¿Para qué sirven los Termómetros de Cocina?

Siendo, como es, un producto muy asequible y con muchas utilidades, nos debería sorprender no tener un termómetro de cocina en nuestros fogones, seamos o no seamos apasionados cocinillas o aficionados al noble arte de cocinar.

Y es que, aunque los usos de un termómetro de cocina son muy variados, y también varían en función del tipo de termómetro, hay aspectos relacionados con el punto exacto de cocinado de los alimentos y otros incluso que hacen referencia a la seguridad en la alimentación, que sólo podemos controlar como es debido con la ayuda de un termómetro de cocina.

A continuación, analizamos los 5 razones para comprar un termómetro de cocina y no arrepentirse nunca:

1. Para hacer asados perfectos

Hacer carnes y pescados al horno a ojo, o siguiendo los consejos de una receta de forma literal, sin tener en cuenta el peso y el tamaño exacto de tu pieza, significa sacrificar en buena medida el punto de cocción de ésta. En cambio, utilizando un termómetro de cocina para horno con sonda sabremos el momento en el que el alimento alcanza la temperatura exacta que nos indica su punto de cocción.

En este sentido, de forma orientativa, debes saber que las carnes y pescados están hechos con toda seguridad cuando en su parte interna alcanzan los 80ºC. Excepcionalmente, las carnes que admiten un punto o punto menos de cocción, se pueden retirar del horno a partir de los 65ºC.

2. Para confitar

Ya explicamos en este artículo la técnica para confitar pescado:

Confitar, frente a freír, tiene la ventaja de convertir los pescados en bocados jugosos, perfectamente cocinados pero nunca secos, con un punto de aroma perfecto y una textura impecable. Pero para conseguir hacerlo con precisión, necesitas fijar la temperatura del aceite entre los 60 y los 65ºC, y para eso es necesario contar con un termómetro de cocina para líquidos.

Última actualización: 9 noviembre, 2017 2:15

3. Para hacer panes y pasteles en su punto

Al igual que en el caso de las carnes y pescados asados, cocer masas al horno es toda una ciencia que convierte a cada pan o pastel en un ente propio y único cada vez, sobre todo si no se es absolutamente riguroso en los tiempos y en la temperatura.

A esto habría que unirle que, independientemente de lo que diga el termostato de nuestro horno, la temperatura de éste suele caer drásticamente cuando mantenemos la puerta abierta para introducir nuestras masas, influyendo este hecho en el resultado final.

Para evitarlo, nos basta con pinchar de nuevo en el centro de nuestras masas la sonda de un termómetro para horno.

Termometro de cocina para horno con sonda

4. Por seguridad alimentaria

Cuando cocinamos carnes y pescados a bajas temperaturas con el objetivo de conseguir una jugosidad y ternura extra, podríamos estar poniendo nuestra salud en riesgo.

Hay que tener en cuenta que cocinar con calor, además de permitirnos conseguir resultados muy atractivos para la vista y para el paladar, nos permite “matar” los microorganismos que pueden acarrear problemas en el caso de ser ingeridos. Ya tratamos este tema al hablar del anisakis del pescado:

En este sentido, los 60ºC son la “temperatura de seguridad” que nos garantiza que las bacterias como el anisakis y el resto de microorganismos de una pieza de carne o pescado han sido aniquilados.

En el caso contrario, también es sabido que someter a temperaturas por encima de un límite a determinados alimentos como las grasas vegetales (por ejemplo, los aceites de semillas o el aceite de oliva), significa aumentar la presencia en estos de sustancias contaminantes, en algunos casos de naturaleza cancerígena.

En cualquiera de los casos, nos vendrá bien contar con un termómetro de cocina.

5. Para cocinar en grandes cantidades

Puede parecerte una tontería si no has cocinado nunca en un caldero de más de 10 litros, pero sucede que, a grandes volúmenes, es necesario homogeneizar la temperatura de los alimentos para conseguir un buen resultado. Para eso, es necesario remover constantemente, y contar como apoyo con un termómetro de cocina.


Termómetros de cocina láser

En todo caso, si hasta ahora te has visto tentado pero te has resistido a comprar un termómetro de cocina, seguro que vas a cambiar de opinión cuando conozcas los termómetros de cocina láser como éste:

Termómetro de cocina láser

Lo hemos citado como termómetro de cocina, pero en realidad, una de las principales ventajas de estos termómetros es que se pueden usar para cualquier medición de temperatura (salvo en personas o animales) en rangos térmicos que van desde los -50ºC hasta los 420ºC. La razón es precisamente la otra gran ventaja de los termómetros láser: que funcionan sin contacto.

Como imaginarás, en mediciones de alimentos o cualquier otra cosa, cuando existen diferentes rangos térmicos, estos termómetros te informan de la temperatura máxima y de la mínima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cocina.es

Nos interesa todo lo que guarda la más mínima relación con el mundo de la cocina, y desde hace años compartimos contigo recetas e información variada sobre eventos gastronómicos, nutrición, noticias de cocina, etc.

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.