nutrición y mucho más.

Un desayuno saludable, equilibrado y sano

Un desayuno saludable, equilibrado y sano, es un desayuno perfecto. Y un desayuno perfecto, es una perfecta manera de tomarse en serio la alimentación de uno, ya que, como dejamos claro hace tiempo en el artículo sobre el informe de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria titulado “En España se desayuna mal”, el desayuno es la comida más importante del día, incidiendo de forma directa y a corto plazo en las facultades y en el rendimiento físico y mental de cada persona.

Por eso, al hacer un chequeo en Google sobre el tema de los desayunos, me ha agradado constatar que las cuatro expresiones más buscadas asociadas al término desayuno, son: “desayuno saludable”, “desayuno equilibrado”, “desayuno perfecto” y “desayuno sano”. ¡Esto es lo que busca la gente en el interné!

Partiendo de esto, y teniendo en cuenta lo que dicen los expertos -quienes afirman que más de la mitad de los españoles desayunan mal-, se me ha ocurrido que, a lo peor, lo que está pasando es que la gente no tiene claro cuál es el prototipo de desayuno perfecto. Yo llevo grabado a fuego el dictamen de los médicos acerca de la composición del desayuno ideal, del que ya hablé en su momento en el mencionado artículo. Es éste:

FÓRMULA DEL
DESAYUNO PERFECTO
(SALUDABLE, EQUILIBRADO Y SANO):

1 RACIÓN DE LÁCTEOS
+
1 RACIÓN DE CEREALES
+
FRUTA
+
GRASA CARDIOSALUDABLE

Como os habréis imaginado, las interpretaciones de la fórmula son miles, pues cada uno de los alimentos indicados pueden tomarse en formas de lo más diversa: los lácteos, en forma de leche, de café, de queso fresco, etc.; los cereales, en forma de pan, de copos, etc.; la fruta, directamente, como mermelada, en batido, en zumo, etc.; y la grasa, a través de un puñadito de nueces, unas lonchas de jamón ibérico, o un chorro de aceite de oliva virgen extra.

Pensando en todo esto, hace unos días me compuse un desayuno equilibrado, saludable y muy sano; un desayuno perfecto por lo práctico, por lo rico y por lo nutritivo. Y como buen fan del desayuno, hice el inconmensurable esfuerzo de levantarme de la cama 5 minutos antes para tomármelo con calma, mientras escuchaba en la radio, como cada mañana, las tristezas del mundo.

Éste es mi desayuno ideal:

1. Un batido de frutas

· Cubre los aportes de leche y fruta.

· Lo puedes dejar hecho uno o dos días antes, y guardarlo en un recipiente hermético (yo lo dejo en el vaso mismo de la batidora, bien tapado, en el frigorífico).

· En cuanto a la fruta, por supuesto, total libertad, pero siempre, a ser posible, frutas de temporada.

· Elaboración: echar la fruta troceada, añadir leche y azúcar (si se quiere hacer más denso, sustituir una parte de leche por un yogur natural), y triturar. Al servir, echar por encima unas nueces troceadas, o sésamo, o semillas de chía, etc.

· Ejemplo: receta del batido de moras.

Batido de frutas natural

Batido de frutas natural / Foto: VegaTeam

2. Pan casero tostado con aceite de oliva

· Cubre los aportes de cereales y de grasa cardiosaludable.
· Os recomiendo usar pan casero siempre que podáis. Si no, pan de pueblo. Todo, menos panes industriales precalentados.
· Elaboración: cortar el pan en rebanadas, tostar el pan en la tostadora y echar aceite de oliva.

Pan con aceite de oliva

Pan con aceite / Foto: Caseywest

 ¿Qué, nos lanzamos a cambiar las galletas y la bollería por un desayuno saludable?

3 comentarios en esta entrada
  1. Yo como por tres, y sugeriría, ya puestos, añadir otra rebanada más de buen pan con unas rodajas de tomate (finitas), con su chorrito de aceite de oliva, su pizquita de sal y de alguna “hierba” o es pecia que os guste y una lonchita de jamoncito. No acumularemos mucha más grasa ni de casualidad, y en sabor sí que salimos ganando.
    De todos modos creo que la solución sería desayunar más y mejor e ingerir menos cantidad de comida en las comidas, es decir, en lo que los españoles llamamos comida (principal).

    • El jamón, si es ibérico y de bellota, será un buen aporte de grasas cardiosaludables, según dicen. Estoy de acuerdo con lo de comer menos en las comidas. Un abrazo.

  2. Si la leche es vegetal, en lugar de azúcar le pones sirope de agave o estevia, el pan de harina integral y sin tostar, aun mucho más saludable. La opción de poner sésamo le aportará al batido mucho más calcio que la leche de vaca.

Deja un comentario

El equipo de Cocina.es

¡Conócenos! En los fogones de este blog, somos muchos los apasionados del buen comer y de la nutrición comprometidos con tus ganas de aprender y de descubrir nuevas y originales recetas de cocina. Tenemos mucho que contarte.

Usamos 'cookies' propias y de terceros para dar un mejor servicio y ofrecer publicidad personalizada a nuestros usuarios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.