{ "@context": "https://schema.org/", "@type": "CreativeWork", "name": "El mejor Gazpacho del Mundo", "aggregateRating": { "@type": "AggregateRating", "ratingValue": "4.6", "ratingCount": "11", "bestRating": "5", "worstRating": "1" } }

El mejor Gazpacho del Mundo

Me vais a perdonar la sobrada, pero creo haber dado con la mejor receta de gazpacho según mis propios gustos, y según los gustos de todos los que nos sentamos a comer en mi casa a diario. Así me lo han manifestado.

La cosa tiene su aquél, porque entre mis “clientes” tengo de forma permanente una madre y dos niños bastante exigentes, con el paladar bastante fino, y exquisitamente honestos en sus valoraciones, la verdad. Y claro, cuando las sopas y cremas de invierno dejan de apetecer, la receta del gazpacho casero (no concibo otra cosa) es asunto de estado en mi casa.

Por eso, la verdad es que me lo he tenido que creer un poco cuando después de muchos veranos de intentos, he llegado a escuchar de forma unánime: “éste es el mejor gazpacho del mundo, papá”.

Podemos pensar que hacer gazpacho casero es cosa fácil, y lo es, pero siempre que tengamos claro lo que vamos a echar en el vaso de la batidora. Ni mucho menos he materializado todas mis versiones en recetas, pero las ha habido bastante interesantes:

Podemos (y debemos) hacer un gazpacho rápido, en poco más de 10 minutos, y el proceso no nos exigirá más que lavar los ingredientes, trocearlos en grueso, y añadir todo lo que hay que añadir. ¿Pero qué lleva el gazpacho?, o mejor dicho, ¿qué tenemos que echar en la batidora para hacer el mejor gazpacho del mundo?

El Mejor Gazpacho Casero

Cómo hacer el Mejor Gazpacho del Mundo

Por equilibrio de sabores (el dulce de la cereza y el pimiento, el ácido del tomate, el puntito amargo del aceite y el salado), por su moderado espesor y también por su intenso color, este gazpacho cremoso se merece el título de favorito en mi casa a la hora de comer en verano.

Ingredientes para hacer Gazpacho Cremoso Delicioso (4 raciones)

Aunque en la receta del gazpacho original el protagonista era el aceite, en la actualidad es el tomate el actor protagonista, pero el éxito nos lo van a dar los actores secundarios y las proporciones exactas de cada cosa que añadamos.

  • 6 tomates pera normales
  • 1 trocito de cebolla dulce (unos 15 gramos)
  • 3 pimientos del piquillo enteros
  • 1 1/2 cucharadas de mermelada de cerezas
  • 1 trozo de pan duro (unos 25 gramos)
  • 1 chorretón de aceite de oliva virgen extra
  • 1 chorretón de aceite de girasol
  • 4 pellizcos de sal
  • 250 ml. de agua
  • Albahaca seca o fresca (para decorar; opcional)
Cómo hacer el Mejor Gazpacho del Mundo

Elaboración del Mejor Gazpacho del Mundo

Hacer gazpacho es tan fácil como añadir los ingredientes al vaso de la batidora, y dejar que ésta haga su trabajo. Pero hay matices.

En primer lugar, si queremos tomar el gazpacho frío pero queremos hacerlo en el momento para que no nos pierda propiedades, tenemos que añadir todos los ingredientes fríos (los tomates, la cebolla, los pimientos, la mermelada y el agua).

Por otro lado, es muy importante que nos aseguremos de que todos los ingredientes del gazpacho están bien triturados, y que tenemos una crema sin grumos y uniforme.

Si somos especialmente puntillosos con la posibilidad de encontrar hebras o pepitas del tomate, podemos pasar el gazpacho casero por un colador una vez triturado.

En todo caso, el pie (la parte verde) de cada tomate lo debemos extraer, y siempre es una opción pelar los tomates, aunque le estaremos “robando” una importante carga de vitaminas a nuestro gazpacho cremoso.

Por último, la cantidad de pan duro y seco (si no tienes, puedes usar colines) para el gazpacho que recomiendo, es la justa para darle un punto de cremosidad y espesor. De ser más, podríamos adentrarnos en territorio salmorejo (es una opción, pero no es mi intención).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ricardo Ojalvo

Se define a través de sus recetas y artículos como un consumidor consciente y un amante de la cocina dominado por la curiosidad, comprometido con la causa de los platos fáciles, rápidos, ricos y sanos. Su pasión de eterno aprendiz es la sal de sus publicaciones, y su humor, la pimienta.