Consejos para comprar el marisco de Navidad

Para ayudarte a comprar el marisco de Navidad, vamos a darte varios consejos basándonos en «el qué, el cuándo y el cómo». Ya sabes que puedes comprar tu marisco con antelación o esperar a comprarlo fresco, puedes hacer que te envíen el marisco a domicilio o puedes ir a buscarlo a la pescadería, puedes comprar marisco para hacer algo muy concreto, o puedes organizar una mariscada con un poco de todo, etc.

Hay muchas posibilidades, pero depende de lo que busquemos y de la medida en que planifiquemos nuestras comidas de Navidad, optar por una u ota vía a la hora de comprar el marisco para Navidad.

Cuándo comprar el marisco de Navidad

A priori, lo ideal sería comprar el marisco fresco el día mismo que vayas a cocinarlo, pero hay sobre todo dos factores en contra de esa idea:

  • Por un lado, que el precio del marisco en Navidad y en los días previos, sube de forma bastante llamativa con respecto al resto del año. El motivo es la mayor demanda, claro.
  • Por otro, porque durante los días «fuertes» o más señalados de la Navidad (Nochebuena, Nochevieja, etc.) solemos tener muchas cosas entre manos, y cuantas menos cosas tengamos que hacer mejor. Además, las tiendas en esos días, y concretamente, las pescaderías, suelen estar de bote en bote.

Por tanto, comprar el marisco congelado, o comprarlo fresco y congelarlo en casa, es la opción más recomendable si lo que has decidido es servir marisco en tus comidas de Navidad, de la forma que sea.

Qué marisco comprar para Navidad

Podrías comprar un par de bogavantes únicamente y hacer un arroz con bogavante para toda la familia, que es algo que gusta a todo el mundo y es bastante típico, o podrías comprar mucho marisco y muy diverso para hacer una mariscada.

Si eliges darte el festín y hacer una mariscada en casa en Navidad, tienes muchas opciones, pero nosotros te recomendaríamos comprar gamba blanca de Huelva para servirla a la plancha, además de cigalas, centollos, langostas, navajas, nécoras (tienen un precio bastante interesante), y tal vez también unas vieiras o zamburiñas gallegas.

Pero hay quienes usan el marisco sólo de forma parcial, y compran unas gambas o unos langostinos, o unos gambones, para hacerlos al ajillo, o para servirlos en forma de cóctel…

De cualquier forma, el marisco, si lo cocinamos como es debido, siempre va a ser un sinónimo de éxito.

Cómo conservar el marisco que compras para Navidad

Consejos para Comprar Marisco en Navidad

La conservación del marisco que compres para Navidad se hace de una u otra forma dependiendo de cómo lo compres.

  • Si vas a comprar el marisco fresco para Navidad, debes conservarlo tapado con un paño húmedo en la parte inferior del frigorífico (la que más enfría), para cocinarlo y comerlo en un plazo máximo de dos días. Es importante tener en cuenta tanto lo uno, como lo otro, y taparlo muy pero que muy bien, para que el marisco no se seque.
  • Otra opción si hemos comprado marisco fresco para cocer (gambas, langostinos, gambones, cigalas, etc.), sería cocerlo nada más llegar a casa, para escurrirlo y luego dejarlo enfriar totalmente, antes de guardarlo en el frigorífico de la misma forma que hemos comentado para el caso anterior.
  • En tercer lugar, por supuesto, si compras marisco congelado para Navidad, tienes que apresurarte en llevarlo a casa sin que se descongele, para no romper el ciclo de frío (llévate una bolsa térmica al supermercado y no dudes meter unos bloques de hielo dentro si hace falta). Por otro lado, si decides congelarlo tú mismo en casa, tienes que asegurarte de que se trata de marisco fresco y no descongelado. Pregúntale a tu pescadero tantas veces como sea necesario. Además, es importante que lo metas en bolsa de congelación con cierre hermético, extrayendo la máxima cantidad de aire antes de cerrarlas.

Por supuesto, no debes tener ningún miedo de congelar un marisco por el que hayas pagado bastante dinero, pues éstos conservan perfectamente su frescura, su sabor y la textura de su carne, una vez descongelados.

Eso sí, el proceso de descongelación del pescado se debe hacer de forma natural, siempre gradual, dejándolo a temperatura ambiente y sin forzarlo metiéndolo en agua caliente, por ejemplo. Un sistema de descongelación por contraste de ese tipo, sí provocaría la rotura de las fibras de la carne del marisco y una merma evidente en presencia, textura, y seguramente, también en su sabor.

Si te quedan dudas sobre qué marisco congelar y qué marisco es mejor cocinar fresco, puedes pinchar en el enlace anterior, donde resolvemos algunas dudas al respecto.

En resumen: si apuestas por el marisco en Navidad, ten en cuenta estos consejos para comprar marisco en Navidad, y para conservarlo de la mejor manera posible. Tienes un producto de primera, que se merece un trato de primera. ¡Y tú vas a saber dárselo!

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cocina.es

Nos interesa todo lo que guarda la más mínima relación con el mundo de la cocina, y desde hace años compartimos contigo recetas e información variada sobre eventos gastronómicos, nutrición, noticias de cocina, etc.