Receta: Buñuelos de Calabaza al Horno

Junto con los huesos de Santo, los buñuelos de calabaza son el dulce de los Santos más popular, y también el que más me gusta.

Si me he decidido a dar con la forma de hacer buñuelos de calabaza al horno lo más dignos posibles no es porque sienta rechazo alguno por los fritos ni por el hecho de freír. Al contrario, si están hechos con una aceite de oliva virgen extra limpio, me encantan los fritos en general y nunca reniego de ellos.

Pero a veces, por falta pura comodidad, me resulta más fácil meter algunas elaboraciones en el horno y dejar que éste haga su trabajo, que andar friendo. Ya lo hice en su día con la receta de los churros al horno, y hoy he vuelto con a las andadas con los buñuelos de calabaza.

No, obstante, quiero dejar claro que la presente no es una receta original de buñuelos de calabaza, sino una aproximación de la misma adaptada al formato horno.

Como sabes, una vez hechos, existe la posibilidad de rellenar los buñuelos de calabaza. Las posibilidades son muchas a la hora de hacer buñuelos rellenos: crema, chantilly, chocolate, etc. ¡Lo recomiendo vivamente!

Buñuelos de Calabaza al Horno

Tan ricos como los buñuelos fritos, pero más fáciles y limpios de hacer… ¡Dulce típico de todos los Santos!

Ingredientes para hacer Buñuelos de Calabaza al Horno:

  • 250 gr. de calabaza
  • 110 gr. de harina de trigo
  • 10 gr. de levadura fresca
  • 1 huevo pequeño (a temperatura ambiente)
  • 50 gr. de azúcar
  • 1/2 cucharadita de ralladura de mandarina
  • Azúcar glass

Cómo hacer Buñuelos de Calabaza al Horno:

  1. Pela la calabaza, trocéala, y cuécela en un cazo durante el tiempo necesario (unos 10 minutos más o menos, aunque depende del grosor de las piezas), hasta que esté blanda. Escúrrela en un colador, y aplasta con una cuchara hasta que suelte todo el agua posible.
  2. Bate el huevo a temperatura ambiente junto con el azúcar y la ralladura de mandarina. Añade también la levadura fresca desmigada, y mezcla.
  3. En un bol, mezcla la calabaza con la mezcla anterior, y añade la harina tamizada. Remueve con las manos o usa un brazo amasador eléctrico (si lo tienes) hasta conseguir que los elementos de la mezcla formen un todo homogéneo.
  4. Verás que tienes una masa muy pegajosa y poco consistente, pero no debemos cometer el error de añadir más harina, si no queremos convertir los jugosos buñuelos en bollitos secos y simplones. Yo lo que hago es coger pequeñas porciones (del tamaño de una castaña) con la ayuda de una cuchara, que vuelco con la ayuda de otra cuchara sobre un papel en el que previamente he echado una buena cantidad de azúcar glass. Las rebozo con cuidado, y de ahí, las voy pasando directamente a la bandeja del horno, previamente forrada con papel vegetal.
  5. Deja espacio entre las diferentes bolas de masa, para que no se toquen al crecer. Una vez sobre la bandeja, si te ves con fuerzas, puedes darles también forma de rosca haciendo un agujero sobre cada porción, introduciendo un dedo y girando para abrir la rosca ligeramente.
  6. Tapa la bandeja con un paño grande (evita que el paño toque las bolsas de masa de los buñuelos), y deja las masitas fermentar durante dos horas. Al ser una masa poco consistente, no tendrán una forma redonda, pero al menos habrán crecido.
  7. Pasado ese tiempo, mete la bandeja directamente en el horno a 190ºC (parte central) durante unos 10 o 12 minutos, y listo.

Tiempo de preparación: 40 minutos

Tiempo de cocción: 10 minutos

Veredicto: ★★★★★

Después de hacer buñuelos de calabaza fritos al estilo tradicional, siempre los rebozamos en azúcar. En este caso, al no quedar aceitosos, no podemos esperar que el azúcar se quede pegada a la masa. Por eso, una alternativa es pintarlos de huevo y embadurnarlos de azúcar para luego meterlos de nuevo en el horno con el fuego ya apagado, durante unos 2 minutos más o menos, como haríamos con un bollo suizo. Si no, podemos volver a rebozarlos en azúcar glass estando aún calientes (que se puedan coger) para crear una especie de glaseado.

Al comienzo dije que recomendaba rellenar los buñuelos de calabaza al horno (así como los fritos), y así es. Para hacerlo, sólo tenéis que pinchar un lado del buñuelo con una tijera (o abrirlo ligeramente con un cuchillo), y “enchufarles” luego uno a uno la manga pastelera con el relleno elegido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ricardo Ojalvo

Se define a través de sus recetas y artículos como un consumidor consciente y un amante de la cocina dominado por la curiosidad, comprometido con la causa de los platos fáciles, rápidos, ricos y sanos. Su pasión de eterno aprendiz es la sal de sus publicaciones, y su humor, la pimienta.

Usamos cookies para personalizar los contenidos y publicidad que ofrecemos en la web, así como obtener estadísticas y analizar el tráfico. Compartimos información acerca del uso que usted hace de nuestra web con nuestros socios de publicidad y de analítica web. Ellos pueden combinar dicha información con otros datos que usted les haya proporcionado anteriormente, o que hayan recogido de su actividad en otros servicios. Al navegar o utilizar nuestros servicios, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies.